¿Cómo podemos prevenir los esguinces?

Preparar el cuerpo es una forma de prevenir los esguinces
¿Cómo podemos prevenir los esguinces?
Foto: Shutterstock

Los esguinces son lesiones frecuentes, sobre todo en personas jóvenes, y que se producen por las diversas prácticas deportivas. Se trata de un desplazamiento parcial o momentáneo de las superficies articulares, retornando estas a su posición original. Aquí te hablaremos sobre cómo prevenirlas y evitar incomodidades.

Cómo prevenir los esguinces

Según el especialista Julián Martínez San Juan para Webconsultas, en esencia, nadie está exento de sufrir esguinces o torceduras de las articulaciones, en especial las de las extremidades inferiores. De hecho, la parte más afectada del cuerpo es el tobillo.

Aunque no se pueden prevenir como tal, lo que sí se puede hacer es fortalecer las articulaciones y que estas puedan responder de manera favorable para que el daño no sea tan grave. El ejercicio, por lo tanto, será fundamental.

Calentamiento previo a la práctica deportiva

Antes de realizar cualquier actividad física, el calentamiento previo contribuirá a prevenir las lesiones durante dicha actividad. Es importante realizar deportes con moderación en casos de tener tiempo sin hacer ejercicio.

Para pisar de forma correcta debemos preparar el cuerpo, sobre todo los pies y los tobillos, trabajando la coordinación y la fuerza. Esto es importante para saber pisar en diferentes superficies y no gastar más energía de la necesaria y evitar lesiones en las diferentes articulaciones.

esguince tobillo
Foto: Shutterstock

Peso adecuado y calzado correcto

Otro factor que ayudará a evitar los esguinces es tener un peso apropiado. El sobrepeso produce sobrecarga en las articulaciones y estas terminan resintiéndose. Por eso, es mejor controlar el peso y realizar ejercicios de bajo impacto.

El calzado también juega un papel fundamental. Existen diferentes tipos de calzado para cada actividad deportiva, así que es mejor usarlos de acuerdo al deporte que se vaya a practicar. Los zapatos deben ser cómodos, ajustados al pie y que lo protejan. En lo sumo posible, evitar el uso de tacones o plataformas.

En caso de sufrir un esguince, lo recomendable es acudir a un especialista. Hay torceduras que se recuperan en poco tiempo, mientras que otras pueden provocar lesiones más severas si no se tratan. Por eso, consultar a un traumatólogo será necesario para una evaluación correcta.