Miércoles 26 de Abril 2017

Ese feo moho que aparece en cualquier lugar de la casa

Entérate de sus peligros, cómo controlarlo para evitar que se forme

¿Orgullosa de ser latina?

¡Síguenos en Facebook y recibe los mejores consejos para las mujeres!

El moho más común que crece dentro o fuera del hogar es el de color negro, conocido científicamente por el nombre de cladosporium. Si su presencia no es abundante, éste se puede remover con agua con cloro y otros productos de limpieza especiales para ello.
El moho más común que crece dentro o fuera del hogar es el de color negro, conocido científicamente por el nombre de cladosporium. Si su presencia no es abundante, éste se puede remover con agua con cloro y otros productos de limpieza especiales para ello.

 

El horroroso moho negro que crece en paredes, pisos, cielorrasos u otros lugares del hogar es un problema universal, debido a que sus esporas se encuentran tanto al aire libre como en espacios interiores, particularmente en áreas con mucha humedad proveniente ya sea del clima, goteras, filtraciones de agua o inundaciones.

“Es detestable [el moho] y hasta ¡scary  [da miedo]!”, dice Elena González, una mexicoamericana residente de Altadena, California, quien en la actualidad encara una gran invasión de moho negro en una de las paredes principales de su apartamento, así como en la moldura y los cimientos del piso de madera.

Cuenta que la presencia del moho negro (conocido científicamente por el nombre de Cladosporium, uno de los más comunes en el mundo y que crece en paredes, pisos y diferentes lugares del hogar donde hay presencia de humedad) contra el cual lucha para sacar de su casa, se formó por un daño que tuvo en la tubería de la ducha del baño, que generó una gran inundación en el área social de su vivienda.

“Quiero eliminar y controlar el problema cuanto antes, porque me preocupa tan solo el pensar de que puede ser dañino para la salud, ya que padezco de alergias y pueda agravar los síntomas”, dice con voz acelerada y asustada.

La preocupación de González no es en vano, ya que de acuerdo con el Dr. Rodrigo Mercado, especialista en Medicina Familiar y vinculado a Kaiser Permanente en Panorama City, “el moho puede causar congestión nasal, irritación de la garganta, tos, sibilancias, irritación en los ojos, o, en algunos casos, irritación de la piel”.

“La exposición al moho puede ser dañina para los niños y personas de la tercera edad con condiciones pulmonares crónicas, así como para las personas con un sistema inmune comprometido o problemas del sistema respiratorio  [asmas y alergias] y mujeres embarazadas”, agrega el galeno. “También puede causar infecciones micóticas. Si usted o alguno de sus seres queridos experimenta problemas de salud después de haber sido expuestos al moho, comuníquese de inmediato con su médico”.

Cómo prevenirlo y controlarlo

De acuerdo con información suministrada por los Centros de Control y Prevención de las enfermedades (CDC),  el  moho cladosporium que crece dentro del hogar se puede prevenir y tratar con facilidad siguiendo estas recomendaciones:

  • Mantener los niveles de humedad dentro del hogar entre 40% y 60% y usar el aire acondicionado o un deshumidificador durante los meses de mayor humedad y en sitios húmedos, como los sótanos.
  • Reparar lo antes posible cualquier fuga de agua. Es decir, las goteras en el techo, ventanas y tuberías para que el moho no tenga humedad que le permita crecer dentro del hogar.
  • Limpiar y secar todo después de una inundación lo mejor que se pueda y lo más pronto posible (entre 24 y 48 horas) para evitar la formación del moho.
  • Mantener bien ventilada la casa, particularmente las áreas de la regadera y donde se lava ropa o cocina.
  • Solucionar de inmediato cualquier problema de humedad dentro de la casa y remover el moho de toda superficie donde aparece.
  • Añadir inhibidores de moho a la pintura antes de pintar.
  • Quitar o remplazar las alfombras y los tapices de los muebles que se mojaron y que no puedan secarse rápidamente.
  • Lavar los baños con productos que matan el moho.

Como la condensación que se genera en las superficies frías (como tuberías de metal, paredes de concreto, tanques de agua y ventana), cuando el vapor de agua en el aire se enfría y se convierte en líquido es otra fuente de la humedad que promueve la creación del moho, se recomienda controlarla o reducirla manteniendo la temperatura más cálida en las habitaciones mediante la instalación de aislamientos (en paredes) y revestimientos (sobre los tubos de metal).

Como la humedad, los niveles de condensación también se controlan con la ventilación y evitando extender la ropa mojada dentro de casa.

Y como el moho crece y se alimenta de sustancias orgánicas como la madera (incluyendo la aglomerada),  el algodón, alfombras, alimentos, papel, material aislante, papel tapiz, pintura, papel pintado de pared, cartón yeso, telas, libros, cuero, muebles, polvo, tejas del techo, dentro de los aires acondicionados y en casi cualquier otro material orgánico, se recomienda asear con frecuencia todos los rincones de la casa.

Contra el polvo y la suciedad donde el moho puede vivir, desempolva y aspira a menudo, a ser posible con una aspiradora con filtro HEPA (High Efficiency Particulate Air), ya que ee ha encontrado que el 80% del moho crece en el polvo.

Su limpieza

El CDC asegura que el moho puede eliminarse de las superficies duras (como las paredes de baños, los mesones de la cocina, etc.)  con agua y jabón, una solución de cloro (blanqueador) y agua.

Si se usa jabón (para limpiar los baños) y agua, la mezcla se aplica directamente sobre el área a tratar con un cepillo se cerdas fuertes y luego se enjuaga.

Al usar la mezcla de agua con cloro, no se debe usar a la vez productos que contengan amoniaco u otros productos de limpieza. “La mezcla de cloro con amoniaco u otros limpiadores puede generar gases peligrosos y tóxicos”, alerta el CDC.

Usa guantes de plástico no poroso al remover el moho.
Usa guantes de plástico no poroso al remover el moho. /Shutterstock

La aplicación de estos productos debe realizarse con las puertas y las ventanas del baño abiertas, para que entre aire fresco. De no tener ventanas el baño debe estar prendido entonces el extractor de aire. Además hay que usar guantes no porosos y unos lentes que protejan los ojos.

Si el área afectada es mayor de 10 pies cuadrados (o 1 metro cuadrado), el CDC recomienda consultar la guía de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés). Ésta puede obtener gratis llamando a la EPA Indoor Air Quality Information Clearinghouse al (800) 438-4318, o por internet en el sitio de la EPA en: http://www.epa.gov/mold/mold_remediation.html.

Te recomendamos