Viernes 28 de Julio 2017

¿Se te encarnan los vellitos después de depilarte?

3 consejos para solucionar un problema que es más común de lo que crees
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
¿Se te encarnan los vellitos después de depilarte?
Los vellos encarnados son más que un problema estético

No hay por qué sentirse avergonzada, es habitual y hay cuidados que puedes tener. Acá te daremos algunos trucos para evitarlos y otros para solucionar el problema si ya lo padeces, lo importante es que tengas en cuenta que esto no es un tema netamente estético, tiene que ver con el cuidado de la salud de tu piel.

En primer lugar es importante que analices nuevas formas de depilación, la debilitación de los vellos tiene sus pro y sus contra. Lo bueno, es que no los verás tan seguido pues esto frena su crecimiento; lo malo es que cuando crecen no tienen suficiente fuerza para abrir los folículos, por lo que se pueden encarnar. Grasas y otras impurezas pueden ser otras de las causas de que tus vellitos no salgan a la luz.

Por lo anterior es importante que tengas en cuenta estas sugerencias:

  1. Antes y después de cualquier depilación, limpia bien el área, de tal forma que los folículos capilares no reciban impurezas que pueden causar infecciones más adelante.
  2. De vez en cuando exfolia tu piel, aparte de ser una forma de suavizarla, es una clave de limpieza que sobre pasa los efectos del agua y el jabón. Las exfoliaciones ayudan a remover céulas muertas o excesos de grasa que pasan desapercibidos, es fácil acostumbrarse a ellos pero una vez hagas la limpieza profunda, notarás la diferencia.
  3. Si ya sufres de este mal evita intentar sacarlos a presión, como exprimiéndolos, solo vas a empeorar el problema pues el área tiende a irritarse e infectarse. La mejor solución si los ves aparecer, es que con agua tibia ablandes la zona en la que se encuentra, después la desinfectas con un poco de algodón con agua oxigenada o alcohol, si el vello está muy profundo suaviza el área con piedra pómez y desinfecta de nuevo, una vez veas la punta del vello extráelo con unas pinzas depiladoras previamente desinfectadas. La solución parece larga y tediosa, pero es mejor ser paciente y hacer el proceso como se debe, así evitas crear marcas en tu piel. Una cicatriz que recibe la luz del sol puede llegar a ser imborrable.