Sábado 16 de Febrero 2019

Si padeces alguno de estos síntomas, tienes adicción a WhatsApp

Descubre si presentas alguno de estos focos rojos
Si padeces alguno de estos síntomas, tienes adicción a WhatsApp
WhatsApp es una de las aplicaciones más descargadas.
Foto: Shutterstock

Una de las aplicaciones más utilizadas en la actualidad, en todo el mundo, es WhatsApp, ya que se convirtió en una herramienta de comunicación muy eficaz y prácticamente inmediata.

Sin embargo, diversos especialistas han indicado que, al igual que otros productos de Internet, WhatsApp puede llegar a convertirse en una adicción. Tan solo basta pensar en las personas que no pueden dejar de mirar su teléfono celular ni un minuto o siempre están al pendiente del clásico sonido que nos indica que tenemos un mensaje nuevo.

Aunque clínicamente no existe el término de adicción al WhatsApp, Erika Villavicencio Ayub, coordinadora de Psicología Organizacional de la Facultad de Psicología de Universidad Nacional Autónoma de México UNAM) asegura que actualmente existe un debate acerca de si existe o no esta enfermedad relacionada a la era de la información.

Sin embargo, Villavicencio ha detectado una serie de síntomas que podrían revelarnos si alguien o no ha desarrollado este problema.

Los síntomas para saber si eres adicto a WhatsApp

Prácticamente son los mismos que cualquier otro trastorno compulsivo: el tiempo que se le dedica a la app, mentir acerca de su uso, creer que te están escribiendo un mensaje cuando en realidad no es así.

“Se ha visto evidencia empírica que el uso de este tipo de apps tiene el mismo efecto que los opiacios en el cerebro. De ahí, la sensación placentera, como cuando consumes una droga. A nivel neurológico se crea una adicción cuando se usa el móvil demasiado tiempo, debido a que reduce los receptores de dopamina en el cerebro. Son situaciones muy similares a las otras adiciones que ya existen”,explicó la psicóloga.

Otro foco rojo es que si WhatsApp te importa tanto como para perder horas de sueño, de comida, te afecta en el trabajo, en el colegio o, incluso en las relaciones personales, es muy probable que seas adicto a la aplicación. “Si tienes crisis de ansiedad porque ves que, por ejemplo, te quedas sin batería o pasa un rato sin que puedas revisar los chats son señales claras de una adicción. De hecho, cuando la dependencia es mayor, el usuario se aísla o baja su rendimiento profesional, es decir, te provoca que descuides otras áreas de tu vida”, agregó.

También el llamado síndrome de abstinencia está relacionado con la adicción a esta aplicación. Este se traduce en en situaciones de malestar emocional, traduciéndose en insomnio, irritabilidad, aburrimiento, soledad, ira o nerviosismo. Pero también ansiedad, depresión, fatiga, alteraciones de concentración y memoria porque el cerebro, al igual que sucede con el alcohol o las drogas, recibe una sensación placentera al usar la red.

También, el adicto a WhatsApp sufre negligencia y falta de autocontrol, acompañado de intolerancia y una necesidad de dosis cada vez mayores para obtener los efectos deseados.

La experta recomienda como solución a este problema terapia cognitivo-conductual, aunque si es ya una fase avanzada seguramente se requerirá medicación.

Si eres un adicto a WhatsApp, lo mejor es solucionarlo cuando antes. Si se trata de una fase inicial, la experta aconseja terapia cognitivo-conductual. Si es grave, necesitarás de ayuda farmacológica y conductual. «Es importante sensibilizarnos en que las TIC son parte de la vida actual y no se pretende luchar contracorriente; sin embargo, debemos aprender a utilizarlas correctamente para beneficiar la vida en sus diferentes áreas sin afectar la salud o cualquier otro ámbito del individuo», recuerda.