Martes 25 de Septiembre 2018

8 formas de ahorrar en la membresía del gimnasio

Ponerte en forma no tiene que costarte una fortuna
8 formas de ahorrar en la membresía del gimnasio
Si estás interesado en inscribirte al gym, checa cómo puedes gastar menos de lo pensado.
Foto: Pexels

Es principio de año y, para muchos, eso implica un compromiso renovado por mejorar la salud y el estado físico. Para los gimnasios o clubes deportivos también es el momento del año en el que desean inscribir a la mayor cantidad posible de personas recientemente motivadas. Por lo que suelen reducir precios en sus planes de membresía.

No obstante, si te perdiste de la ola inicial de inscripciones en el gimnasio, todavía puedes encontrar buenas oportunidades.

“Por lo general, puedes recibir el descuento más importante en la membresía del gimnasio cerca de fin de mes”, indica Andrea Metcalf, entrenadora certificada y promotora de salud en Chicago. Lo mismo sucede en enero o en cualquier mes del año. Metcalf indica que, hacia fin de mes, los clubes de fitness pueden necesitar impulsar sus cuotas de ventas mensuales, por lo que ofrecen tarifas inferiores para alentarte a inscribirte.

Otro buen momento para encontrar una buena oferta de membresía anual es durante el verano. Cuando hay buen tiempo, son pocas las personas que se inscriben en los gimnasios, por lo que estos reducen las tarifas para atraer a nuevos miembros.

Existen otras formas para ahorrar:

Inscríbete en un período de prueba. Llama a los clubes cerca de tu casa u oficina y solicita una prueba sin compromiso. La mayoría de los gimnasios te brindarán un pase de una semana para probar la instalación, indica Pam Kufahl, directora de contenido en Club Industry, un sitio web para profesionales del fitness. Visita el lugar en el horario en que probablemente harías ejercicio para ver cuánta gente va. Intenta participar en clases que te interesen, como yoga, pilates, spinning y entrenamiento con pesas. Asegúrate de revisar detenidamente el estado de las instalaciones, incluidas las máquinas de pesas, los vestidores y la piscina. Si puedes, pregunta a los miembros qué les agrada y qué no del club y consigue una copia de la lista de precios para que conozcas tus gastos mensuales.

Busca mejores precios en línea. Mientras decides en qué gimnasio te inscribirás, explora en Internet. Es posible que encuentres buenos precios en sitios web de fitness e, incluso, en sitios como Groupon, Living Social y Gilt City. Kufahl indica que estos buenos precios suelen incluir descuentos en clases o membresía del gimnasio.

Negocia un acuerdo. Cuando decidas cuál es el club donde te gustaría inscribirte, habla con el gerente en lugar de un vendedor. Es probable que pueda negociar un mejor precio de membresía para el gimnasio. Metcalf recomienda que consultes si recibirás un mes gratuito o no te cobrarán el cargo de inscripción, en especial si aceptas pagar la membresía anual por adelantado. Averigua también cuáles son los cargos por el pago mensual, para que puedas comparar el costo total.

Mientras estés negociando, intenta conseguir algunas bonificaciones adicionales sin cargo, como una evaluación de tu estado físico o una sesión de entrenamiento personal. Si la membresía incluye servicios que no utilizarás, como el cuidado de niños, clases o el uso de una piscina, solicita una tarifa reducida que no incluya esas opciones.

Sé flexible. Un club puede ofrecerte un descuento siempre y cuando aceptes utilizar las instalaciones solo fuera de la hora pico o en determinados días. Considera la oferta cuidadosamente. Las restricciones podrían valer la pena, en especial si puedes adaptarte a esos horarios fácilmente. Pero esas tarifas especiales, sin embargo, no suelen ser publicitadas, por lo que tendrás que solicitarlas.

Inscríbete en grupo. Muchos centros deportivos reducen sus tarifas mensuales para grupos numerosos. Una de las formas más fáciles de aprovechar este beneficio es a través de tu empleador. El Sporting Club at the Bellevue, por ejemplo, ha ofrecido descuentos a los empleados de tiempo completo de la Universidad de Temple. Pregunta en tu departamento de Recursos Humanos si tu empleador tiene acuerdos con los clubes locales.

Muchos clubes de fitness ofrecen descuentos por “familia” u “hogar” para 2 o más personas que vivan juntas. También podrías reunir a un grupo de amigos y preguntarle al gerente del gimnasio si estaría dispuesto a reducir el cargo para todo el grupo. Si no logras obtener un descuento, averigua si tu grupo puede recibir descuentos en servicios adicionales, como sesiones de entrenamiento personalizado para grupos pequeños, indica Kufahl.

Verifica los beneficios de tu seguro médico. Los planes de seguro de salud pueden proporcionar descuentos para las membresías de gimnasios. Algunos de los planes que ofrece United Healthcare, por ejemplo, han reembolsado hasta $ 240 dólares al año a los miembros inscritos en un centro de fitness participante. Llama al número de servicios para miembros de tu plan de seguro (suele aparecer al dorso de tu tarjeta del seguro de salud) o consulta a un experto en seguros del departamento de Recursos Humanos de tu compañía para ver si eres elegible para recibir un descuento. Verifica si hay algún requisito especial para obtener un reembolso; es posible que debas asistir a un centro una determinada cantidad de veces por mes.

Lee el contrato. Uno de los cargos más costosos que podrías tener es el cargo de cancelación del club. Aunque es posible que no puedas quedar exento del cargo, infórmate sobre los términos por anticipado para que no tengas que pagar una sanción por una membresía que dejes de usar. Es posible que debas informar al club que quieres cancelar la membresía con 2 meses de anticipación, por ejemplo, o presentar una carta legalizada para finalizar el contrato.

Ten en cuenta que esta ha sido un área de la que se han quejado los clientes de los clubes de fitness. A principios de mes, el procurador general de Michigan, Bill Schuette, dijo que hubo un  aumento significativo de reclamos de consumidores en su estado en relación con discrepancias entre lo que el personal de ventas les informó y lo que el contrato firmado garantizaba, en especial con respecto a los procedimientos de cancelación. El procurador general recomendó leer atentamente cualquier contrato que firmes, conservar una copia del contrato y mantenerte alerta a precios inusualmente bajos.

Revisa si los cargos de membresía han cambiado. Una vez que te inscribas en un club, querrás mantenerte al día con respecto a las tarifas mensuales o anuales del gimnasio. El club puede reducir sus precios, pero no disminuir las tarifas que cobra a los miembros existentes. Si ese es el caso, solicita al gerente si hay alguna forma de reducir la tarifa mensual.