Miércoles 20 de Marzo 2019

La mujer que más sabe de ron

Jassil Villanueva es la maestra ronera más joven del mundo y la primera al frente de Brugal
La mujer que más sabe de ron
"Es un trabajo súper inusual, ningún día se parece al otro", dice la nacida en Puerto Plata, República Dominicana./Cortesía
Foto: Cortesía

La dominicana Jassil Villanueva lleva con orgullo dos títulos: es la primera mujer maestra ronera de Ron Brugal y, a sus 31 años, es además la maestra ronera más joven de la industria a nivel mundial.

Pero su éxito en el mundo del ron, a pesar de ser único, no fue accidental. Ella pertenece a la quinta generación de la familia Brugal, que desde hace 130 años viene creando uno de los productos insignia de República Dominicana.

“Cada cierto tiempo dentro de un grupo de primos se busca quién va a ser el próximo maestro ronero o quién tiene las habilidades para ser entrenado. Y hace nueve años me invitaron a participar de esas pruebas, como la primera mujer”, recuerda sobre sus inicios. “Yo tenía 22 años y me acababa de graduar en administración de empresas y estaba trabajando en una corredora de seguros”.

Con una licenciatura en administración de empresas, mención Magna Cum Laude de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra, en Santiago de los Caballeros, pero sin tener mayor conocimiento sobre ron, más que lo que escuchaba de su padre quien es director de producción de la compañía, Villanueva comenzó un largo entrenamiento entre catas a ciegas y presentaciones, pero no pasó mucho tiempo para que se dieran cuenta de su talento innato.

“Entendieron que dentro de ese grupo de once primos yo tenía las habilidades que ellos estaban buscando”, dice orgullosa. “Y fue así como me estuve estrenando por tres años para convertirme en la primera mujer maestra ronera de Brugal”.

Durante esos años aprendió de los otros maestros sobre formulación, laboratorio y envejecimiento del producto, hasta que le dieron “luz verde” para trabajar por su cuenta.

Jassil Villanueva  pertenece a la quinta generación Brugal./Cortesía

Al preguntarle qué la hizo destacarse nombra su “excelente olfato”, según lo dicho por sus familiares. Pero según ella “tiene el perfil que la empresa quiere proyectar, el mostrar que las nuevas generaciones pueden hacer una diferencia”.

Dentro de sus ocupaciones como gerente de envejecimiento y formulación, Villanueva está involucrada en todo el proceso del líquido. Cada producto de la marca tiene que ser liberado, aprobado y autorizado por un maestro ronero para pasar a producción. Además se encarga del desarrollo de nuevos productos.

“Es un trabajo súper inusual, ningún día se parece al otro. Estoy en contacto con todos, desde el que carga una barrica hasta el presidente de la empresa, porque hago catas, sesiones educativas, etc.”, explica.

El proceso de crear ron

Villanueva, nacida en Puerto Plata, nos cuenta que el proceso de crear ron es complejo y requiere de mucha atención. Para explicarlo en pocas palabras cuenta que en Brugal:

  • Se produce alcohol de la melaza de caña de azúcar y esa melaza se fermenta con levadura
  • Se pasa luego a la destilación, que en este caso es doble para eliminar los alcoholes que no interesan y obtener el que se usar para la fabricación del ron
  • Ese alcohol se envejece en barricas de roble, entre uno a ocho años, y una vez concluido ese tiempo se hace una segunda dilusión para llevarlo a la graduación alcohólica del mercado (en Estados Unidos es 40%, en República Dominicana 37.5%, en Europa 38% y en Sudáfrica 43%)
  • Luego pasa a una etapa de reposo en la que se busca homogeneizar esa mezcla y que se maride.
  • Después de aprobado por el maestro ronero, pasa a la línea de producción y de embotellamiento, para ser llevado a los diferentes mercados.  “Actualmente estamos en unos 38 países”.

Y para saber cuándo un ron es de calidad, la maestra ronera explica que debe haber un balance entre lo que se percibe en el olfato y lo que se siente en el paladar.

“Un buen ron debe ser amaderado, limpio, complejo pero a la vez sútil, que ninguna nota predomine más que la otra. Que cuando se tome llene la boca y no sea solamente de olfato”, asegura.

Y finalmente, cuando le preguntamos cuál es la mejor manera de tomarlo, la maestra ronera comentó sin dudar ni un momento.

“Un buen ron se toma con una buena compañía al lado, es lo único que se necesita”.

 

Ron Odisea de Papá Andrés

Para celebrar su 130 aniversario y rendir homenaje al legado de su fundador,  Brugal lanzó 1,000 botellas de Odisea, la tercera edición limitada de su prestigiosa colección Papá Andrés.

“El Papá Andrés es un ron muy especial para nosotros porque fue creado por nuestro fundador, mi tatara abuelo Andrés Brugal Montaner, quien lo hacía solo para ofrecerlo en las ocasiones especiales, como bodas, bautizos y cumpleaños”, cuenta Villanueva.

En 2013, para conmemorar los 125 años de la empresa, Brugal sacó por primera vez una edición especial de 500 botellas de Papá Andrés. Luego, en 2015, sacaron la segunda edición, llamada Alegría, y este año presentaron Odisea, para celebrar los 130 años de la empresa.

“El nombre refleja  lo complicado de ese viaje que hizo él ( Andrés Brugal) desde España a República Dominicana”, dice.

El Papá Andrés es un ron de colección, cuidadosamente curado y envasado en botellas hechas exclusivamente en Italia. A un precio de $1,500, sólo 100 botellas están a la venta en Estados Unidos.

“Quien adquiere la botella adquiere la historia de Brugal, de República Dominicana y de nuestras obras sociales, porque el dinero obtenido va destinado a la Fundación Brugal”, concluye Villanueva.