Sábado 22 de Julio 2017

El acné también es cosa de adultos

Experta en dermatología explica por qué se da, cómo prevenirlo y tratarlo
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
El acné también es cosa de adultos
Se estima que entre un 15% y 30% de la población mayor de 25 años tiende a padecer algún tipo de acné tardío, siendo las mujeres las más afectadas.

El acné no afecta solo a los adolescentes, los mayorcitos también lo sufren, siendo las mujeres las más afectadas.

“El acné adulto aparece comúnmente después de los 20 años de edad y se da especialmente en las mujeres que entran en la etapa de la menopausia”, dice la Dra. Bertha Baum, especializada en dermatología y basada en Miami, Florida. “Y, quienes lo padecen, necesariamente no tuvieron que haber sufrido de acné durante la adolescencia o preadolescencia”.

Se estima que entre el 15% y el 30% de la población mayor de 25 años tiende a padecer de algún tipo de acné tardío.

Durante la adultez, este problema se genera por varios factores.

“Al igual que el acné juvenil, el componente hormonal es el más determinante”, especifica la Dra. Baum. “También influyen los niveles de estrés y ansiedad, la genética y los productos cosméticos que se aplican en la piel, cuyos componentes favorecen la inflamación y la producción de grasa”.

Estudios de la Academia Americana de Dermatología también ha determinado que el tabaquismo, los malos hábitos de higiene facial, el uso de ciertos medicamentos y el consumo de alimentos cargados de glucosa (tales como los dulces, el arroz blanco, el pan y la pasta elaborada con harina blanca) también lo causan.

Características principales

A diferencia del acné juvenil, que suele manifestarse con espinillas o granos que se sitúan en la zona de la frente y nariz, el acné en los adultos se manifiesta con granos o bultos más grandes, profundos e inflamados, que no responden tan fácilmente como el juvenil a los tratamientos que lo combaten.

“Las posibilidades de que el brote del acné adulto deje cicatriz es mucho mayor que el del acné juvenil”, denota la dermatóloga. “Por ello hay que darle pronta atención y evitar apretarlo con las uñas”.

El acné tardío en la mujer adulta suele localizarse alrededor de las comisuras de los labios, el mentón y el cuello.

Cómo evitarlo

La Dra. Baum señala que las personas que están predispuestas a padecer de acné deben usar cosméticos, protectores solares y productos para el aseo facial cuyas etiquetas incluyan las  palabras de “no comedogénicos”, “noacnegénicos” o “libres de aceite”.

“Está es una de las más medidas preventivas más importantes, al igualmente que el evitar los exfoliantes, astringentes y tonificantes que secan innecesarios para la piel”, agrega la especialista.

El lavarse el rostro por lo menos dos veces al día es una de las medidas que previenen el brote del acné juvenil y adulto./Shutterstock

También lo es el lavarse la cara por lo menos dos veces al día y el tratar de mantenerse lo más hidratado y fresco posible en los días de mucho sol, humedad y altas temperaturas.

“Bajo estas condiciones climatológicas las personas sudan y ese sudor, combinado con la mugre ambiental que se queda atrapada en el rostro, se da una condición muy propicia para promover la exacerbación de espinillas y barros”, detalla la dermatóloga.

Y para prevenir las cicatrices y manchas en las zonas afectadas por el acné se debe evitar las acciones de apretar o reventar los barros con las yemas o uñas de los dedos.

Tratamientos

Igual como el acné juvenil, el adulto se trata comúnmente con una combinación de pastillas y cremas que contengan, por ejemplo, ingredientes como el ácido salicílico o benzoyl peroxide.

“Y si la persona por embarazo o una condición médica no puede tomar pastillas, entonces acudimos a la llamada terapia de luz [de tono azul o rojo], con la que se trata la piel sin provocar ningún tipo de irritación, invasión ni absorción del organismo”, resalta la Dra. Baum.

Los avances de la tecnología han permitido que la luz roja o azul usada en los consultorios de los dermatólogos para tratar el acné esté a disposición del público en general a través de lápices o máscaras, de fácil uso, como es el caso del lápiz Light Therapy Acne Spot Treatment de Neutrogena, que en la actualidad se está vendiendo en diversas farmacias y tiendas populares del país.

Los nuevos lápices y máscaras de terapia de luz (ya sea roja o azul, o combinada) ayuda a ayudar a bajar la inflamación y la bacteria, dos componentes básicos en la producción del acné./Cortesía Neutrogena

“Las máscaras y lápices con la luz para combatir el acné han estado a disposición de los ciudadanos de varios países europeos hace varios años atrás, pero hasta hace muy poco entraron en el mercado de Estados Unidos”, resalta Baum. “Y realmente son productos efectivos en el tratamiento del acné ya que su luz ayuda a bajar la inflamación y la bacteria, dos componentes importantes en la exacerbación del acné”.

Medidas preventivas

Tanto la Dra. Baum como la Academia Americana de Dermatología (AAD) recomiendan seguir estos consejos para prevenir, tratar y minimizar el acné juvenil y el acné adulto:

  • Lavarse la cara al menos dos veces al día con un jabón suave para retirar la grasa, mugre y contaminantes ambientales que cierran los poros.
  • Usar solamente maquillajes, artículos de belleza, cremas limpiadoras o hidratantes y bloqueadores solares con componentes “no comedogénicos”. Es decir, que no contengan ingredientes que puedan obstruir los poros.
  • Lavarse el rostro con suavidad, ya que la limpieza vigorosa puede irritar la piel y empeorar el brote del acné.
  • Usar cosméticos y bloqueadores solares sin aceites.
  • Mantenerse lejos de los astringentes a base de alcohol, que eliminan la humedad natural de la piel.
  • Evitar llevarse las manos a la cara y tratar de que el cabello no caiga sobre el rostro, ya que su grasa puede engrasar la piel.
  •  Llevar una dieta alta en alimentos ricos en antioxidantes, agua y fibra.
  •  Establecer una rutina constante de ejercicio y no fumar.
  • Seguir con constancia el tratamiento contra el acné que el dermatólogo ha indicado, para cada caso en particular, para lograr sus efectos.