Sábado 20 de Abril 2019

¿Cuáles son los riesgos de una cirugía laparoscópica?

La laparoscopia es un procedimiento mínimanente invasivo, pero presenta algunas complicaciones no muy frecuentes
¿Cuáles son los riesgos de una cirugía laparoscópica?
Laparoscopia
Foto: shutterstock

A pesar de ser un procedimiento seguro y  limpio, una laparoscopia también tiene riesgos asociados a la salud, aunque en niveles bajos. En este artículo los mencionaremos, brindándote la mayor información posible sobre la cirugía laparoscópica.

¿Qué es una laparoscopia?

La laparoscopia es una técnica quirúrgica que permite observar el interior de abdomen para realizar un mejor diagnóstico, como también para realizar operaciones quirúrgicas. Se considera como un procedimiento mínimamente invasivo.

Se realizan pequeñas incisiones en la pared abdominal, y a través de ellas se introducen cámaras, pinzas, cuchillas y otros instrumentos pequeños para manipular las vísceras internas sin abrir el abdomen por completo. La laparoscopia debe realizarse en un quirófano aséptico y con anestesia general.

Riesgos asociados a la laparoscopia

La laparoscopia es una técnica muy segura y utilizada hoy en día, sin embargo, no está exento a eventualidades que puedan acarrear complicaciones, tales como las siguientes:

  • Sangrado en las incisiones por cicatrización deficiente.
  • Hernias o eventraciones a través de las incisiones.
  • Lesión en las arterias, venas, intestinos, estómago, uréteres y otras vísceras abdominales durante la operación.
  • Infecciones en la herida quirúrgica en el postoperatorio.
Foto: Shutterstock

Resultados de la laparoscopia

Los resultados de una laparoscopia suelen ser buenos a raíz de que la recuperación es mucho más indolora y rápida, a diferencia de cuando se opera el abdomen abriéndolo por completo.

Estarás somnoliento al despertar como consecuencia de la anestesia, pero esto pasará al cabo de unas pocas horas. Y puede que las incisiones duelan, especialmente cuando te esfuerzas. En cualquier caso, es recomendable que ingieras los analgésicos y antibióticos recetados por el médico, y que le notifiques cualquier percance que ponga tu recuperación en riesgo.