Martes 12 de Diciembre 2017

Las bondades del acondicionador

Conoce las razones por las que este producto no puede faltar tus pertenencias

Guía de Regalos

Las bondades del acondicionador
Ayuda a eliminar la estática y agregar cuerpo, brillo y textura a la vez que protege el sol.
Foto: Shutterstock

El acondicionador es uno de los productos esenciales para mantener una cabellera hermosa.

Su uso no se debe limitar al cabello maltratado, pues la gran variedad existente en el mercado te permite encontrar una fórmula que vaya de acuerdo a tus necesidades.

La peluquera Alis Tavares, destaca que este producto es esencial en la rutina de cuidado del cabello, sobre todo para quienes viven en el trópico, pues sirve para eliminar la estática y agregar cuerpo, brillo y textura a la vez que protege el Sol.

Estos acondicionadores vienen en diferentes fórmulas, pero todos son igualmente efectivos si se seleccionan correctamente para tu tipo de cabello. Lo importante es que contenga filtro solar para mantener el cabello protegido del Sol en todo momento.

Si tienes el cabello seco necesitarás un acondicionador que humecte la hebra y le de brillo. Estos por lo general contienen ingredientes como sábila, semilla de lino, proteínas, silicona, almendra, queratina y jojoba, entre otros ingredientes. Según Tavares lo importante es que este producto esté dirigido a aportar brillo y aceites a tu cabello.

Los cabellos normales deben evitar los que contengan aceites, explica Tavares. Por eso, deben buscar fórmulas a base de sábila, antioxidantes y humectantes para que el cabello mantenga su brillo natural.

Cuando se trata de un cabello grasoso, es importante seleccionar un producto liviano que no sea a base de aceite. Este debe aplicarse solamente en las puntas del cabello.

Si buscas avivar los risos o alaciar el cabello debes optar por una fórmula para texturizar. Si lo importante para ti es eliminar la porosidad del cabello o el frizado, un acondicionador con sábila o aguacate es ideal para ti. Este acondicionador debes aplicarlo luego de lavar, acondicionar y eliminar el exceso de agua del cabello. Vierte un poco de acondicionador en las manos y frota el producto para crear un poco de calor. Aplícalo en las puntas y ve subiendo sin llegar a la raíz. Luego, peina el cabello para esparcir el producto uniformemente.