Miércoles 18 de Octubre 2017

La regla de los diez segundos

Son segundos que te pueden cambiar la vida o por lo menos evitarte muchos problemas
La regla de los diez segundos
La capacidad que tiene el ser humano para pensar y analizar las cosas es tan increíble que en diez segundos podemos cambiar de parecer./Shutterstock

¿Te ha pasado que has dicho algo y te has arrepentido inmediatamente? ¿Qué tal escribir un mensaje y al volverlo a leer (una vez enviado) te das cuenta que fue un error? Creo que todos hemos sido víctimas de uno de estos llamados ‘impulsos’.

Es tan grave el problema que hasta la red social ‘Whatsapp’ habilitó una función en su plataforma que te permite borrar o mejor dicho cancelar el envío de un mensaje. Claro está, si la persona a quien se lo enviaste todavía no lo leyó. Todos estos dolores de cabeza se podrían evitar si en la vida implementáramos la regla de los diez segundos. Si, segundos que te pueden cambiar la vida o por lo menos evitarte muchos problemas.

¿Quieres subir el tono de tu voz? Cuenta hasta diez.

¿Quieres contestarle un mensaje a alguien que te ofendió? Cuenta hasta diez.

¿Quieres compartir un secreto? Cuenta hasta diez.

La capacidad que tiene el ser humano para pensar y analizar las cosas es tan increíble que en diez segundos podemos cambiar de parecer, modificar nuestra estrategia o de plano, asegurarnos que lo que estamos haciendo o diciendo es lo correcto.

Bien dicen que con una palabra tenemos el poder de construir o hasta destruir una relación. Entonces, ¿no sería inteligente escoger bien cada una de las palabras que utilizamos? Entiendo perfectamente que es difícil controlar lo que queremos decir o como queremos reaccionar especialmente cuando sentimos que nos están lastimando, sin embargo, es vital pensar un poco más allá y ver las consecuencias.

Aquí tres factores que puedes considerar durante esos diez segundos:

  1. ¿Qué vas a lograr?

Si realmente crees que puedes lograr un cambio significativo y de paso, conseguir la resolución que buscas, pues entonces quizás estés en lo cierto.

  1. ¿Vale la pena?

Coloca en una balanza el resultado. Si crees que independientemente del resultado que consigas, sigue siendo igual de importante para ti, la decisión queda en tus manos.

  1. ¿Lo repetirías?

Si después de que pasen los diez segundos, todavía consideras que actuarías de la misma manera, tal vez no estás tan equivocado.

Aunque en la vida sería ideal poder tomarnos unos segundos antes de tomar cada decisión, todos sabemos que no siempre es posible. Sin embargo, cuando lo sea, ¡aprovéchalo! No te quita nada respirar despacio y en tu mente contar hasta diez antes de como dicen por ahí, “meter la pata”.

Espero tus comentarios y te invito para que quedemos conectados por redes sociales,

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa