Lunes 23 de Octubre 2017

Atrévete a que “El Misionero” deje de ser una posición aburrida

Con iniciativa y echando mano de estos consejos acabarás con la monotonía
Atrévete a que “El Misionero” deje de ser una posición aburrida
Sal de la monotonía con estos consejos.

Depende del atrevimiento de cada pareja, los encuentros íntimos pueden ser tradicionales o atrevidos y arriesgados, esto gracias al sinfín de posturas sexuales que existen y que cualquiera puede poner en práctica.

A pesar de la gran variedad, hay una posición sexual que es considerada todo un clásico y que es amada por muchos y también, odiada por otros, ya que la consideran un tanto aburrida y conservadora. Nos referimos al “Misionero”, la cual, para muchos expertos en el tema, nadie se libra de experimentarla, pues tiene algo de “instintiva”.

“Cuando comienza el juego amoroso, con vistas a un encuentro erótico, los cuerpos se disponen casi espontáneamente buscando esa posición. Es una manera inconsciente de decir ‘somos humanos, nos miramos, nos descubrimos, nos queremos, nos elegimos, nos calentamos'”, explicó Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo.

Según Ghedin, las mujeres son quienes suelen considerar al “Misionero” como una posición sin chiste, ya que se encuentran debajo del cuerpo de los hombres, lo cual le da a ellos tener el absoluto control de los movimientos.

Para que esto no suceda, el experto en el tema sugiere realizar cinco pasos para que esta postura sexual dé un giro en radical  deje de ser un tanto monótona y aburrida por algo que realmente genere gran placer a la pareja:

1) Hay que realizar diversos movimientos con el cuerpo porque si no estás activo, por ende, tendrás un encuentro aburrido.

2) Coloca una almohada en la zona lumbar, lo cual hará que puedas moverte con facilidad.

3) Mueve la cadera de arriba a abajo y también realiza movimientos de rotación.

4) También puedes hacer movimientos con las piernas. Extiéndelas y flexiónalas constantemente.

5) Una sesión de besos y caricias mientras están en esa posición puede resultar muy excitante.