Sábado 15 de de Junio 2019

Cómo identificar a los empleos tóxicos

Cómo identificar a los empleos tóxicos
Los trabajadores estresados pierden motivación y energía.
Foto: Shutterstock

Considerando que la mayor parte de nuestros días transcurre en la oficina, fábrica, o dónde fuese que trabajemos, no debería sorprendernos que los problemas laborales impacten negativamente en nuestras vidas personales.

Un ambiente laboral tóxico puede resultar en empleados sin motivación, frustrados, estresados y deprimidos, sentimientos que se filtran en su vida personal y familiar.

Si sientes que tu empleo está afectando tu calidad de vida, es hora de actualizar tu curriculum y buscar nuevos horizontes laborales.

Para identificar y evaluar si estás trabajando en un sitio “tóxico”, compartimos algunas características de este tipo de situación:

  • Falta de comunicación. Los lugares de trabajo tóxicos se caracterizan por la pobre comunicación, o la falta total de esta. La falta de comunicación se manifiesta no sólo cuando el trabajador siente que no consideran su opinión, o cuando no lo incluyen en planes y proyectos laborales, sino también cuando no recibe reconocimiento por su labor, o cuando el crédito por su trabajo lo reciben otros. Si sientes que en tu empleo no reconocen tu esfuerzo, o que no existen caminos de crecimiento profesional, considera buscar otro trabajo.
  • Moral baja. Quieras o no, la moral general de quienes te rodean afecta tu motivación y desempeño laboral. Si las personas con quienes compartes al menos ocho horas diarias tienen mala actitud, son hostiles o se sienten miserables, es difícil sonreír y sentirse motivado. A la vez, esta actitud es un síntoma de que el lugar de trabajo es tóxico.
  • Chismes y dramas. Algunos empleos parecieran la continuación de la escuela preparatoria. Un ambiente laboral tóxico está plagado de chismes y rumores. En todo empleo existen grupitos o “cliques” de empleados que se llevan mejor que otros, pero cuando existe una dinámica hostil entre ellos, y se convierte en “ellos contra nosotros”, esto influye en el resto del personal. Si resulta imposible mantenerse al margen de los dramas y chismes de oficina, probablemente sea hora de buscar otro empleo.
  • Falta de liderazgo. Cuando en un empleo existe un ambiente de confusión, arbitrariedad, discriminación o acoso, generalmente es resultado de la actitud y desempeño de los supervisores, gerentes o jefes. La falta de liderazgo se traduce en decisiones arbitrarias, falta de foco en planes y proyectos, confusión y pobre desempeño. Por otro lado, la micro gestión de los gerentes que quieren controlar cada detalle también impacta negativamente en el desempeño de los trabajadores. Por ejemplo,  un jefe tirano, que no respeta las opiniones de sus empleados o es injusto con ellos y quiere controlar cada minuto y actividad, termina causando que sus trabajadores pierdan motivación, energía o simplemente renuncien.

Si sientes que en tu empleo existe una o más de las situaciones mencionadas, no dejes que la toxicidad impacte tu familia y la de tus seres queridos, y considera cambiar de ambiente.