¿Qué efectos secundarios produce el endulzante Splenda sobre nuestra salud?

El splenda puede no ser tan sano como muchos creen que es
¿Qué efectos secundarios produce el endulzante Splenda sobre nuestra salud?
Foto: Photography/Canva / Cortesía

El splenda tiene puntos positivos que la hacen más sana que la azúcar, pero este endulzante también puede representar un factor de riesgo en nuestra alimentación si no cuidamos su consumo. Esto lo verás con mayor detalle a continuación cuando examinemos dos de esos efectos secundarios.

Migrañas

Según el especialista Michael Greger de Nutrition Facts, poco después de que la Splenda fuese lanzada al mercado, ella era capaz de provocar episodios de migraña en algunos individuos susceptibles.

Posterior a esto, el fabricante de la sucralosa, uno de los componentes de la Splenda, liberó un comunicado en que afirmaba que los posibles riesgos de salud asociados a la Splenda eran menores que el posible riesgo de una epidemia de obesidad en los Estados Unidos.

Los fabricantes indican comúnmente que la sucralosa casi nunca es absorbida por el cuerpo, y que muchas veces ella se queda en el tracto digestivo para ser rápidamente eliminada. No obstante, sí lograría afectar al intestino grueso, afectando la flora intestinal.

Obesidad

obesidad
Foto: Shutterstock

Hablando de la obesidad, ha habido estudios poblaciones que han señalado el consumo de edulcorantes artificiales con una mayor probabilidad de desarrollar obesidad, síndrome metabólico y diabetes tipo 2. Estos edulcorantes artificiales serían principalmente los que se hallan en los refrescos.

Por otro lado, es posible que la Splenda fomente resistencia a la insulina dado que habría investigaciones que señalan que, si le das a una persona obesa la cantidad de sucralosa que hay en un refresco dietético, esta persona necesitaría 20% más de insulina para enfrentar el pico de azúcar que experimentaría.

Como ves, el splenda no es un producto que esté exento de posibles complicaciones para la salud humana. En razón de ello, debes cuidar su consumo para no salir perjudicado de ningún modo posible.