Lunes 25 de Marzo 2019

¿Por qué el problema de la gasolina en México pone en riesgo al guacamole para el Super Bowl?

La escasez de combustible en territorio mexicano compromete la exportación de aguacate en los días previos al máximo evento de la NFL
¿Por qué el problema de la gasolina en México pone en riesgo al guacamole para el Super Bowl?
Se espera que haya un consumo de 27,000 toneladas de aguacate durante la semana previa al Super Bowl.
Foto: Shutterstock

Uno de los platillos típicos para las familias que ven el Super Bowl es sin duda el guacamole, el cual podría estar en riesgo para esta edición número 54 del Súper Tazón debido al problema de la gasolina que actualmente azota a México.

¿Qué relación tiene el desabasto de combustible con el guacamole? Resulta ser que cada año, los cientos de productores de aguacate en México envían a Estados Unidos miles de toneladas de este fruto desde principios de enero para que los fanáticos de la NFL que se encuentran en nuestro país puedan adquirirlo y preparar el clásico guacamole.

Pero el envío del aguacate podría verse afectado ante la falta de gasolina y diesel en las gasolineras de los estados del centro y occidente de México, entre ellos Michoacán, el cual es el mayor productor de aguacate de todo México.

Varios productores michoacanos iniciaron esta semana el envío de cargamentos de aguacate para hacer frente a la alza de la demanda que el Super Bowl genera de dicho producto. De hecho, se estiman que este año se venderán cerca de 120,000 toneladas del llamado “oro verde”.

“Nuestras tres semanas más importantes del año son esta y las dos siguientes. Es cuando más cargamos para surtir toda la semana del Super Bowl. De aquí al 24, 25 de enero es que tenemos que sacar todo ese volumen. Si no lo cargamos, ya no lo cargamos”, dijo Ramón Paz, portavoz de la APEAM, que agrupa a exportadores del fruto.

Hasta este momento, se han enviado a EEUU 27,000 toneladas para el consumo en la semana del Super Bowl, que se celebrará el próximo 3 de febrero.

Paz indicó que aunque la falta de gasolina aún no ha afectado las operaciones hacia EEUU, sí ha empezado a hacerlo en las labores locales de transporte del aguacate y de trabajadores para la recolección.