Viernes 24 de Noviembre 2017

Colocar el asiento de tu bebé orientado hacia atrás puede salvarle la vida

Las investigaciones demuestran que es más seguro mantenerlos mirando hacia atrás hasta los 2 años de edad
Colocar el asiento de tu bebé orientado hacia atrás puede salvarle la vida

Los padres pueden sentir la tentación de cambiar los asientos infantiles orientados hacia atrás por asientos que miran hacia adelante lo antes posible, generalmente cuando el niño ya está demasiado grande para el asiento.

Pero Consumer Reports y la American Academy of Pediatrics [Academia Estadounidense de Pediatría] les sugieren a los padres que esperen, ya que los niños van más seguros cuando viajan en asientos infantiles orientados hacia atrás hasta que cumplen los 2 años de edad como mínimo.

Las investigaciones sobre asientos infantiles para el auto demostraron que los niños hasta los 23 meses de vida tienen un 75% menos de probabilidades de morir o de sufrir lesiones serias cuando viajan en asientos orientados hacia atrás que cuando lo hacen en los asientos que miran hacia adelante.

Esto se debe a que los asientos orientados hacia atrás reparten la fuerza del impacto de manera más pareja a lo largo del respaldo del asiento y del cuerpo del niño. También limitan el movimiento de la cabeza, y esto reduce la posibilidad de sufrir lesiones en el cuello, y mantiene al niño más contenido en la estructura del sistema de retención infantil.

En función de nuestro cronograma de asientos infantiles para el auto (que se encuentra en la guía para comprar asientos infantiles para auto), recomendamos, al menos, 3 asientos para su hijo: un asiento que mire hacia atrás, uno convertible y un elevador (booster).

Algunos padres pueden creer que la transición de un asiento para bebé a uno convertible es el momento adecuado para comprar un asiento orientado hacia adelante. Pero es recomendable que compren un asiento convertible que mire hacia atrás. La mayoría de los bebés crecerá por encima del límite de estatura de su asiento para bebé antes de alcanzar el peso límite.

Y nuestras pruebas de choques con un muñeco simulador de 22 libras, 29 pulgadas y 12 meses de vida demostraron una mayor incidencia de contacto de la cabeza del niño con una superficie simulada del respaldo del asiento delantero con los asientos infantiles orientados hacia atrás (16 de los 30 modelos probados) en comparación con los asientos convertibles que miran hacia atrás (1 de 23).

En consecuencia, Consumer Reports recomienda enfáticamente hacer la transición de su hijo del asiento para bebé al asiento convertible orientado hacia atrás antes de su primer cumpleaños.

Hasta el momento, California, New Jersey, Oklahoma y Pennsylvania han aprobado leyes que exigen que todos los niños menores de 2 años viajen sentados en un asiento infantil para auto que esté orientado hacia atrás.

Preguntas y respuestas sobre los asientos orientados hacia atrás

P: ¿No está mi bebé demasiado grande para viajar mirando hacia atrás? Va a sentirse tan incómodo con las piernas dobladas.

R: Los niños son mucho más flexibles que los adultos ya que ni sus huesos ni sus articulaciones están totalmente desarrollados. De modo que lo que a nosotros puede parecernos muy incómodo puede no serlo para los niños. Los datos sobre accidentes reales muestran una tasa menor de lesiones en las extremidades inferiores (piernas y pies) cuando los niños viajan sentados mirando hacia atrás que la tasa de lesiones de cabeza y columna que se registra cuando viajan mirando hacia adelante. La posición orientada hacia atrás protege mejor la cabeza y la columna de lesiones traumáticas que, en definitiva, son la prioridad en materia de seguridad.

P: Quisiera poder ver a mi hijo y darle un bocadillo o una bebida. ¿Vale la pena cambiar de asiento infantil antes?

R: Independientemente del asiento infantil en que transporte a su hijo, pasarle un bocadillo mientras está manejando es un movimiento peligroso. Los conductores tienden a girar el volante cuando se estiran para alcanzar algo, y esto podría ocasionar un accidente. Además, que un niño coma en el asiento implica riesgos, ya que, para usted, llevar el cinturón de seguridad puesto puede demorar la respuesta si el niño se está ahogando o derrama algo. La mejor opción es dejar tiempo para comer un bocadillo antes de salir o planificar una parada de algunos minutos durante el viaje para comer o beber algo.

P: Mi hijo está ansioso por girar y mirar hacia adelante ahora que ya es “grande”.

R: Si bien los padres pueden sentir la tentación de que sus hijos pasen al siguiente tipo de asiento infantil después de haber alcanzado un hito en el crecimiento (y de que, posiblemente, les faciliten las cosas a los mismos padres), es un hecho que, en realidad, cada cambio por el siguiente tipo de asiento para niños es un paso hacia atrás en términos de seguridad general.

Para los niños que pueden viajar mirando hacia cualquier dirección debido a su estatura, edad y peso, viajar mirando hacia adelante es, en general, menos seguro que hacerlo mirando hacia atrás. Y para los niños un poco más grandes, usar un elevador con el cinturón de seguridad es menos seguro que usar un asiento orientado hacia adelante con el arnés completo. Los niños pueden estar ansiosos por cambiar de asiento. La clave es ser coherentes y evitar hacer excepciones, tales como “voy a dejar que se siente mirando hacia adelante en el auto de la abuela”, y es probable que su hijo oponga menos resistencia.

– Emily A. Thomas, Ph.D.