Martes 12 de Diciembre 2017

Cómo saber si tu vagina está “deprimida”

Una de cada cuatro mujeres en EEUU, sin importar la edad, padecen de este problema

Guía de Regalos

Cómo saber si tu vagina está “deprimida”
A la vulvodinia también se le conoce como vagina deprmida.

Aunque no lo creas y te suene como a un capítulo de alguna serie exclusiva para mujeres, al igual que tú, tu vagina puede pasar por episodios de depresión.

¿Cómo es esto posible? Medicamente, a este trastorno de la vagina se le conoce como Vulvodinia y por lo general, se presentan episodios de dolor, ardor intenso, comezón en la zona, aunque de primera instancia pareciera que no hay alguna infección u otra condición que pudiera generar dichos malestares.

Quienes tienen una vagina “deprimida” suelen sentir alguno de estos síntimas con el mínimo contacto en la zona, ya sea a la hora de colocarse un tampón o durante el acto sexual, el cual se convierte en una verdadera y terrible pesadilla.

La doctora Vanessa Mackay, portavoz del Colegio Real de Obstetras y Ginecólogos, explica que hasta ahora, no se ha encontrado qué puede provocar una vulvodinia, pero se cree que se da por un problema que hay en las terminales nerviosas en el área genital femenina, y es complicado de diagnosticar, ya que puede confundirse con algún otro mal con síntomas similares.

Según algunas estadísticas, una de cada cuatro mujeres en Estados Unidos podría sufrir de vulvodinia en algún momento de sus vidas, sin importar edad, ya que pueden presentarlo desde niñas hasta ancianas.

Trucos simples, como cambiar su ropa interior a 100 por ciento de algodón, y el uso de faldas sueltas y pantalones puede ayudar.

Si sufres de una vagina “deprimida”, la doctora Mackay recomienda utilizar ropa interior 100% de algodón, usar prendas holgadas, no utilizar productos de higiene perfumados, evitar tocar la zona, cambiar de posiciones sexuales. También se pueden recurrir a algunos geles y lubricantes, así como medicamentos que proporcionan alivio. En casos extremos será necesario tomar terapia e incluso someterse a una cirugía para erradicar el problema.

“Vivir con una condición dolorosa a largo plazo como la vulvodinia puede ser frustrante y estresante. Los antidepresivos han demostrado ser beneficiosos, no sólo para la depresión, sino para el tratamiento del dolor nervioso”, indicó la especialista.