Lunes 15 de Octubre 2018

Mantén la seguridad cuando uses un medicamento fuera de etiqueta

Una experta de CR explica que cuando los médicos recetan medicamentos para usos no aprobados, puede resultar beneficioso, pero también podría provocar problemas
Mantén la seguridad cuando uses un medicamento fuera de etiqueta
Recetar medicamentos no probados para ciertas afecciones no es un delito.
Foto: Pixabay

La mujer de mediana edad que llegó a una cita me dijo que otro médico le había recetado hidroxicloroquina (Plaquenil) para ayudarla con sus síntomas de la enfermedad de Raynaud. En esa afección, la exposición al frío hace que los vasos sanguíneos de los dedos de las manos y de los pies tengan espasmos, dejando los dedos fríos y entumecidos, y a veces azulados.

El Plaquenil, que se usa para reducir el dolor de las articulaciones y la inflamación, tiene la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el tratamiento del lupus y de la artritis reumatoide. Pero mi paciente insistió que nunca le habían diagnosticado ninguna de las dos afecciones.

Resulta que le habían dado una receta fuera de etiqueta. La aprobación de la FDA significa que las evidencias han mostrado que un fármaco es seguro y efectivo para una enfermedad o un síntoma específicos.

Pero muchos médicos (incluyéndome a mí), a veces, recetan un medicamento para otra indicación o para una población o un grupo de edad distintos de los cubiertos por la aprobación de la FDA.

Una investigación publicada en 2006 sugiere que un 20% de las recetas son recomendadas fuera de etiqueta. Y como la FDA está pensando en permitir que las compañías farmacéuticas publiciten los medicamentos para usos no aprobados, es probable que veamos más recetas fuera de etiqueta en el futuro cercano. Esto es lo que debes saber para obtener un tratamiento seguro y acertado.

Ventajas y desventajas del uso fuera de etiqueta

Las recetas fuera de etiqueta son perfectamente legales, y hay algunos buenos motivos para usarlas. Los médicos con frecuencia recurren a esas recetas para ayudar a los pacientes que no han respondido a medicamentos que tienen la aprobación de la FDA para su afección. A veces, como en el caso del Raynaud, no hay ningún medicamento aprobado por la FDA.

Los médicos también podrían sentir la tentación de recetar un medicamento fuera de etiqueta cuando las características de dos afecciones son similares. Sospecho que eso es lo que sucedió con mi paciente, porque a un pequeño número de las personas con Raynaud también les diagnostican lupus.

Pero las recetas fuera de etiqueta pueden tener desventajas. Por ejemplo, la investigación sugiere que puede aumentar el riesgo de algunos efectos secundarios, que es lo que le sucedió a mi paciente. Había estado experimentando picazón, un efecto secundario ocasional del Plaquenil, durante 3 años. Era tan grave que su piel estaba cubierta de cortadas y cicatrices por rascarse.

5 preguntas importantes

Para asegurarte de estar totalmente informado del estatus de tus medicamentos, sugiero que hagas estas 5 preguntas cada vez que te den una nueva receta:

¿Es este un uso fuera de etiqueta? Con frecuencia, los médicos no informan a los pacientes que están recomendando un medicamento para un uso fuera de etiqueta. De hecho, un 94% de los estadounidenses dicen que un médico nunca les ha dicho que su medicamento no estaba aprobado por la FDA para su afección, según una encuesta de Consumer Reports de octubre de 2016. Así que debes preguntar.

También puedes averiguarlo en Daily Med, que es parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Busca tu medicamento y luego haz clic en “indicaciones y usos” para ver si mencionan tu afección.

¿Dónde están las evidencias? Si tu médico te recetó un medicamento fuera de etiqueta, quizá tenga un buen motivo. Una sociedad médica profesional podría haberlo considerado como una opción segura y efectiva. O unas evidencias científicas sólidas podrían sugerir que es útil para tu afección.

Pero las recetas fuera de etiqueta cuentan con el respaldo de evidencia firme solo más o menos un 20% de las veces, según un estudio de 2016 de la revista JAMA Internal Medicine.  Y los pacientes que recibieron recetas para indicaciones fuera de etiqueta que carecían de evidencias firmes tenían un 54% más de probabilidades de experimentar un evento farmacológico adverso.

¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios? Debes hacer esta pregunta sobre cualquier receta nueva que recibas, pero es particularmente importante para los medicamentos fuera de etiqueta porque los riesgos potenciales son más altos.

En el caso de mi paciente, el efecto secundario que experimentaba (la picazón) desapareció cuando dejó de tomar el Plaquenil. Pero algunos efectos secundarios pueden provocar un daño potencialmente letal o permanente.

¿Hay opciones mejores? Si no te sientes cómodo con las respuestas a las preguntas anteriores, pregunta si hay medicamentos aprobados por la FDA para tu afección.

Y averigua si hay medidas no farmacológicas, como la fisioterapia o la psicoterapia, que podrían ser una opción. Estamos descubriendo que los tratamientos no farmacológicos podrían ser más efectivos para afecciones como el dolor de espalda, la depresión y el insomnio.

¿El seguro lo cubre? Si estás convencido de que el uso fuera de etiqueta es adecuado, llama a tu compañía aseguradora para asegurarte de que pagará el fármaco. La Parte D de Medicare podría requerir un proceso riguroso de autorización previa, o quizá no cubra tu receta fuera de etiqueta en lo absoluto.

Nota del Editor: Este artículo apareció originalmente en la edición de julio de 2017 de Consumer Reports on Health.