Esta técnica militar de los años 80 te ayudará a dormir en tan solo 2 minutos

Si padeces de insomnio, esto te podría ser de gran utilidad
Esta técnica militar de los años 80 te ayudará a dormir en tan solo 2 minutos
Un libro cuenta la experiencia de pilotos que lograron quedarse dormidos en todos lados.
Foto: Pixabay

El insomnio no es un tema para tomarse a la ligera. Después de muchos días sin lograr dormir el tiempo y la calidad necesariael cuerpo lo empieza a notar: cambios de ánimo, irritabilidad, peor rendimiento y dificultad de concentración son algunas de las consecuencias principales. Los últimos días, se reflotó en sitios internacionales como El País una rutina que promete terminar con este suplicio para muchos.

Se trata de la técnica que describe el libro “Relax and Win: Championship Performance”, de Lloyd Bud Winter publicado en 1981 en Estados Unidos. En él, un entrenador de atletismo detalla la rutina que hacía la escuela de pilotos del Ejército para poder descansar en cualquier momento. Los datos son contundentes: el 96% de quienes la practicaron la rutina durante seis semanas se pudo dormir sin problemas. Estos son los pasos:

1) Siéntante al borde de la cama, con el teléfono en silencio y solamente iluminado por una lámpara tenue.

2) Relaja los músculos de la cara imitando una sonrisa, estirando al máximo y después relajando volviendo a la posición inicial.

3) Cuando ya sientas la cara “desinflada”, relaja los hombros y brazos como si algo los estirara hacia el piso.

4) Mientras hagas estos pasos, respira profundamente y concéntrate en escuchar el sonido del aire cuando inspiras y espiras. Seguí relajando los músculos de las piernas hasta acostarte.

5) La idea de los pasos mencionados hasta acá es que el cuerpo se encuentre relajado por completo. Ahora es momento de pasar a la mente. Prueba dejándola en blanco por 10 segundos dejando pasar cualquier pensamiento que venga a la cabeza. Muchos conocerán esta técnica del mindfulness.

6) Por último, proponen imaginarnos dos situaciones. La primera: que estamos acostados en una canoa, en un lago, mirando el cielo azul. La segunda: en una hamaca que se mece lento.