Sábado 15 de de Junio 2019

5 Ventajas económicas de poseer un auto eléctrico

El mercado emergente de los autos eléctricos ofrece ventajas para el bolsillo de los consumidores
5 Ventajas económicas de poseer un auto eléctrico
Foto: shutterstock

Los autos eléctricos conforman un mercado automotriz emergente en el mundo, por lo que muchos conductores pueden presentar todavía dudas respecto a su viabilidad económica. No obstante, los autos eléctricos pueden ser de mucha ayuda para nuestro bolsillo.

1. Mantenimiento

El mantenimiento de un auto eléctrico se reduce al chequeo de las baterías y los motores eléctricos. No es necesario el cambio de filtro, aceite, ni tampoco la adquisición de lubricantes u otros líquidos.

Naturalmente, las revisiones de elementos tales como los neumáticos y los frenos, que son componentes que se desgastan indiferentemente del tipo de vehículo.

2. Consumo nulo de combustible

auto eléctrico 1
Foto: Pixabay

Por lógica, el auto eléctrico no necesita de ningún tipo de combustible para funcionar dado que marcha por medio de energía eléctrica. Este hecho por sí solo te permite disminuir enormemente los gastos vinculados con el llenado del depósito.

3. No pagan aparcamiento

En muchas grandes ciudades, los ayuntamientos establecen políticas que eximen a los dueños de autos eléctricos a pagar aparcamiento. Esto puede entenderse como un esfuerzo e incentivo para que el volumen de autos ecológicos incremente con el tiempo.

4. Menos costo

El mercado de los autos eléctricos es relativamente nuevo, por lo que las empresas ofrecen enormes promociones para incentivar su compra. Los autos eléctricos, si los comparamos con los vehículos con un motor convencional, pueden ser mucho más baratos.

Las opciones de financiación son más diversas y mejores que aquellas correspondientes a los autos tradicionales, por lo que el mito de que los autos eléctricos son más caros es simplemente eso, un mito.

5. Menos averías eléctricas

Los autos eléctricos carecen de un sistema motor convencional, por lo que el desgaste de las piezas es mucho menor que el que presentan los auto convencionales. Esto te permitirá reducir las visitas al mecánico, lo que se traduce en menores inversiones.