Jueves 14 de Diciembre 2017

Ni ‘Team Mom’, ni ‘Team Dad’

Consejos para proteger la salud emocional de los hijos durante el proceso de divorcio

Guía de Regalos

Ni ‘Team Mom’, ni ‘Team Dad’
Los estudios en torno al divorcio han determinado que la salud emocional de los hijos se ve afectada cuando los padres en lugar de protegerlos, los involucran en el proceso.

A dos años de haberle pedirle el divorcio al “sweet heart” de su adolescencia, con quien estuvo casada por 17 años, Marcela Solís considera que lo más difícil del proceso fue cuidar de la salud emocional del hijo que comparten.

“Mi hijo [hoy de 7 años] es un niño muy feliz y con mi ex estuvimos de acuerdo de poner por encima de nuestras diferencias su felicidad y estabilidad emocional”, cuenta la mexicoamericana de 40 años, originaria de Los Ángeles y residente de Glendora (California). “Por eso decidimos tener un divorcio en buenos términos, que ha sido bastante saludable para ambos y el niño”.

Y es que como señala la psicoterapeuta Anabel Castrezana, vinculada a Kaiser Permanente de Santa Ana, “aunque todo divorcio —de buenos o malos términos— resulta agotador y estresante para la pareja, los hijos que hay de por medio son quienes más se alteran emocionalmente cuando los padres, en lugar de tomar las medidas estratégicas para protegerlos, los involucran en los conflictos que usualmente se crean”.

La abogada de divorcios Jacqueline Newman (www.Jacquelinenewman.com), basada en Nueva York, corrobora lo dicho por Castrezana al asegurar que cuando los hijos se involucran en un divorcio y uno de los padres trata de usarlos como “peones de su interminable batalla”, se da la perfecta receta para “el desastre”.

“Hay que hacer todo lo posible para mantener a los hijos fuera del divorcio”, resalta Newman, autora del libro “Soon to Be Ex: A Guide to Your Perfect Divorce & Relaunch”. “[Los padres] tienen que sacrificar sus sentimientos personales de querer contarles todo lo que está pasando para que se pongan de su lado y lleven, ya sea, la camiseta ‘Team Mom’ o ‘Team Dad’. En lugar de ello, deben detenerse en el camino, hacer un alto y mantener la calma”.

La experta en leyes familiares y de mediación agrega que las probabilidades que los niños salgan bien se logran cuando “los padres se enfocan en los intereses verdaderos de sus hijos” durante el proceso del divorcio.

Algunos consejos

Estando consciente de que el proceso no es nada fácil, Newman ofrece estos consejos a los padres durante lo que puede ser un tiempo traumático para los hijos:

1. Explicarles que cuentan con el amor incondicional de ambos padres

Cuando los hijos están confiados y seguros que sus padres los aman y saben que —sin importar qué está pasando— ese amor es inquebrantable, entonces los menores serán capaces de salir adelante durante el proceso del divorcio, así como en cualquier otra etapa de sus vidas, asegura Newman.

Y es que para una buena salud emocional, los hijos de los padres divorciados (o en proceso de divorcio) necesitan tener muy claro que cuando se encuentran disfrutando del tiempo que le corresponde a uno de los padres, ambos progenitores  los están amando durante ese mismo tiempo.

2. No ponerlos a escojer entre los padres

Durante su práctica como abogada de divorcios, Newman se ha encontrado con padres que dicen que dejan que sus hijos decidan con qué papá desean pasar unas vacaciones y no saben que esa idea “es terrible”.

”En primer lugar, el darle a los niños tal poder les da pie para que sean manipuladores”, acentúa la abogada. “Esto puede implicar, por ejemplo, que digan que si sus demandas no se cumplen pasarán las vacaciones con el otro padre”.

En segundo lugar, la acción también puede causar gran ansiedad en los niños, ya que, en esencia, “se le está preguntando a los menores con quién preferirían estar [en sus vacaciones]”.

“Los padres [divorciados o en proceso de divorcio] necesitan ser los padres. Son ellos quienes deben decidir con quién van a pasar los días festivos [sus hijos]”, asienta Newman.

3. No tratarlos como un amigo

Sin importar qué edad tengan los hijos, la abogada asegura que estos no son las personas en las que los padres deben confiar, apoyarse, quejarse u ofrecer información sobre los procedimientos del divorcio.

“Los hijos no debe saber el nombre del abogado o el juez [que lleva el proceso], y no deben tener acceso a la manutención de niños que está recibiendo o pagando uno de sus padres”, dice Newman.

4. No hablar mal de la expareja delante de ellos

Hablar mal del ex delante de los hijos podría ser contraproducente para el padre que lo hace, ya que ellos podrían sentirse enojados y edificar un sentimiento de rencor contra éste.

“Los niños solo quieren estar protegidos, seguros y vivir felices en su mundo de niños. Ellos no quieren entrar en el mundo de los adultos y [los padres] deben evitar esto a toda costa”, concluye la experta en leyes. “Hay que hacer todo lo que está al alcance para crear un frente unido con la expareja y demostrarle a los hijos que, a pesar de que ya no son cónyuges, todavía son y serán siempre sus padres amorosos”.