Viernes 15 de Febrero 2019

¿Qué es un chalazión? Conoce sus síntomas y tratamiento

El chalazión no es infecciosa, y este rasgo es la diferencia principal entre ella y el orzuelo
¿Qué es un chalazión? Conoce sus síntomas y tratamiento
Foto: shutterstock

Las complicaciones y afecciones que puedan afectar a los ojos colocan en diversos grados de riesgo nuestro sentido de la vista.

El chalazión no pone en riesgo dicho sentido, pero de todos modos es una enfermedad  que genera molestia.

¿Qué es un chalazión?

El chalazión es un bulto que se forma en el párpado inferior o superior. Y es una consecuencia de la acumulación de grasa en las glándulas de Meibomio.

Estas glándulas están ubicadas en el borde de los párpados, y no es de origen infeccioso, pero, cuando sí lo es, entonces hablamos de un orzuelo.

Causas

El chalazión aparece frecuentemente en las personas que sufren de síntomas de blefaritis y rosácea. La rosácea se caracteriza por el enrojecimiento del rostro y la aparición de hinchazones debajo de la piel. Quienes la padecen suelen sufrir de complicaciones oculares.

Algunos microorganismos que se ubican en las raíces de las pestañas pueden también ser culpables del aumento de la inflamación en el ojo.

Síntomas del chalazión

Esta complicación puede aparecer sin manifestar síntomas. No obstante, algunos son más susceptibles a  los siguientes:

  • Protuberancia en el párpado que puede enrojecerse o hincharse. El bulto es sensible al tacto. Y en casos menos comunes, el párpado puede hincharse por completo.
  • Cuando el chalazión es muy grande y hace presión sobre el globo ocular, puede manifestarse la visión borrosa.
Chalazión
Foto: Pixabay

Tratamientos

El chalazión es susceptible a ser tratado de maneras diversas. Aquí trataremos algunas de ellas.

  • Inyecciones de esteroides

Cuando la protuberancia se hincha demasiado, el oftalmólogo puede administrar una inyección de cortisona para reducir la hinchazón.

  • Compresas de agua tibia

Humedece un paño limpio con agua caliente y seguidamente colócalo encima del párpado entre 10 y 15 minutos. Repite esta rutina de 3 a 5 veces al día. Mantén el paño tibio sumergiéndolo continuamente en agua caliente.

  • Cirugía

Si la hinchazón no remite y afecta la visión, puede que necesites una cirugía. El drenaje se realiza con anestesia local en una consulta médica ambulatoria.