Sábado 18 de Noviembre 2017

El verano se presta para ser voluntario

Actividades que se pueden ejecutar con los hijos para inculcarles el servicio hacia los demás
El verano se presta para ser voluntario
Estudios han comprobado que los niños que participan en servicios de voluntariado son menos propensos a involucrarse en comportamientos riesgosos

Servir comida a alguien en necesidad, ayudar a un vecino de edad avanzada con la limpieza del jardín, sembrar árboles dentro de una campaña de embellecimiento de un parque comunitario o colectar artículos para donarlos a las organizaciones que sirven a los desventajados.

Estas son algunas de las actividades que los padres con sus hijos pueden realizar como voluntarios en los diversos programas disponibles durante el verano, o cualquier otra estación de año, con el objetivo de servir a los demás.

Y para estas acciones desinteresadas no se requiere gastar dinero sino poseer un buen corazón y el interés de trasmitirle a los hijos la pasión del servicio humanitario, algo en que los hispanas de Estados Unidos no se quedan atrás.

Y es que de acuerdo con una nueva encuesta sobre el voluntariado, dirigida por StateFarm como parte de su iniciativa Neighborhood of Good, los hispanos de Estados Unidos “valoran la oportunidad de hacerse voluntario” y lo hacen especialmente por las siguientes razones:

  • Casi tres cuartos (64%) dijeron que se hacen voluntarios porque sienten que es importante ayudar a los demás. Ellos quieren apoyar a una causa específica o relación interpersonal valiosa.
  • Casi la mitad (41%) valoran el voluntariado porque les permite adquirir una nueva perspectiva de las cosas.
  • El 33% creen que servir como voluntario en una organización es tanto o más importante que brindar una contribución o donación financiera.
  • Casi la mitad (41%) prefieren ser voluntarios cerca de su hogar, en su vecindario o dentro de sus comunidades en lugar de hacerlo a un nivel regional, estatal, nacional o incluso internacional.
  • Ayudar a un vecino con un proyecto del hogar es una de las tres actividades principales que son consideradas como voluntariado por los hispanos en Estados Unidos. Y cerca de uno de cada tres se ofreció el año pasado a servir voluntariamente para un vecino.
  • La encuesta también reveló que las instituciones religiosas están entre las principales organizaciones beneficiarias del voluntariado hispano con un 25 por ciento de los encuestados que informa haber participado en voluntariado basado en la fe religiosa.
  • El 76% de los hispanos en Estados Unidos prefieren ofrecerse como voluntarios en persona versus hacerlo en línea o a través de una oportunidad en el área digital.
  • El 74% por ciento de los hispanos en los Estados Unidos informaron que les gustaría ser voluntarios en un gran evento grupal junto a personas conocidas.

Beneficios del voluntariado a temprana edad

De acuerdo con la psicoterapeuta Anabel Castrezana, vinculada a Kaiser Permanente Santa Ana, el a temprana edad “inculca en los menores unos valores que serán claves en su desarrollo personal y académico, así como en su desempeño laboral como adultos”.

Y esto se debe a que la actividad les enseña tempranamente la importancia de asumir y cumplir con un compromiso con puntualidad, responsabilidad y perseverancia. Fuera de ello, al ver las carencias de las personas a quienes sirven durante su voluntariado, aprenden a valorar lo que tienen.

Estudios han comprobado que los niños que participan en servicios de voluntariado son menos propensos a involucrarse en comportamientos riesgosos”, afirma Castrezana. “Además, les enseña a ver cómo sus buenas acciones pueden tener resultados positivos en la vida de otros”.

Ideas de voluntariados a realizar

Para que las familias aprovechen el verano para ofrecerse como voluntarios, State Farm ofrece las siguientes ideas:

  • Convertir el voluntariado en una actividad familiar. Para ello, se le debe pedir a los niños e integrantes adultos de toda la familia directa y extendida que seleccionen una causa familiar, como el ayudar a proteger perros en un refugio cercano, un jardín comunitario, etc.
  • Inscribirse en los programas de visitas a las residencias de ancianos o un centro de vivienda asistida.
  • Celebrar el legado familiar encontrando iniciativas de caridad que benefician a los menos afortunados en otros países. Muchos grupos y organizaciones de iglesias ofrecen oportunidades para crear un impacto en comunidades de toda Latinoamérica.
  • Inscribirse como familia para ser voluntarios en una caminata o carrera benéfica. Los niños pueden repartir agua o refrigerios y animar a los participantes.
  • Al celebrar una ocasión memorable como una graduación o un cumpleaños, considere pedir donaciones en lugar de regalos, llenar un paquete de ayuda y donar a un refugio de la localidad u otra persona necesitada.

Las familias pueden encontrar oportunidades para hacerse voluntarios en lo que queda del verano en NeighborhoodofGood.com.