Tratamientos faciales para recuperar la piel tras el verano

Disfrutaste mucho el sol durante esa época; sin embargo es probable que haya dejado alguna marca que quieres eliminar de inmediato
Tratamientos faciales para recuperar la piel tras el verano
El sol pudo haberte dejado arrugas y manchas indeseables.
Foto: C00 License

La exposición solar descontrolada y sin protección siempre pasa factura. Cuando el verano termina y el color tostado se difumina, comienzan a verse las lesiones que el “dios Febo” le hizo a la piel.

Si bien no hay que desesperarse, tampoco es cuestión de tomar a la ligera esta situación. La estética actualmente ofrece muchas herramientas para paliar el fotoenvejecimiento, pero esa no es la cuestión.

Las manchas pueden borrarse, la flacidez se puede minimizar, pero la exposición solar desmedida es la primera responsable de la aparición de cáncer de piel. Es necesario tomar conciencia de que no todo es apariencia, la salud es mas importante.

Pues bien… ¿Qué tratamientos son los más indicados para recuperar la piel tras el verano? Veamos:

Ultherapy

Es un ultrasonido focalizado de alta intensidad que combate la flacidez leve a moderada de pieles que tienen fotoenvejecimiento.

El equipo realiza puntos de lesión microscópicos en la profundidad del tejido con la finalidad de que las fibras colágenas se acorten y retraigan, de este modo se produce el tensado de la piel.

Paralelamente, se genera nuevo colágeno y elastina, razón por la que las arrugas finas se van borrando paulatinamente y la piel recupera la lozanía perdida.

Permite conservar una apariencia natural, los cambios se van notando desde el principio, pero el resultado de tensado final se puede apreciar al mes de comenzado el tratamiento.

Láser CO2 fraccionado

El mas empleado en casos de pieles con arrugas y surcos marcados o fotodaño severo.

Estos equipos cuentan con tecnología iPixel CO2 la que realiza un pixelado con escáner sobre el tejido y genera miles de puntos precisos de lesión para estimular el proceso curativo del organismo.

Se puede aplicar en rostro, cuello, escote y manos. Los cambios se ven desde las primeras sesiones, pero el resultado final recién se aprecia pasados unos 6 meses de comenzado el tratamiento, tiempo necesario para la regeneración del colágeno y la elastina.

El láser de CO2 fraccionado permite quitar hasta 10 años y conserva la naturalidad del rostro.

Luz pulsada intensa

Es muy conocida por su uso en depilación definitiva pero también es ideal para recuperar pieles dañadas y avejentadas por el sol, ya que ayuda a disminuir las arrugas finas, borrar manchas, eliminar derrames y capilares dilatados, y mejorar la textura de la piel.

En el tratamiento del fotoenvejecimiento, la IPL se enfoca en la eliminación de las manchas y la estimulación de los fibroblastos para que produzcan nuevo colágeno y elastina, de este modo se tensa el tejido y se suavizan las arrugas.

Los cambios se perciben a las pocas sesiones, y la cantidad de las mismas depende de la severidad del daño que padezca la piel.

Peelings químicos

La herramienta principal de tratamiento de pieles dañadas por el sol. Se emplean solos o como complemento de otros tratamientos de rejuvenecimiento facial.

El peeling químico realiza una exfoliación (de variada intensidad) de la piel eliminando células anucleadas, toxinas y desechos, a la vez que afina la superficie suavizando arrugas finas, mejora la oxigenación y nutrición del tejido, estimula la renovación y regeneración de la piel.

Existen diversos tipos de peeling según el ácido empleado y su intensidad. Los usados en estética son suaves o de mediana intensidad.

Los peelings químicos superficiales son idóneos para eliminar arrugas muy finas, manchas leves, limpiar la piel, otorgar brillo y unificar el tono.

Los de mediana intensidad se aplican en casos de arrugas de mayor profundidad, manchas mas oscuras, cicatrices, poros dilatados, piel engrosada, etc.

Microdermoabrasión con puntas de diamante

Es un peeling mecánico que afina la capa superficial de la piel, elimina desechos, aumenta la circulación de la sangre conjuntamente con la oxigenación y nutrición del tejido de la zona tratada.

Se usa para eliminar líneas finitas, mejorar la textura de la piel, afinar pieles engrosadas y preparar el cutis para tratamientos posteriores. Desde la primera sesión la piel se nota mucho más suave y luminosa.