Sábado 15 de de Junio 2019

El arte de saber negociar

El arte de saber negociar
Antes de sentarte a negociar, clarifica lo que quieres conseguir.
Foto: mentatdgt / Pexels

Saber negociar es todo un arte. No es necesario ser hostil ni agresivo, pero tampoco aceptar todo, para ganarse la aprobación de los demás.

La habilidad para negociar apropiadamente es crítica en el mundo laboral y de los negocios, y sin embargo, pocos trabajadores saben cómo hacerlo de manera efectiva.

Existen principios fundamentales que ayudan a que una negociación sea exitosa y que pueden beneficiarte en tu empleo, tus negocios, e incluso entre amigos y miembros de la familia.

Compartimos algunas ideas:

  • Qué es exactamente lo que quieres conseguir

El primer paso para una negociación exitosa es entender con certeza qué es lo que estás buscando y qué quieres conseguir. Esto te ayudará a determinar cuándo debes seguir insistiendo y cuándo debes dejar de hacerlo. En ciertos casos, insistir en llegar a un acuerdo puede terminar siendo contraproducente. Aprende a reconocer la diferencia.

  • Conoce a tu audiencia

Otro paso fundamental es averiguar todo lo posible sobre la persona con quién estás tratando de llegar a un acuerdo. Asegúrate de “hacer la tarea”, antes del encuentro, recabar información sobre la persona con quien vas a negociar y su manera de hacerlo.

  • Identifica tu valía

Uno de los mayores errores que cometen empleados y empresarios es el de no reconocer su propio valor, y no darse cuenta de lo mucho que pueden aportar a la situación. Cuando entiendes el alcance de lo que tú puedes aportar en el acuerdo, tienes más cartas para poder negociar.

  • Escucha y vuelve a escuchar

Antes de sentarte a negociar, puedes sentirte nervioso e inseguro acerca de lo que estás proponiendo. Pero al estar preocupado por lo que “tienes” que decir, puedes olvidar escuchar a la persona que tienes enfrente. Un buen negociador también es un buen “detective”, y para ser un buen detective, debes primero saber escuchar. Es importante que durante el encuentro hagas buenas preguntas y escuches las respuestas con atención. Los expertos recomiendan utilizar una fórmula general de 80/20, esto es, escuchar un 80% del tiempo y sólo hablar durante el 20% restante.

Muchos conflictos pueden resolverse fácilmente cuando simplemente aprendemos a escuchar. También es importante no involucrarse emocionalmente en ninguna negociación y no sentirse ofendido, sean cual fuesen los resultados. Para que sea una negociación exitosa, todas las partes involucradas deben sentirse satisfechas con los resultados.

  • La mayoría de las negociaciones son posibles cuando ambas partes sienten que están ganando algo.

Por ello es fundamental dejar el  orgullo en la puerta,  ser paciente y conservar la calma, incluso si la otra persona pierde su compostura. También debes evitar terminar la negociación sintiéndote como si le “exprimiste la última gota” a la otra persona. Cuando quien negocia contigo se siente defraudado, esto eventualmente se volverá en tu contra. La falta de satisfacción y la frustración de la persona con quien negociaste, a la larga hará que ya no quiera volver a hacerlo, e incluso que no cumpla con su parte del arreglo. Recuerda que siempre, una buena negociación debe dejar a ambas partes satisfechas.

Acepta el hecho de que si realmente quieres ganar algo en el acuerdo, también debes estar dispuesto a ceder algo de tu parte.