Martes 25 de Septiembre 2018

Secretos para que San Valentín sea una fiesta diaria en la pareja

Psicólogo expone algunas recomendaciones que estrechan e incrementan el amor y la pasión en la relación
Secretos para que San Valentín sea una fiesta diaria en la pareja
Una caricia, un abrazo o un cumplido sincero nutren más al amor que un regalo costoso.
Foto: Shutterstock

Una cena, una salida a bailar o a ver una buena película, una caja de chocolates, un ramo de flores, una joya, una corbata, un reloj o un teléfono celular

Estos son algunos de los obsequios que más reciben las personas  dan durante el Día de San Valentín. Pero, para Dr. James Córdova, especializado en psicología y profesor en esta área en la Universidad Clark de Massachusetts, este festejo debe ir más allá de la entrega de un regalo.

“El Día de San Valentín es una oportunidad para incrementar un poco más la intensidad de ese amor que sentimos por nuestros cónyuges, compañeros de vida, hijos, padres, amigos y demás seres queridos, al dejarles saber cuán agradecidos estamos por tener su amor en nuestras vidas”, resalta el Dr. Córdova.

Y es que de acuerdo con el experto en los temas relacionados con el matrimonio y la relación de pareja, el obsequio más importante para festejar San Valentín y mantener viva y floreciente una relación es “la atención”, algo que “no se puede comprar en una tienda o un restaurante” y  debe estar presente en cada día de la relación en pareja.

“San Valentín no debe festejarse tan solo en un solo día del año. En todos los días se debería expresar este sentimiento especial por la pareja”, sostiene el autor del popular libro “The Marriage Checkup: a Scientific Program for Sustaining and Strengthening Marital Health”.

Cómo hacerlo

El Dr. Córdova comparte a continuación algunos tips básicos que hacen que el Día de San Valentín sea un festejo diario en la pareja.

Conocerse mejor

El experto dice que, por lo general, cuando dos personas comparten la vida por muchos años llegan a pensar que conocen ya todo de su pareja. Sin embargo, este es un pensamiento erróneo, ya que el ser humano está siempre cambiando, creciendo y evolucionando, algo que implica un aprendizaje y conocimiento continuo entre el uno y el otro.

Y para tener un conocimiento actualizado de la media naranja, el Dr. Córdova recomienda crear conversaciones con “preguntas íntimas e interesantes [como las 36 preguntas de Art Aron, disponibles en línea], que provocan diversión, coquetería y asombro.

Beso, besos y más besos

Los besos son regalos que no minan el bolsillo, y lo mejor, nutren el amor y fortalecen a diario la relación.

Los besos pueden ser intensamente íntimos, sorpresivos y divertidos, apunta el experto. Y para darlos de forma espontánea solo hay que sacar a flote a ese adolescente que todo individuo lleva en su interior para sorprender a su pareja en cualquier lugar, por el simple hecho de besar.

Conocer las actividades diarias de cada uno 

Una pareja bien conectada conoce, aunque esté separada, cómo se perfilará el día laboral o las actividades diarias de su esposo o esposa.

“Al comenzar cada día, toda pareja debería preguntarle a su compañero o compañera cómo estará su día, para crear el llamado ‘mapa del amor’ [como lo ha titulado el Dr. John Gottman, el principal investigador estadounidense de la relación de pareja] que permite enviarle a la pareja mensajes amorosos y estimulantes a lo largo del día, usando palabras como: ‘¡Buena suerte en tu reunión de hoy, será todo un éxito!’. Con esto se le dice a la pareja que está conectado(a) y pensando en él o ella”, explica el Dr. Córdova.

 Practicar el dar con espontaneidad

A veces el dar puede parecer una obligación, especialmente en San Valentín, señala el psicólogo. Así que en lugar de esforzarse para comprar un ramo de rosas o la caja de chocolates, dos regalos casi obligatorios en esta fiesta, se debe hacer más bien un esfuerzo diario para cultivar la intención de ser generoso con la pareja en cualquier momento del año.

“No tiene que ser un regalo grande o costoso”, sostiene el experto. “Puede ser, simplemente, algo significativo para la pareja, como una bolsa del café o una caja de sus chicles preferido, una invitación sorpresa para ir a almorzar o un correo electrónico con palabras sinceras que conectan”.

Unas pocas o muchas palabras poéticas

El Dr. Córdova resalta que no se tiene que ser William Shakespeare, Walt Whitman o E.E. Cummings para escribir unas pocas o muchas palabras amorosas.

“Simplemente hay que tomarse unos momentos para permitir que el sentimiento por la persona amada invada la imaginación y expresar lo que se siente en unas simples palabras”, explica. “A veces, unas sencillas palabras de amor pueden hacer que un momento ordinario sea extraordinario”.

Regalar expresiones de amor a diario

Una caricia, un abrazo o un cumplido sincero nutren más al amor que un regalo costoso.

“No hay mejor presente que un discurso amoroso para nutrir el amor”, asevera el experto en comportamiento humano.

Amar todo su físico

El Dr. Córdova señala que la cultura publicitaria bombardea a la gente con mensajes que hacen sentir a la gente que es fea, menos que los demás y de pocos recursos.

“¡Esto no hay que creerlo! En toda relación hay que hacer que la pareja se sienta hermosa(o) y atesorada(o)”, asienta el psicólogo. “Hay que encontrar la manera de hacerle saber, una y otra vez, que lo encuentra muy atractivo(a)”.