Domingo 19 de Noviembre 2017

Dedícale a tus hijos aunque sea media hora

Por qué los especialistas recomiendan 30 minutos al día como mínimo para estar con los chicos
Dedícale a tus hijos aunque sea media hora
Dedicarle 30 minutos de calidad a tu hijo será bueno para su desarrollo.

Jugar con los hijos es favorable para el desarrollo de su personalidad. Pero, ¿qué pasa si no nos da la vida o si nos aburre hasta el infinito? Muchos parecen tener la respuesta: media hora de exclusividad diaria, sin pantallas ni preocupaciones. Ahora bien, ¿se trata de un tiempo suficiente, o sólo es una estrategia para no lavar culpas?

Además de cuidar con amor a nuestros bebés e hijos chiquitos, de pasarnos noches sin dormir, de tolerar berrinches sin salir corriendo, de tenerles paciencia cuando juegan mientras comen, de atravesar épocas en las que todo es una batalla campal, o que responde que no a cualquier propuesta. Sí: además de todo eso, nos dicen que hay que jugar con nuestros hijos, que eso les hace bien, que lo necesitan para un buen desarrollo de su personalidad. Pero cómo puede ser, nos preguntamos, si mi mamá nunca jugó conmigo y yo soy relativamente normal. ¿También hay que jugar? ¿Cuándo? ¿Cuánto tiempo? ¿Por qué media hora?

Desconectarnos de todo para conectarnos

“Cuando hablamos de media hora de juego nos referimos a media hora de tiempo de calidad con el objetivo de mitigar un poco la vorágine de la vida cotidiana. Media hora es poco tiempo, pero nos garantiza treinta minutos de exclusividad”, apunta la licenciada Marisa Russomando, especialista en crianza y maternidad. Sin embargo, esta solución no implica la panacea de la crianza, sino un aporte pragmático: un tiempo en el que hacer algo con los hijos sin pantallas, sin celular, sin agenda, sin temas de trabajo.

El jugar no tiene que estar referido necesariamente a tomar el té con tacitas de juguete o a armar pistas de autos en miniatura, sino que se trata de adecuarse a lo que los hijos quieran hacer en ese momento. No se los puede obligar a jugar, pero sí se pueden compartir actividades que valen como tiempo de calidad. “Los adultos perdemos de vista que los niños juegan todo el tiempo porque es el modo que tienen para entender el mundo y comunicarse. Teniendo esto en cuenta, está bueno establecer el hábito de desconectar de todo y concentrar la mirada y el pensamiento en los hijos”, señala la licenciada Gabriela Nelli, de Alojar y Criar.

Las especialistas coinciden e insisten en afirmar que no se trata de desentenderse de los niños una vez pasada la media hora, sino de continuar en conexión con ellos a través de la disponibilidad. “Las utopías agotan y estar todo el tiempo encima de los niños tampoco es aconsejable, sí el estar disponibles, atentos a lo que ellos necesiten. La media hora sirve para tener un tiempo garantizado no como una obligación, sino como una oportunidad para conocerlos, para saber cómo son, qué les gusta, qué piensan, para entrar en su mundo”, continúa Russomando. No jugar por entretenimiento, sino para descubrir su individualidad.

Integrarlos en lo cotidiano

Al margen de la media hora, los padres podemos también sacarle partido a las tareas cotidianas para convertirlas en momentos compartidos con los hijos. “Todo puede ser tiempo de calidad: desde bañarlos hasta invitarlos a cocinar con nosotros, ir al supermercado o pasear al perro”, asegura la especialista de Alojar y Criar.

¿Entonces la media hora de juego sirve para lavar culpas y dejarnos la conciencia tranquila? Russomando explica que “en principio, el objetivo no es aliviar la culpa, pero que si los padres se sienten más tranquilos con los treinta minutos de exclusividad en la agenda diaria no está mal, más que nada porque lo que más necesitan los hijos es tener madres y padres serenos y en paz “.

El afán educativo

Pareciera que hoy todo tiene que ser didáctico y estimulante, porque son muchos los que creen que así criarán hijos superdotados, genios o exitosos. Ven al juego como una excusa para enseñar datos y más datos: los colores, los números, las formas, las letras. Un montón de información que el pequeño puede memorizar, pero que poco sentido le puede dar.

“Lo lúdico es un aprendizaje en sí. A través del juego, los niños incorporan el mundo entero, así que no hace falta agregarles más. Después irán a la escuela. El juego didáctico puede estimular, pero eso no significa que luego aprenderán más o mejor “, aclara la licenciada Gabriela Nelli.

En otras palabras, la media hora de rigor no es para bajar línea, sino que se trata de un momento dedicado a profundizar el vínculo afectivo. Tal como apunta y concluye Russomando “la media hora responde a la generación de confianza. El juego es el prólogo del diálogo. Es la excusa de cada etapa de la vida para encontrarse con el otro”.