Sábado 19 de Enero 2019

Ayuda a los mayores a cuidar su alimentación durante las fiestas navideñas

Enfermera experta en el tema sugiere ofrecer alimentos saludables a las personas de la tercera edad
Ayuda a los mayores a cuidar su alimentación durante las fiestas navideñas
Pueden buscar alternativas saludables de platillos tradicionales.
Foto: Shutterstock
Pregunte a cualquiera que alguna vez haya intentado hacer un cambio drástico en la dieta: el cambio de comida chatarra a alternativas más nutritivas y saludables no es fácil y no sucede de la noche a la mañana.

Después de todo, cualquiera que esté acostumbrado a una dieta con contenido alto en grasas, sal y azúcar, inevitablemente está predispuesto a fallar (y a muchos antojos) si decidieran dejar de golpe el hábito de comer comida chatarra. ¡Mezcle las golosinas, las sobras y todo lo de la temporada navideña y obtendrá una receta para un desastre nutricional!

Es fácil preocuparse por el próximo menú navideño si cuidas de un ser querido de edad avanzada con condiciones médicas crónicas o que sencillamente necesita cuidar lo que come. Jennifer Brullo, como enfermera registrada, se comunica frecuentemente con personas preocupadas por sus familiares mientras atienden a sus seres queridos en casa.

Durante la temporada de fiestas, Brullo indica que surgen dos consejos importantes: 

1) Facilita los cambios graduales en la dieta de tus seres queridos, dándoles la oportunidad de acostumbrarse a cada cambio antes de hacer uno nuevo.

2) No dejar de comer las golosinas de las fiestas, pero evitar caer en el exceso.
Para no perder el espíritu navideño, esta enfermera nos da algunas sugerencias de versiones más saludables de los platillos festivos preferidos:

1. No es necesario perder el sabor

¿Sabías que una taza de puré de papas hecho con mantequilla y leche entera contiene aproximadamente 240 calorías, nueve gramos de grasa y 35 gramos de carbohidratos? Con todo su sabor, cremosidad y su rica textura, el puré de papas puede parecer un ingrediente básico de los días de fiesta, pero hay una alternativa saludable que se hace cada vez más popular y que seguramente será igual de popular en su cena navideña: el puré de coliflor. Este puré tiene la misma textura y un sabor similar y está cargado de Vitamina C.
2. Haga que su mesa sea una zona “sin frituras”

¿Le encantan los plátanos? No eres el único. Esta fruta, llena de vitamina A y potasio, está presente en toda la cocina puertorriqueña y latina en general. Evita siempre comerlas fritas o machacarlas. En su lugar, ahorra calorías y colesterol comiéndolas horneadas o incluso, hervidas.
 
3. Cambiar algunas salsas

¡Evita las salsas con alto contenido de sodio y las papas fritas crujientes con mucha sal! El yogurt griego y el humus son sustitutos deliciosos y mucho más saludables que las salsas para con mayonesa, crema agria y queso crema; todas pueden anular el poder de los vegetales. En cuanto a las papas fritas, cámbialas por tu vegetal favorito. Si no te llaman la atención los tallos de apio o los palitos de zanahoria, prueba las tiras de pimiento, el brócoli o tomates cherry.
4. Es fácil volverse verde

La mala noticia es que las cacerolas tradicionales de judías verdes que encontramos en muchas de las listas de “favoritos”, a pesar de su nombre, generalmente están hechas de alimentos demasiado procesados y que son altos en sodio y grasas. ¿Cuáles son las buenas noticias? Que hay alternativas deliciosas para ponerse creativos y cocinar alimentos verdes. De hecho, algunos de los alimentos verdes se deben cocer a fuego lento o se deben saltear para obtener un mejor sabor y nutrición, y muchos de estos están en su mejor momento durante el invierno (el hielo los hace más dulces y más tiernos). ¡La kale y la col, además de las coles de Bruselas, la coliflor y el brócoli  tienen altas cantidades de azufre que proveen muchos beneficios saludables y saben mejor asados!
5. ¡Esta es la temporada para usar condimentos!

En la cocina latina la comida es muy sazonada, pero no necesariamente salada ni picante. Por ejemplo, el sofrito, un platillo popular (también popular en la comida española, italiana y portuguesa) que está hecho de tomates, pimientos, cebollas, ajos y cilantro y se utiliza en casi todo, desde arroz hasta mariscos. Agregar condimentos y evitar la sal le agrega sabor a tus comidas favoritas que seguirán siendo deliciosas y tu corazón se lo agradecerá.
6. Evite el pastel, pero puede comer tartas

Cuando se trata de galletas, pasteles y bizcochos enfrentas el doble impacto del azúcar y las grasas trans. Las grasas trans pueden subir el colesterol y te ponen en riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y diabetes, así que hazles un favor a sus seres queridos y evita los pasteles y la mayoría de tartas. Una alternativa más saludable (sorprendentemente): la tarta de calabaza. Gracias a que el gran favorito de la temporada no lleva la capa superior que tienen la mayoría de las tartas, en realidad es más baja en grasas saturadas. Para una alternativa aún más nutritiva, pruebe hacer una base de tarta de dátiles y nueces y elimine por completo la mantequilla.

Para obtener ideas de recetas para todo el año, eche un vistazo al Libro de cocina para los cuidadores:  https://www.vnsny.org/article_category/caregivers-cookbook/

Más información
Para obtener más consejos sobre nutrición u otros temas de salud visite www.partnersincareny.org o llame al 1-888-735-8913.
Jennifer Brullo es enfermera registrada, vicepresidente sénior y directora de Partners in Care, una compañía afiliada a Visiting Nurse Service of New York. VNSNY es la agencia de atención médica en casa y comunitaria sin fines de lucro más grande de los Estados Unidos.