Presentan millonaria demanda por muerte de niño latino maltratado por sus padres

Familiares de Anthony Avalos inician juicio por 50 millones en contra del condado de Los Angeles

Anthony Avalos, de 10 años de edad, murió el 21 de junio del año pasado como resultado de los abusos y torturas de su madre Heather Maxine Barron, de 29 años de edad, y de su novio, Kareem Leiva, de 33.

Ahora la familia del pequeño demanda al condado de Los Angeles por 50 millones de dólares, alegando que los trabajadores sociales del Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS) no manejaron correctamente el caso.

Según la demanda, el condado de Los Ángeles y varios trabajadores sociales no respondieron adecuadamente a los reportes de abuso del niño y sus hermanitos.

En rueda de prensa, Brian Claypool, abogado de la familia, indicó que Anthony y sus hermanitos les habían informado a los trabajadores de DCFS de cuan mal estaban. Claypool indicó que incluso los trabajadores sociales habían llegado a presenciar el abuso a los menores, pero no hicieron nada al respecto.

El Departamento de servicios para niños y familias no respondió a los llamados para comentarios, pero envió un comunicado defendiendo el desempeño de sus trabajadores sociales.

“En todo momento, el Departamento de servicios para niños y familias atiende a más de 34,000 familias y niños vulnerables del condado de Los Ángeles, con un compromiso inquebrantable de asegurar la seguridad de los niños en nuestras comunidades todos los días”, indicó DCFS.  “Nuestros 9,000 empleados no toman su compromiso a la ligera y buscan hacer todo lo posible para salvaguardar a los niños en nuestro cuidado”.

La demanda en contra del condado usa de ejemplo  los casos de otros niños de Palmdale que también murieron por el abuso de sus padres y que estaban siendo investigados por DCFS: Gabriel Fernández, de 8 años, y Noah Cuatro, de 4. El abogado de la familia Avalos acusa a la agencia de fallas sistémicas.

“Entre las acciones necesarias para trabajar en estas fallas sistémicas está la capacitación de trabajadores sociales en diversas áreas, incluso sobre cómo entrevistar niños ”, indica en la demanda.  “Los empleados de DCFS no han recibido capacitación sobre cómo entrevistar efectivamente a los niños pequeños”.

El caso del pequeño conmovió a la comunidad por la magnitud del abuso y la tortura que infligieron en Anthony su propia madre y su novio.

El juicio fue presentado por el padre biológico del niño, Victor Avalos, que vivía en Las Vegas cuando Anthony estaba vivo y ahora vive en México, y también por los hermanitos de la víctima, que en la actualidad se encuentran en un hogar de crianza (Foster Home).

Barron y Leiva se encuentran en prisión sin fianza, esperando el juicio por tortura y asesinato.