Martes 18 de Diciembre 2018

Resoluciones para una buena salud vaginal

Ginecóloga ofrece los propósitos básicos para cuidar del órgano reproductor femenino y tener una mejor vida sexual
Resoluciones para una buena salud vaginal
El estar al día con las pruebas de la citología (Papanicolaou) y del virus del papiloma humano (HPV) debe ser una prioridad en la lista de propósitos para el nuevo año de toda mujer.
Foto: Shutterstock

Al comenzar el 2018, tal vez elaboraste una lista de resoluciones para el nuevo año, en la que aparecen propósitos como bajar de peso, hacer ejercicio o ahorrar dinero, pero que seguramente carece de una bastante importante para las mujeres: cuidar la salud genital.

“Para toda mujer debe ser importante el cuidar, año tras año, la salud de su vulva [parte externa del órgano reproductor de la mujer] y de su vagina [la parte interna del órgano reproductor femenino]”, dice la Dra. Lauren Streicher, especializada en ginecobstetricia y cabeza del centro de medicina para la salud sexual y mejorar las molestias de la menopausia de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, con sede en Chicago.

Y para este cuidado, la experta en salud sexual ofrece las siguientes resoluciones que toda mujer debe hacerse cada año para tener una buena salud genital y vida sexual.

1.  Nada de productos perfumados

De acuerdo con la autora del varios libros sobre la salud sexual femenina, entre ellos “Sex Rx/Hormones, Health and Your Best Sex Ever”, para tener una vulva saludable, libre de mal olor, no se necesita del uso de productos perfumados. “La vulva solo se lava con agua y jabón”, señala. “No hay necesidad de  limpiarla con toallitas, spray o talcos perfumados”, comparte.

2. Nada de duchas vaginales

La vagina no necesita de duchas vaginales para limpiarla, ya que ésta es un órgano que tiene la facultad de autolimpiarse.

“Las mujeres tienen que entender que no necesitan colocar dentro de su vagina ningún producto para lavarla, ya que ésta tiene su propio ambiente de bacterias buenas, que forman la llama flora vaginal, para que todo esté en balance y no se produzca mal olor o descarga de algún flujo”, explica la gineobstetra. “Pero cuando se usan esas duchas u otros productos de limpieza intima se produce cambios en el pH vaginal y, de allí, vienen los problemas”.

3.  Usar tan solo productos prescritos por los médicos

La experta apunta que para balancear el pH de la vagina solo se debe usar los productos que los médicos recetan o el gel RepHresh, de venta libre, que funciona de forma natural para eliminar esos normales olores o flujos que a veces se dan.

4.  Educarse sobre  el órgano reproductivo femenino

Contrario a los hombres, que generalmente se dan a la tarea de conocer bien su órgano reproductor, las mujeres no se atreven a explorarlo ni a conocer cómo luce su vulva. Y, de acuerdo con la Dra. Streicher, esta ignorancia no es nada favorable para la salud vaginal porque al no saber cómo funciona su sistema reproductivo y cómo luce  en su estado natural, no podrán estar atentas a cualquier cambio de alerta médica.

“No tiene nada de malo tomar un espejo de vez en cuando para examinarla y ver que no tenga ninguna coloración o brote que no debería estar allí”, explica la gineobstetra. “Este buen hábito les permitirá acudir de inmediato al ginecólogo para ver si es que algo malo está pasando en esta zona del cuerpo”.

5. Practicar sexo seguro

Es responsabilidad de toda mujer sexualmente activa practicar sexo seguro para prevenir las enfermedades venéreas  (STD, por sus siglas en inglés).

“El uso del condón masculino o femenino es vital para evitar las enfermedades de transmisión sexual [herpes genital, gonorrea, sífilis y sida, entre otras]”, resalta la Dra. Streicher. “Igualmente, de sospechar haber estado expuesta a una de ellas, la mujer debe hacerse el examen de detección de  las STD, ya que el hecho de no tener síntomas no significa que no se tenga”.

6.  Estar al día con la prueba del Papanicolaou

Dependiendo de la edad, toda mujer debe estar pendiente y al día con las dos pruebas para detectar el cáncer al cuello uterino a tiempo: el Papanicolaou (Pap) o citología vaginal y la del virus del papiloma humano (VPH). Las nuevas directrices para la citología han quedado de la siguiente manera: para las mujeres de entre 21 y 29 años, el Pap debe hacerse cada 3 años y de entre 30 y 65 años cada 3 años si solo se tiene la citología y cada 5 años si se hace al mismo tiempo con la del VPH.

7.  Usar correctamente los tampones

De usar tampones en los días de menstruación, la experta insta a las adolescentes a tener el propósito de no olvidar ninguno de ellos dentro de la vagina para evitar infecciones innecesarias a causa de ello.

8. Buscar soluciones para la resequedad vaginal

La experta en sexología recuerda a las mujeres maduras, que están experimentando la menopausia, que tienen que hablar sin vergüenza con sus médicos sobre cualquier molestia que están sintiendo y que no les deja disfrutar de su vida sexual.

Hoy se tienen productos que contienen componentes de larga acción para combatir la resequedad vaginal, como son los de tipo bio-adhesivos, por ejemplo, que ayudan a reducir el dolor y las molestias durante el acto sexual.  “Las soluciones están disponibles, así que las mujeres solo tienen que hablar con sus doctores para ver cuál es la mejor opción para su caso en particular”, recalca la Dr. Streicher.

Igualmente, en las farmacias se tienen geles de venta libre para lubricar la vagina al momento del acto. De acuerdo a los expertos, los más recomendados son los elaborados a base de agua.