Lunes 24 de de Junio 2019

No creerás la cantidad de aves que mueren cada año por culpa de los rascacielos que hay en Estados Unidos

Las grandes construcciones desorientan a estos animales, sobre todo en temporada de migración
No creerás la cantidad de aves que mueren cada año por culpa de los rascacielos que hay en Estados Unidos
Chicago es la ciudad en donde más aves mueren por culpa de sus altos edificios.
Foto: Scott Olson / Getty Images

Muchas ciudades de Estados Unidos son famosas por sus grandes rascacielos, los cuales pueden resultar espectaculares para la vista de los seres humanos y en realidad, muy peligrosos para la fauna del lugar, en particular para las aves.

De acuerdo a un estudio realizado por el Laboratorio de Ornitología de Cornell, cada año en todo Estados Unidos mueren cerca de 600 millones de aves por impactarse con los rascacielos, siendo Chicago Houston y Dallas en donde se registra la mayor cantidad de decesos de estos animales.

Según los encargados de hacer la investigación, las aves se desorientan y terminan estrellándose con los rascacielos porque la luz artificial o el reflejo del Sol en estos edificios pueden hacer que se desorienten. Las aves también pueden tener problemas con las ventanas que tienen plantas, ya que pueden confundirlas con sitios seguros para aterrizar.

El problema asciende en primavera y otoño, justo en los periodos de migración de millones de aves que atraviesan el centro del país para llegar a Canadá, México y otros países de Centroamérica y Sudamérica.

“Chicago, Houston y Dallas se encuentran en una posición única en el corazón de los corredores aéreos más transitados de Norteamérica. Esto, combinado con que son algunas de las ciudades más grandes de Estados Unidos, las convierte en una seria amenaza para el paso de las aves migrantes, independientemente de la temporada”, explica Kyle Horton, autor principal del estudio, que fue publicado la semana pasada en la revista Frontiers in Ecology and Environment.

“Es un problema a gran escala, pero actuar incluso a un nivel muy local para reducir la iluminación puede hacer la diferencia. Si bien tenemos la esperanza de que haya grandes reducciones en la contaminación lumínica a nivel de la ciudad en el futuro, nos entusiasma que incluso las acciones a pequeña escala pueden hacer una gran diferencia”, agregó.