Lunes 11 de Diciembre 2017

Cómo saber si es un resfriado o influenza

CR también te dice qué hacer cuando lo averigües

Guía de Regalos

Cómo saber si es un resfriado o influenza
Los síntomas de ambas enfermedades son completamente diferentes.
Foto: Shutterstock

Parece que ocurre cada año, más o menos en esta época. Empiezas a moquear o te duele la garganta, y te preguntas si es un resfriado o algo más grave, como la influenza.

Es importante saber a qué te enfrentas. Aunque muchos de los síntomas pueden ser similares, los tratamientos son muy distintos.

Se acerca el otoño y el invierno está en el horizonte: esto es todo lo que tienes que saber para evitar enfermarte en primer lugar, y qué hacer si contraes un resfriado o la influenza.

Conoce los síntomas

Con frecuencia, la gente confunde el resfriado común con la influenza, porque muchos de los síntomas son los mismos y se pueden aliviar con remedios sin receta.

Para ayudarte a descifrarlo, te ofrecemos una imagen de cada enfermedad. (Si estás leyendo este artículo en tu smartphone, te recomendamos que lo gires al modo de paisaje para ver bien las tablas a continuación).

RESFRIADO INFLUENZA
Inicio Gradual Repentino
Síntomas Dolor o irritación de garganta, escurrimiento nasal o nariz congestionada, estornudos, y por último la tos; fatiga. Escalofríos, tos seca, dolor de cabeza, dolores musculares, nariz congestionada, dolor de garganta, cansancio extremo, debilidad.
Fiebre Baja o ninguna De 100 °F o más alta
Gravedad Entre leve y moderada Más severa
Duración De una semana a 10 días, aunque la tos puede persistir varias semanas después de recuperarte. De una a dos semanas, aunque quizá te sientas débil y cansado durante varias semanas más.

La diferencia, y por qué es tan importante

Una pista importante sobre a qué te enfrentas es la rapidez con que los síntomas atacan. Si aparecen poco a poco, probablemente sea un resfriado. Si atacan y progresan con rapidez, probablemente sea la influenza.

Hay algunas diferencias importantes, como pudiste ver en la tabla anterior. Ambas son contagiosas. Pero si tienes influenza, es particularmente importante que limites el contacto con los demás, porque puede provocar una enfermedad grave o incluso la muerte en las personas más vulnerables, como las mujeres embarazadas, los niños menores de 2 años de edad, los adultos a partir de los 65 años de edad, y las personas con sistemas inmunitarios comprometidos.

Pero la mayoría de la gente no tiene que acudir al médico. Los antibióticos no ayudan; tratan infecciones bacterianas, no los virus.

Cómo prevenir un resfriado y la gripe

Es mucho mejor si puedes evitar enfermarte en primer lugar, en vez de intentar combatir un germen una vez que lo has contraído.

Así que lávate las manos con frecuencia y aléjate de las personas infectadas. Tener buena salud en general también puede ayudar a protegerte. Y la investigación muestra que el ejercicio regular podría ayudar a prevenir el resfriado común o al menos a reducir su duración.

Para prevenir la influenza, nuestros expertos recomiendan vacunarse contra la influenza cada año, y las autoridades de los Centros para el control y la prevención de las enfermedades (CDC) también recomiendan lo mismo.

Según los CDC, todas las personas a partir de los 6 meses de edad se deben vacunar, sobre todo las que cuidan a niños menores de 5 años, las mujeres embarazadas, los adultos a partir de los 65 años de edad, las personas que sufren de afecciones crónicas, los trabajadores del cuidado de la salud, y cualquiera que esté en contacto con alguien que pueda desarrollar problemas graves si contrajera la influenza.

Puedes vacunarte contra la influenza en el consultorio de un médico, en una clínica o en una farmacia. Intenta vacunarte antes de finales de octubre, si es posible, aconsejan los CDC.