Jueves 20 de de Junio 2019

Cuando ella es mayor que él

Las razones en el aumento de este tipo de parejas y qué prejuicios se presentan en torno a ellas
Cuando ella es mayor que él

Las parejas en las que ellas son mayores que ellos son cada día más habituales y, en torno a ellas, a pesar de estar en pleno siglo 21, no dejan de haber prejuicios y comentarios negativos.

“Que si ella podría ser su madre, que si esa pareja no tiene futuro, que si él podría estar con mujeres más jóvenes y ella con alguien de su edad… La sociedad todavía arquea una ceja cuando una mujer se empareja con un hombre bastante o mucho más joven que ella. Incluso se han inventado términos peyorativos para ellas como asaltacunas [en inglés cougar, puma] o para ellos ‘toy boy’ [chico juguete]”, resalta Haydeé Rosario, experta en temas concernientes a la familia y creadora de la plataforma digital madrededos.com.

Y para explicar bien la situación, Rosario trae a colación una declaración de la psicoanalista española Margarita Solé, que dice: “En general, estas relaciones siguen estando mal vistas socialmente. Se acepta mucho más que el hombre sea mayor que la mujer […]. De todos modos, creo que el hecho de que una mujer esté con alguien más joven está menos penalizado que hace unos años”.

Igualmente resalta que, “en el 2001, dos investigadores de la Universidad de Manchester (Reino Unido) entrevistaron a 122 personas para pedirles su opinión sobre las parejas en las que hay una gran diferencia de edad. Y los entrevistados rechazaron con mucha más fuerza las relaciones en las que ella es mayor que él”.

Pero la realidad es que, a pesar del rechazo, las parejas donde las mujeres le llevan más de 5, 10, 15, 20 y hasta 30 años al hombre son hoy más frecuentes. Un ejemplo de ellas es la formada por Brigitte Trogneux, de 64 años, quien por más de dos décadas ha estado casada con el actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien es menor que ella 24 años y la actriz Cameron Díaz (45)  y el guitarrista Benji Madden (38), quienes tienen tres años de unión matrimonial y ella está embarazada de su primer hijo.

“Según el Instituto Nacional de Estadística, aún es más habitual que el hombre sea mayor en las relaciones de pareja, pues así pasaba en el 53.3% de las bodas celebradas en el 2010. Ese año, los matrimonios en los que la mujer era entre 6 y 10 años mayor que el marido fueron el 3.4%. En cambio, las bodas en las que el marido era entre 6 y 10 años mayor fueron el 13.8%. Pero las relaciones en las que la mujer es mayor cada vez son más frecuentes. La proporción de matrimonios en que la mujer es dos años o más mayor que el hombre ha pasado del 7.8% en 1976 al 16.4% en el 2010. Algo más del doble”, ilustra con cifras específicas Rosario.

En la actualidad, las parejas como la conformada por Brigitte Trogneux (64) y Emmanuel Macron (40), presidente de Francia, son cada vez más comunes.

Por qué se están dando cada vez más parejas con este perfil

Como explica Clara Cortina, profesora del departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, la mujer ocupa una posición social diferente con respecto a unas décadas atrás.

“Ahora es más independiente social y económicamente. Es mucho más frecuente que la mujer sea la mayor de los dos en las parejas más jóvenes, aquellas en las que ella tiene menos de 40 años. Las mujeres disponen de más libertad para tomar decisiones. El criterio para iniciar una relación puede que sea el de la atracción por una persona con la que se disfruta. Y a ver qué pasa, pues no hay metas a las que llegar”, apunta Rosario.

Otro factor que explica el incremento de este tipo de parejas, “es —a juicio de Clara Cortina— ‘el que se haya roto la norma única sobre lo que debe ser una pareja’. Ahora la sociedad acepta, en general, a muchos tipos: parejas de homosexuales, parejas en las que cada uno vive en su casa, parejas que deciden no tener hijos… ‘Y, al romperse esa norma única, se relaja la presión sobre las relaciones que antiguamente no eran convencionales’”.

Para explicar qué ve una mujer en un hombre bastante o mucho más joven que ella, Rosario pone en primer plano la opinión de la psicoanalista Solé: “ella puede encontrar la vitalidad de la juventud. Por otro lado, a todos nos cuesta aceptar el paso del tiempo, y algunas mujeres pueden intentar frenarlo iniciando una relación con alguien diez años más joven. Pero esto, por cierto, también lo hacen ellos”.

Qué pasa cuando la diferencia de edad es muy grande

¿Si ella tiene 45 años y él 25? Margarita Solé cree que ‘por parte de ella puede haber una negación muy clara del paso del tiempo’. Sin olvidar que, en muchas relaciones, se establece una dinámica de poder. ‘Algunas personas viven las relaciones como luchas de poder. Y para una mujer será más sencillo tener el poder si está con alguien más joven’”, apunta Rosario.

Igualmente señala, que como explica el psicólogo clínico español Antoni Bolinches (especializado en sexología humana), “‘la mujer se puede sentir una triunfadora social por el hecho de estar con un hombre más joven. Muchas mujeres de mediana edad son atractivas. Y hay que tener en cuenta que la plenitud sexual del hombre se da a los 30 años, mientras que la mujer llega en plena forma a los 50’”.

Qué tan estable es este tipo de relación

A juicio de Antonio Bolinches, ‘la viabilidad de estas parejas no suele ser buena a medio plazo. Muchas no superan la fase pasional porque, por ejemplo, tienen reticencias a hacer pública su relación o no ven claro qué proyecto de vida pueden tener en común. Son amantes durante un tiempo y ya está. No siempre tienen que ser relaciones problemáticas o cortas, pero se enfrentan a importantes dificultades”, apunta Rosario, agregando que  “una de las más arduas es la de superar la presión social”.

“‘La mujer de 47 años, por ejemplo, que sale con un hombre de 29 hace pública su sexualidad’, señala Margarita Solé. “Demuestra que tiene un deseo sexual desligado de la maternidad. Y eso es algo que mucha gente todavía no acepta. Al hombre le dicen que podría estar con una más joven. A la mujer la critican o ridiculizan, o le dicen que él la dejará por una más joven. O si ella tiene 30 y él 20, por ejemplo, le dicen que su pareja podría ser su hijo, aunque sólo se lleven diez años. A pesar de que cada vez hay más libertad sexual’”, resalta la entrevistada.

“Es evidente que todas las parejas corren el riesgo de enfrentarse a dificultades o crisis a lo largo de su relación. La clave para las parejas en las que la mujer es la mayor reside, para Bolinches, ‘en que disfruten de un buen acoplamiento sexual y tengan caracteres compatibles, valores similares, y un proyecto común’. Y tendrán que ser fuertes para no dejarse llevar por el qué dirán y demostrar que el amor no tiene edad”, concluye Rosario.