Viernes 21 de Julio 2017

Esto es lo que le pasa a tu cerebro cuando terminas una relación

Se comprobó que una pareja de años puede crear interconexiones cerebrales que necesitan tiempo para poder romperse
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Esto es lo que le pasa a tu cerebro cuando terminas una relación
Esa tristeza indefinible luego de una ruptura es culpa del cerebro.

Seguramente que para muchos, no hay experiencia más dolorosa en la vida que atravesar por una ruptura amorosa, ya que no solo es dejar a un lado a la persona que se ama, sino que genera un gran sentimiento recordar aquellas cosas que vivieron juntos y sobre todo, los anhelos o sueños construidos a lo largo de meses o años.

Es muy probable que si terminaste un noviazgo que duró varios años sientas, literalmente, que vas a morir, ya que científicamente se ha comprobado que las parejas duraderas logran desarrollar memorias que se interconectan, lo cual crea un sistema del que dependerán ambos.

Justamente, cuando el amor llega a su fin, esa “desconexión” es la que se vuelve altamente dolorosa. El organismo reacciona a esa “costumbre” o dependencia de la otra persona, creando un proceso muy similar al que vive un adicto que está en tratamiento para dejar ciertas substancias.

Pero, en concreto, ¿que le pasa al cerebro cuando vives una ruptura amorosa?

Cuando se vive esa experiencia, se activan procesos neuronales en particular en el cerebro, los cuales hacen que todo nos recuerde a “aquella persona”. Los llamados sistemas de recompensa esperan seguir recibiendo amor por parte del otro, pero al no obtenerlo, lo que sucede es que entra en una confusión difícil de explicar. Eso es lo que haría que muchos actúen de forma compulsiva, debido a todas las sustancias químicas que está liberando el cerebro.

También, la actividad cerebral cambia cuando se vive una ruptura amorosa, por lo que es normal sentir dolor físico, ya que se genera cierta actividad relacionada con ello y con la angustia. Así que es altamente probable que quienes no soporten el estrés a su máxima potencia, sufran de la llamada miocardiopatía de takotsubo, o lo que es mejor conocido como dolor del corazón roto.

Pero no todo está perdido, ya que tu cerebro solo necesitará un poco de tiempo para volver a la normalidad.