Miércoles 18 de Octubre 2017

Cinco trucos para disimular las primeras canas

Chequea de qué otras formas puedes ocultar el paso del tiempo en tu cabellera
Cinco trucos para disimular las primeras canas
No necesariamente tienes que recurrir al tinte para tapar esas canas.

Algunas las ven llegar a los 20, otras afortunadas recién una o dos décadas después, pero lo cierto es que a todas nos sorprende el momento en que descubrimos que tenemos canas. Aunque algunas las lucen con mucho estilo y personalidad, la mayoría intentamos taparlas o disimularlas porque nos generan incomodidad. Suelen aparecer por primera vez en las sienes y la parte posterior de la cabeza para trasladarse luego a la zona de las orejas e ir poblando, lentamente, nuestra cabellera. ¿Qué podemos hacer para que pasen desapercibidas? Hay diferentes opciones según la cantidad que tengas. Los expertos nos dan algunos consejos:

En el mercado de belleza existen distintos productos que podemos usar en casa para disimular las canas. Entre ellos están: “los lápices tapa canas, los sprays que vienen en distintos tonos, los polvos, una pasta de color con aplicador tipo rímel hecha con espesantes y pigmentos y una barra de color que parece un lápiz labial, formulada con cera, alcohol, óleos y pigmentos. Todos se salen con los lavados. Utilizar shampoo en seco para levantar el volumen es otra opción práctica a generen cuenta”, asegura el estilista Daniel Veiga.

Cuando las canas son pocas, es decir, alrededor de un 20%, una buena alternativa es hacerse reflejos con gorra. La idea es que te tonalicen mechas finas y que la cana quede camuflada entre los matices del pelo. Las que no quieren pasar por el proceso de la gorra – veces molesta un poco-, también pueden elegir el sistema de papeles. El objetivo no es tanto tapar la cana sino mezclar los colores del pelo sin caer en la tintura. “También puedes optar por una iluminación con la técnica de Babylightsesto va a permitir disimular las canas y el retoque es cada cuatro meses aproximadamente”, indica Mariana Arakaki, asesora de Schwarzkopf Professional. ¿Y qué es la técnica Babylights? Una propuesta de coloración que permite precisamente iluminar y generar movimiento, pero de una forma muy natural: con mechas muy finas, dos tonos más claro que el color de base. Se realizan a partir de la técnica del balayage, tomando mechones muy finos repartidos a lo largo de la cabellera y coloreándolos de raíces a puntas. ¿El resultado? Un degradé suave pero integrado.

Una tercera opción es recurrir a las coloraciones sin amoníaco mejor conocidas como tono sobre tono. Cubren el 70% de las canas y no hay necesidad de retocar cada mes. Finalmente, si las canas están en la zona frontal y te animas, puedes hacerte un flequillo para que se camuflen mejor.

También hay algunos peinados que permiten “esconder” las canas cuando se encuentran en las raíces. “Las trenzas francesas o cruzadas son una buena opción; al ir intercaladas ayudan a disimular las canas. ¿Otras ideas? Cambiar la raya del cabello de lado: puede ser en zigzag, a un lado, o utilizar el pelo rizado. Además, usar pinzas o accesorios como cintas y pañuelos que sean llamativos y colocados al lado opuesto donde hay canas logran que la atención se fije en esos elementos y no en las canas”, dice Veiga.

Pero si ya formas parte de las que tienen canas en más del 50% de la melena, la mejor opción es volcarte a la tintura tradicional. Eso sí, además de elegir un buen salón donde hacerte la coloración y asegurarte de que los productos que utilicen sean de calidad, vas a tener que anotar un par de cuidados para que el color dure más tiempo y tu pelo no se vea afectado por el proceso químico. “Para el cuidado del color hay que focalizarse en el lavado, ya que es uno de los aspectos principales a la hora de hablar de despigmentación. Los shampoos deberán ser de un PH indicado para la porosidad de cada cabello y contener ingredientes que mantengan la cutícula sellada. Esto de vital importancia, ya que la cutícula contiene a los pigmentos de color para que no se fugen. El cuidado del día a día es fundamental para mantener la coloración; utilizar un buen shampoo y realizarse un tratamiento de reestructuración capilar cada 30 días es el ABC para mantener el color durante el mes”, asegura Daniel Veiga.