5 consecuencias tras una violación

Después de una experiencia tan horrible, las secuelas son difíciles de reparar
5 consecuencias tras una violación
Foto: Pixabay

Una violación es una experiencia traumática que deja secuelas por largo tiempo. El hecho repercute profundamente en la vida de la víctima al punto de comenzar a mostrar un comportamiento inusual. Son muchas las consecuencias que genera esta situación, y aquí te hablamos un poco más sobre algunas de ellas.

1. Estrés postraumático

Este tipo de estrés surge como un malestar psicológico debido a la experiencia vivida y que, en definitiva, ha marcado la vida de la víctima, quien puede presentar diferentes problemas como agotamiento, sentimiento de culpa, dificultad para dormir, sobresaltos, pesadillas, entre otros.

Los problemas de dormir y el estado de alerta constante se deben, en muchos casos, al estado de vigilancia en la que se encuentra la víctima, y también a los recuerdos que pueda tener de ese grave suceso.

2. Temor a que no le crean

Muchas de las víctimas de una violación no denuncian por miedo a que no le crean o que pongan en duda su testimonio. También está el hecho de que la juzguen por lo que le pasó, ya que si bien no ha sido su culpa, siempre está presente el qué dirán de su entorno más cercano.

3. Problemas emocionales

Una violación también afecta las emociones de la víctima. De acuerdo con el portal Curiosidades curiosas, su autoestima se verá profundamente afectada, podría tener problemas en sus relaciones de pareja y el sentimiento de culpa e impotencia serán frecuentes que podría desarrollar un temor general hacia e incluso aborrecer el contacto humano.

depresión crónica
Foto: Shutterstock

4. Problemas de depresión

La depresión es un problema real, que surge después de un episodio violento o traumático. Esta también va acompañada de ansiedad y estrés postraumático. Es uno de los puntos que podría generar problemas de salud en la víctima.

5. Alteración en las relaciones sociales

Las víctimas suelen tener cambios en diferentes ámbitos de su vida. El hecho de no poder contar lo sucedido, o el temor de ser juzgada podría llevarla a aislarse de su entorno, no involucrarse en actividades con sus familiares y amigos y cambiar su actitud.

Una violación es un hecho muy grave que les sucede a millones de mujeres en todo el mundo. Denunciar a los agresores es necesario para evitar que le ocurra a otras mujeres, y buscar ayuda es importante para recuperar la confianza, el autoestima y seguir adelante a pesar del hecho traumático.