Domingo 30 de Abril 2017

Alimentos que te ayudan a sanar

Para algunos problemas de salud, tu cocina podría ofrecerte algunos buenos medicamentos. Aprende qué comer y cuándo

¿Orgullosa de ser latina?

¡Síguenos en Facebook y recibe los mejores consejos para las mujeres!

Alimentos que te ayudan a sanar

Una dieta saludable, con cantidades abundantes de frutas, verduras y granos enteros y cantidades moderadas de grasas “buenas” y proteína magra, puede ayudarte a prevenir y controlar condiciones crónicas como diabetes y enfermedades cardíacas.

Pero ciertos alimentos proveen un beneficio más inmediato y pueden ayudar a controlar problemas de salud comunes como dolores de cabeza a insomnio. Así que la próxima vez que experimentes alguna de las condiciones a continuación, considera ir a tu cocina antes de abrir el cajón de los medicamentos.

Traguitos para olvidar los dolores de cabeza

Ya sea que tengas dolores de cabeza frecuentes o solo ocasionalmente, “lo primero que debes hacer al sentirlo es tomar 1 o 2 vasos grandes de agua”, dice Robin Foroutan, M.S.,R.D.N., una nutrióloga integral en New York City y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética. “La deshidratación es una causa común de los dolores de cabeza, así que un poco de agua podría resolver el problema de inmediato”.

Comer un bocadillo con una combinación de carbohidratos, proteínas y grasas saludables también podría ayudar porque evita las bajas de azúcar, las que pueden provocar dolores de cabeza, agrega Foroutan. Una buena combinación es una manzana con un puñado de nueces.

También piensa si has tomado tu dosis usual de cafeína en los últimos 2 días, porque la abstinencia de cafeína puede causar dolores de cabeza. Además, los vasos sanguíneos pueden expandirse durante un dolor de cabeza y la cafeína puede contraerlos, así que un poco de café o té puede ofrecer alivio, dice la Fundación Nacional de Dolores de Cabeza (National Headache Foundation).

Sin emabrgo, para algunas personas, la cafeína puede provocar dolor de cabeza, así que si a ti te sucede eso, bríncate esa taza de café. Pero si experimentas migrañas, ten presente que los alimentos que tienen reputación de provocar este tipo de dolores de cabeza, los quesos añejos, las carnes curadas, el chocolate, los endulzantes artificiales, el glutamato monosódico y la soya, tienen la culpa con mucho menor frecuencia de lo que podrías pensar.

“La prevalencia de los desencadenantes alimenticios está realmente sobrevaluada, pero las personas que los sufren suelen darse cuenta rápidamente,” dice Mark W. Green, M.D., director del Centro de Medicamentos para el Dolor y Dolores de Cabeza (Center for Headach and Pain Medicine) y profesor de neurología en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en New York City.

“El alcohol es la única excepción. Es más probable que cause más dolores de cabeza que otros alimentos, especialmente si está muy fermentado, como el vino rojo.” Y si sospechas que algunos alimentos te causan dolores de cabeza, mantener un diario de tus alimentos puede ayudarte a detectar a los culpables en tu dieta.

Calma las náuseas con una especia

El jengibre ha sido estudiado exhaustivamente como un remedio potencial para las náuseas, especialmente durante la quimioterapia y el embarazo. Una revisión de 2016 de un estudio publicado en la revista científica Integrative Medicine Insights, descubrió que el jengibre es efectivo y seguro. Parece ayudar sacando los alimentos del estómago rápidamente y posiblemente apagando los neurotransmisores como la seratonina que contribuyen a las náuseas.

Para hacerte un poco de té de jengibre hierve 1 ½ cucharadas de jengibre recién rallado en 1 ½ tazas de agua (agrega miel si gustas). Déjalo reposar durante 10 minutos y después cuélalo para remover el jengibre antes de tomártelo.

Y no pienses que tienes que comer únicamente arroz y pan tostado después de tener náuseas. William Chey, M.D., un gastroenterólogo y profesor de medicina y nutrición en la Universidad de Michigan, Ann Arbor, dice que la evidencia no apoya el viejo consejo de comer solo alimentos suaves y sin sabor. Recomienda comidas pequeñas y frecuentes, ricas en proteína, especialmente con pollo o pescado y proteínas vegetales. “La carne roja es difícil de digerir,” dice Chey. “Hay otras proteínas que parecen moverse a través del estómago más rápidamente.”

“Además, no causan las mismas sensaciones gástricas que causan las grasas,” agrega. Las grasas pueden provocar que el estómago esté demasiado sensible, llevando a dolor, sensación de saciedad y náuseas”.

Cómete tu insomnio en bocadillos

Algunas personas sugieren tomar leche caliente para el insomnio porque contiene triptófanos, un aminoácido que se convierte en serotonina, la que te relaja, y melatonina, la que promueve el sueño. Pero la investigación no lo ha comprobado. “Podría ayudar a algunas personas porque es un ritual calmante, no debido a los triptófanos,” dice Foroutan.

En lugar de esto, podrías intentar comer un par de kiwis una hora antes de tu hora de dormir. Una revisión de estudios de 2016 publicada en Advances in Nutrition concluyó que esta fruta podría promover el sueño porque es una fuente rica en folato, una vitamina B que podría ayudar al cerebro a producir químicos que inducen el sueño. El alto contenido de antioxidantes del kiwi también podría ser un factor. Estos químicos basados en plantas combaten el estrés oxidante, que es el daño a las células y al DNA por factores como exposición al Sol, fumar y la contaminación. Todo esto se ha ligado a problemas para dormir. Pero se necesitan más estudios sobre la conexión entre los kiwis y el sueño.

Combate la acidez con fruta

El consejo dietético típico para lidiar con la acidez estomacal y el desorden de reflujo gastroesofágico (GERD por sus siglas en inglés) es comer en porciones más pequeñas y más frecuentes, evitar los alimentos muy condimentados o picantes y evitar comer o beber en las 3 o 4 horas antes de dormir. El problema es que solo ayuda a reducir la probabilidad de ataques en el futuro. Una vez que la sensación de ardor ataca, intenta comer un plátano. Algunos estudios sugieren que la fruta podría actuar como un antiácido natural. Otro remedio: masca goma de mascar sin azúcar. Los estudios han descubierto que podría disminuir el reflujo después de una comida.

A la larga, considera reducir tu consumo de azúcares. Un estudio de 16 semanas hecho a mujeres obesas publicado este año en la revista Alimentary Pharmacology and Therapeutics, descubrió que reducir los carbohidratos refinados, especialmente la sacarosa (azúcar común y corriente), eliminaba los síntomas  en aquellas que se quejaban de sufrir de GERD al principio de la prueba.

“La dieta resolvió el reflujo en todas, las 43 mujeres, que lo padecían alrededor de la semana 9 o 10, y no fue solo por la pérdida de peso,” dice Heidi Silver, R.D., Ph.D., una profesora asociada de investigación en el Centro Médico de la Universidad Vanderbilt y una de las autoras del estudio. En particular, descubrió que cada cucharada adicional de azúcares incrementaba la probabilidad de sufrir GERD en un 13%.

Alimenta al resfriado

No está comprobado que ningún alimento reduzca la duración de un resfriado, pero algunos podrían ayudar a reducir la cantidad de estornudos, con el dolor de garganta y con la naria congestionada a causa de inflamación. “Tu cuerpo necesita antioxidantes durante un resfriado, así que comer más frutas y vegetales es clave para que te sientas mejor,” dice Foroutan.

¿Y qué hay con el caldo de pollo? Un estudio publicado en la revista Chest hace muchos años descubrió que el caldo de pollo preparado con camote, nabos y otros ingredientes saludables funcionaba mejor para reducir la inflamación que un caldo de pollo simple. (Las marcas compradas en la tienda también funcionaron). La sopa también es hidratante, lo que ayuda a tu sistema linfático a drenar el virus.

Pero podrías querer evitar los azúcares cuando tengas un resfriado, hay ciertos estudios que muestran que el azúcar debilita la actividad de ciertas células blancas [que combaten a los virus],” dice Foroutan. “Además, necesitarás muchos nutrientes para mantener a tu cuerpo fuerte durante un resfriado o gripe, y los alimentos con azúcar toman el lugar de otras opciones más saludables.”

¿Súper alimento o súper moda?

Podrías haber escuchado sobre los súper alimentos, alimentos poderosos o curas milagrosas. Pero las investigaciones aún están trabajando para conocer qué tan benéficos son; y algunos podrían tener un lado negativo.

VINAGRE DE MANZANA

Lo que se dice. Tómalo regularmente porque combate las bacterias, reduce el colesterol, controla los niveles de azúcar en la sangre y ayuda a perder peso. También ayuda con la acidez porque tener un nivel bajo de ácido causa acidez estomacal y el vinagre es un ácido.

La realidad. Es una gran opción como aderezo de ensalada pero los beneficios para la salud del vinagre de manzana son muy exagerados. El gastroenterólogo William Chey, M.D., dice que no hay evidencias sólidas de que los niveles bajos de ácido lleven a tener reflujo. Y Chey dice que ha tratado a varios pacientes que se han dañado el esófago por sobrepasarse con este tipo de vinagre.

CALDO DE HUESO

Lo que se dice. Combate la inflamación, hace que la piel se vea más joven y aumenta la energía.

La realidad. El caldo de hueso es simplemente un caldo que se puede hacer hirviendo huesos de animales o pescados. “Se ha usado como una medicina tradicional por cientos de años, así que hay beneficios probables, pero no hay mucho en cuanto a investigaciones publicadas”, dice el nutriólogo integral Robin Foroutan, M.S., R.D.N. Podría ayudar con la inflamación. Pero un pequeño estudio descubrió que el caldo de pollo hecho con huesos tenía niveles de plomo mayores (aún así por debajo del límite de la Agencia de Protección Ambiental de 15 partes por 1.5 mil millones).

No alt yet

ACEITE DE COCO

Lo que se dice. Esta grasa saturada no aumenta los niveles de colesterol como lo hacen otras grasas saturadas. También promueve la pérdida de peso y evita la enfermedad de Alzheimer.

La realidad. Algunos estudios pequeños sugieren que el aceite de coco podría ser un poco más saludable que otras grasas saturadas, como las que se encuentran en la carne roja y en los productos lácteos enteros. Agregar una porción pequeña de aceite de coco a tu dieta podría ser razonable si lo usas para reemplazar otros aceites o grasas, pero sus supuestos beneficios para la salud no han sido comprobados. Y como otros aceites, contiene alrededor de 120 calorías por cucharada.

CÚRCUMA

Lo que se dice. Mata a los tumores cancerígenos y reduce la inflamación.

La realidad. Los estudios han mostrado que un compuesto en esta especia dorada, puede matar y prevenir el crecimiento de varios tipos de cáncer en los laboratorios. Y otro estudio sugirió que el extracto de cúrcuma funcionó tan bien como el ibuprofeno para tratar osteoartritis en las rodillas. En ambos casos se necesita más investigación. Probablemente no haya ningún daño en agregar el cúrcuma a tus alimentos, pero podría interactuar potencialmente con algunos medicamentos como los anticoagulantes, así que revisa esto con tu médico.

Adiós al aliento de ajo

¿Te encanta el ajo pero odias el mal aliento resultante? Un estudio de la Universidad Estatal de Ohio publicado este año ofrece una solución. Voluntarios del estudio masticaron dientes de ajo crudos antes de que los investigadores midieran los niveles de compuestos de sulfuro (responsables del fuerte olor del ajo) en su aliento.

Después, los voluntarios ingirieron manzanas (en jugo, calentadas y crudas), té verde, hojas de menta frescas (crudas y en jugo), lechuga (cruda y caliente) o agua y los investigadores revisaron los niveles de sulfuro de nuevo.

El resultado: las hojas de menta, manzanas y lechugas crudas refrescaron el aliento de ajo gracias a los compuestos fenólicos y enzimas en los alimentos, los cuales destruyeron los compuestos de sulfuro y neutralizaron el olor. Así que si disfrutas el ajo, siéntete libre de mantenerlo en tu menú.

Te recomendamos