Lunes 24 de Julio 2017

Los medicamentos que contienen los suplementos alimenticios

Estos productos podrían contener ingredientes sorprendentes
Sigue a Para Ti Mujer en Facebook
Los medicamentos que contienen los suplementos alimenticios

Podrías pensar que los suplementos dietéticos ofrecen una alternativa más natural a los medicamentos para problemas como niveles altos de colesterol. Pero “algunos contienen ingredientes que realmente son medicamentos”, dice Marvin M. Lipman, M.D., consejero médico en jefe de Consumer Reports.

¿Pero, cómo? En algunos casos, hay substancias que se presentan de forma natural que son químicamente idénticas a algunos fármacos, y en otros casos los fabricantes agregan medicamentos ilegales o de receta médica, de forma incorrecta, a sus suplementos. No se requiere que los fabricantes comprueben que sus productos son seguros o que funcionen como se promocionan antes de que lleguen al mercado.

Y la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) por lo general no evalúa suplementos para asegurarse de que contengan solo los ingredientes mencionados en la etiqueta, así que los medicamentos no declarados en la etiqueta, a menudo no se detectan.

“Los investigadores han descubierto que hay suplementos que contienen medicamentos que requieren de receta médica, o fármacos prohibidos y otros productos farmacéuticos, que nunca han sido probados en humanos,” dice el experto en seguridad de suplementos dietéticos, Pieter Cohen, M.D., un profesor asistente en Harvard Medical School. Estas sustancias podrían interactuar con los medicamentos que tomas, causar efectos negativos o llevarte a ingerir dosis peligrosamente altas.

Esto es lo que necesitas saber sobre 4 tipos de suplementos en los que se han encontrado medicamentos:

Para reducir el colesterol

Los suplementos de arroz de levadura roja se promocionan como una forma de reducir el colesterol “malo” o LDL. Podrían hacerlo, porque algunos contienen cantidades sustanciales de monacolin K, un químico idéntico a la estatina lovastatina, un medicamento que requiere de receta médica (Mevacor y genérico).

Pero igual que las estatinas, estos productos pueden causar problemas musculares, hepáticos y renales. “Y si ya estás tomando estatinas, agregar arroz de levadura roja aumenta tu riesgo de padecer de esos efectos secundarios,” dice Lipman. “Pero a diferencia de las estatinas que contienen dosis conocidas, la cantidad de monacolin K en los suplementos puede variar enormemente de píldora a píldora.”

Mejoramiento de la satisfacción sexual

Un estudio de 150 suplementos sexuales, publicado en la revista científica Journal of Pharmaceutical and Biomedical Analysis en 2015, descubrió que el 61% estaban adulteradas con medicamentos. Algunos de los ingredientes no estaban aprobados ni habían sido analizados, además los medicamentos para la disfunción eréctil (ED) que requieren de receta médica como sildenafil (Viagra), tadafil (Cialis) y vardenafil (Levitra) también se encontraron en estos suplementos con frecuencia.

Los suplementos que contienen medicamentos para la ED que requieren de receta médica pueden causar mareo, dolor de cabeza, sofocos, malestar estomacal y visión borrosa. También pueden llevar a una presión sanguínea peligrosamente baja y causar la muerte al combinarse con medicamentos cardíacos como nitratos o nitroglicerina.

Pérdida de peso y fisicoculturismo

Tan solo en 2015, se descubrió que al menos 53 suplementos para la pérdida de peso contenían medicamentos, incluyendo 2 que la FDA sacó del mercado debido a riesgos de salud: el medicamento sibutramina para perder peso que requiere de receta médica, y el laxante llamado fenolftaleína.

A menudo no hay forma de saber con seguridad qué contiene un producto con solo leer la etiqueta, pero podrías detectar algunas pistas. Por ejemplo, un estudio mostró que los suplementos que muestran el ingrediente acacia rigidula a veces contienen una sustancia acelerante llamada beta-metilfentilamina. Y la droga estimulante metilsinefrina (también llamada oxilofrina) se ha encontrado en las etiquetas.

Otro pista:  Ver “DMAA” y “extracto de geranio” en las listas de ingredientes son el código de la dimetilamilamina, una sustancia de la cual se sospecha que haya causado la muerte de 2 personas en 2011. Estos medicamentos pueden provocar toda una serie de efectos secundarios, desde un incremento en la presión sanguínea hasta problemas cardiovasculares y ataques cardíacos. También pueden interactuar de forma peligrosa con algunos medicamentos que requieren de receta médica.

Para mejorar la memoria

Ciertas etiquetas en los suplementos que dicen estimular al cerebro enlistan medicamentos como la vinpocetina, utilizada para tratar ataques cerebrales y deterioros cognitivos en China, Alemania y Rusia. No es un medicamento aprobado en Estados Unidos; pero debido a una peculiaridad en la ley, se permite en los suplementos dietéticos. (La FDA está revisando la sustancia, así que esto podría cambiar).

La vinpocetina está presente en alrededor de 375 suplementos vendidos en Estados Unidos de acuerdo con Natural Medicines, una base de datos compilada por el Therapeutic Research Center. Un estudio de 2015, liderado por Cohen y publicado en la revista científica Drug Testing and Analysis, descubrió que muchos productos contenían dosis que requerían de una receta médica. El equipo de Cohen también encontró picamilona, que es un ingrediente que no ha sido aprobado en Estados Unidos, pero que se utiliza para tratar desórdenes neurológicos en Rusia, en suplementos.

La vinpocetina podría causar dolores de cabeza, sofocos y baja presión sanguínea y podría interactuar con los nitratos, utilizados a menudo para tratar la angina (dolor de pecho) y con los anticoagulantes como la coumadina (Warfarin y genéricos). Cuando se trata de la picamilona, “los efectos secundarios e interacciones potenciales son ampliamente desconocidas,” dice Lipman.

Nuestro consejo: Evita todos los suplementos y consulta a tu médico. “En muchos casos, hacer cambios y mejoras en el estilo de vida podrían ser la mejor medicina,” dice Lipman. “Y si se necesita un tratamiento, elige medicamentos regulados con riesgos y efectos secundarios bien conocidos que puedan ser monitoreados de forma cuidadosa”.