Sábado 23 de Septiembre 2017

Pidió una hamburguesa que traía “ingrediente secreto” que resulta verdaderamente asqueroso

Una mujer pidió este platillo y notó algo crujiente y de textura extraña en su boca
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Pidió una hamburguesa que traía “ingrediente secreto” que resulta verdaderamente asqueroso
Un ratón se escondía dentro de la hamburguesa.

Vaya sorpresa, un tanto asquerosa, la que se llevó Ellen Manfalouti, una mujer de 46 años originaria del condado de Bucks, Pennsylvania, en Estados Unidos, cuando pidió una hamburguesa en la famosa cadena de restaurantes Chick-fil-A, misma que ha sido llevada a los juzgados.

Ellen narró en sus redes sociales que en los primeros bocados que le dio a la hamburguesa, notó algo extraño en su boca y pensó que la carne no estaba del todo asada. Pero su instinto le hizo abrir el bocadillo y tremendo susto se llevó cuando encontró un roedor muerto en él, y lo peor de todo es que ¡se había comido parte de él!

“Pude ver los bigotes y la cola… Tuve ansiedad y pesadillas, las cuales todavía tengo. El primer mes fue realmente malo”, comentó la mujer en una entrevista, quien no paró de gritar en el restaurante ante asqueroso hallazgo. De inmediato, fue llevada al hospital en donde se le suministró medicamentos vía intravenosa para evitar cualquier efecto secundaria. Ellen contó que tuvo molestias durante varias semanas, en donde debió someterse a una rigurosa dieta.

Ante la desagradable situación, Manfalouti decidió demandar a Chick-fil-A. Las autoridades, con todas las pruebas en mano, decidió iniciar un jucio en contra de esta cadena de fast food que en caso de salir en favor de Ellen, deberán de pagarle muchos miles de dólares, pues su abogado, Bill Davis, indicó que su cliente reclama más de $50,000 dólares por a la cadena de comida y a su dueño, Dave Heffernan, por daño moral y psicológico

Davis analizó este extraño “ingrediente” y el laboratorio confirmó que en efecto, dichos restos eran de un roedor, de una “rata o ratón”. Además, se cree que el cadáver de este animal pudo haber sido puesto de forma “intencional” en la hamburguesa, para así dañar la reputación de la marca, y también indican que existió “negligencia” en la inspección  y en los procedimientos de cuidado al cliente.

Hasta ahora, Chick-fil-A no ha difundido alguna respuesta oficial sobre dicho caso.