Los 12 mejores consejos para prevenir mordeduras de perro

La prudencia es la clave para evitar este tipo de incidentes
Los 12 mejores consejos para prevenir mordeduras de perro
Hay cosas básicas con las que se pueden evitar estos accidentes.
Foto: Shutterstock

Tener un perro en casa puede complementar la alegría de un hogar pero también implica mucha responsabilidad, no solo con el animal sino también con los miembros de tu familia y allegados, ya que como cualquier ser vivo, tu mascota puede presentar cambios de comportamiento cuando se sienten amenazados, lo cual puede poner en riesgo a quienes intentan acercárseles, de manera inapropiada, en esos momentos.

Del 7 al 13 de abril se celebra en todo Estados Unidos la Semana Nacional de la Prevención de las Mordeduras de perro, y la experta en mascotas, Erin Askeland, comparte con todos varios consejos para evitar y prevenir esta situación.

12 consejos para evitar ser mordido por un perro o que tu mascota lo haga

1) Elegir el perro adecuado para tu casa

Ya sea a través de un entrenador, un refugio o una organización de rescate local, pide que te  ayuden a encontrar el perro que mejor se adapte a su estilo de vida. Por ejemplo, si tienes un hijo que le teme a los perros grandes, consigue uno más pequeño. Comprenda}e que un nuevo entorno y la interacción humana pueden causar estrés y aumentar el riesgo de mordeduras de perros; traer un perro a casa es un período de transición que requiere tiempo y paciencia.

2) Saber cómo identificar y controlar señales de alerta

Lamerse los labios, bostezar, ojos grandes y pelaje con púas son indicadores de un perro estresado. Es importante evaluar siempre la situación exacta. Si un perro está acostado en el sofá solo y se lame los labios, lo más probable es que no esté estresado. Si un perro está siendo abrazado, jalado, etc., y comienza a emitir señales de advertencia, este es un claro indicador de que ahora está estresado.

Gruñidos y chasquidos. Nunca intentes que un perro deje de gruñir, ya que nos deja saber que se siente incómodo. Si un perro no puede gruñir, puede morder de inmediato.

Una cola rígida y ondulante. Un perro que está estresado moverá su cola de manera rígida (una señal de advertencia de que podría morder).

Desvía la mirada. Indica que el perro no está cómodo con la situación particular.

Agacharse. Este comportamiento indica que tiene miedo. No significa que el perro morderá, pero podría hacerlo si el miedo va en aumento.

Retroceder o esconderse. Ya sea que el perro retroceda a una esquina o intente esconderse (debajo de una silla, mesa, cama, jaula, etc.), esto es una clara indicación de que el perro se siente incómodo y trata de escapar.

3) Entrena a tu perro y a ti mismo

Recluta a toda tu familia y al perro en una clase de entrenamiento basada en recompensas. Un entrenador de buena reputación te dará las formas adecuadas de interactuar con el perro. También te enseñarán cómo notar las señales de que tu perro puede estar experimentando estrés y necesita espacio.

4. Nunca deje a un niño menor de diez años solo con un perro

Esta regla debe aplicarse en todo momento, sin importar cuánto confíe en su amigo de cuatro patas. Los perros tienden a emitir señales de advertencia cuando están incómodos y pueden morder en respuesta. En la mayoría de los casos, los niños no pueden detectar estas señales y pueden lastimarse fácilmente.

5. Siempre pregunta “¿Puedo acariciar a tu perro?”

Si hay un perro que tú o su hijo quieran tocar, pregúntele primero al dueño de la mascota para que pueda informarle si su el perro se siente cómodp al interactuar con niños o con personas nuevas.

Enseñe la técnica adecuada para acariciar. Debajo de la barbilla o el hombro, los golpes ligeros y los breves períodos de caricias. Evite pasar por encima de la cabeza del perro.

6. Recuerde que todos los perros pueden morder

Incluso la mascota de la familia, si se encuentra en una mala situación, puede morder. Educar a otros sobre la forma correcta de interactuar con su perro ayudará a prevenir las mordeduras. Informa a las personas que no deben agarrar el pelaje, las orejas, la cola o cualquier otra parte del cuerpo del perro y que no jueguen con él a menos que esté disponible para supervisarlo.

7. Administre adecuadamente los perros extraños

Si te encuentra con un perro sin correa, nunca grites ni corras. Quédate quieto, ignora al perro y espera a que se vaya. Llame al control de animales local para alertarles de que un perro está suelto en el área.

8. Nunca amarre a su perro

Los perros que están encadenados en el patio trasero o en cualquier otra área tienen más probabilidades de morder, ya que pueden volverse protectores de ese territorio en particular. Además, nunca te acerques a un perro que esté atado.

9. La supervisión es obligatoria

Supervisa siempre a tu perro cerca de los miembros de tu familia, especialmente los niños de 12 años o menos. Un perro puede pasar de lo normal al estrés a morder en segundos. No tenga miedo de preguntar a los padres de los amigos de tus hijos si el perro de su familia estará cerca de tu hijo.

10. Proporcione un espacio seguro

Dale un espacio seguro para que tu perro vaya (como una jaula) donde no se le molestará. Los cachorros pueden retirarse cuando necesitan un descanso, están nerviosos, cansados ​​o cuando hay demasiada actividad en la casa (es decir, cuando están visitando amigos / familiares).

11. Nunca fuerce NINGUNA interacción en un perro

En particular, los abrazos son fuentes comunes de ansiedad que a los humanos les encanta infligir a sus propios perros, pero no son tan bien recibidos por ellos.

12. Aleje al perro de situaciones estresantes

Si notas que tu perro está estresado, nervioso o ansioso, retíralo de esa situación. Pida a otros que se alejen, que reubiquen a su perro en su lugar seguro (jaula) y hable con un profesional sobre cómo abordar situaciones similares de nuevo en el futuro.