Miércoles 22 de Noviembre 2017

Los vacíos legales en EEUU sobre el matrimonio infantil

El problema es tan grave que en países como Afganistán hay mejor legislación sobre este tema en comparación con EEUU
Los vacíos legales en EEUU sobre el matrimonio infantil
El matrimonio infantil es un grave problema en EEUU.

Si creías que el matrimonio infantil solo se veía en países de Oriente o en algunos otros sitios lejanos a Estados Unidos, lamentamos decirte que estás en un error, ya que de acuerdo con la organización Unchained At Last, en los últimos 15 años, cerca de 200,000 menores de 16 años en el país contrajeron nupcias de forma legal; de este total, había tres niñas de 10 años y un niño de 11.

Lo peor de esto es que dicha cifra podría ser aún más alta, ya que de acuerdo a esta organización que se dedica a investigar este asunto, 10 estados que conforman a la nación americana proporcionaron datos y estadísticas modificadas.

Una de las cosas más alarmantes que resalta en su informe Unchained At Last es que en comparación con Afgansitán, uno de los países con la tasa más alta de matrimonio infantil, tiene leyes más estrictas sobre este tema que de EEUU.

Por ejemplo, en aquella nación, los menores de 15 y 16 años pueden casarse si tienen el permiso de sus padres y de un juez, en cambio en Florida, el estado de EEUU con la tasa más alta de casamiento entre menores de edad, una niña embarazada puede hacerlo únicamente con la aprobación del juez, sin necesidad de la autorización de sus familiares.

En Virginia, por ejemplo, el año pasado se aprobó un proyecto de ley para no permitir más el matrimonio infantil; sin embargo, en este documento se realizó una excepción para chicos a partir de los 16 años, en donde sí se les permite.

En New Hampshire se rechazó un proyecto de ley para aumentar la edad legal para poder casarse a 18 años, ya que en este estado la tasa de adolescentes embarazadas o jóvenes soldados que querían contraer nupcias va en aumento, pero del otro lado de la moneda tenemos al estado de Nueva Jersey, en donde en mayo pasado el gobernador Chris Christie se negó a prohibir el matrimonio infantil, pues es considerado una “costumbre religiosa”.