Miércoles 18 de Octubre 2017

11 señales de alerta del cáncer de mama

Reconocer sutiles cambios en tu cuerpo puede ayudar a conseguir un diagnóstico temprano
11 señales de alerta del cáncer de mama
Es importante conocer todas las señales de alerta y acudir al médico de ser necesario.
Foto: El Nuevo Día

Percatarse de pequeños y súbitos cambios que presenta nuestro cuerpo no es sinónimo de preocuparse de más. Más allá de provocar ansiedad “sin necesidad”, mantenerse alerta permite encontrar a tiempo cualquier enfermedad o condición que intenta atacar la salud.

El cáncer de mama puede sorprender a cualquier persona -especialmente a mujeres-, en cualquier etapa de la vida, con o sin historial médico que indique una mayor predisposición a desarrollar células cancerosas. El Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos estima que al año, unas 190,000 mujeres padecerán cáncer de mama y que una de cada ocho mujeres padecerá de este tipo de cáncer en algún momento de su vida.

No obstante, identificar el cáncer en su etapa más temprana, lo que expertos llaman “etapa localizada”, aumenta significativamente las posibilidades de sobrevivencia. Por eso es importante conocer todas las señales de alerta y acudir al médico de ser necesario.

Aunque las masas anormales en los senos es el síntoma más común, no es el único. Y cuando ataca por sorpresa, aún en mujeres que constantemente verifican sus senos para detectar rápidamente masas anormales, es necesario pensar en qué otros indicadores del cuerpo no se divisaron a tiempo.

Octubre es el mes para tomar conciencia sobre el cáncer de mama. A continuación una lista de sigilosas señales del cuerpo:

1. Sensibilidad en los pezones: ¿Tienes un poco de dolor o te duelen al tocarlos? ¿Descargas algún fluido que no es leche materna?

2. Cambios en la piel: ¿Sientes la piel reseca, cerca del área de tus senos?

3. Moretones que tardan en curarse: ¿Pasa el tiempo y no se va, aun cuando utilizas cremas para que sane?

4. Tos o ronquera persistente: ¿De pronto comenzaste a toser sin razón alguna?

5. Cambios intestinales: ¿Estás sufriendo de diarrea o estreñimiento, sin razón aparente?

6. Disminución de energía: ¿Te sientes más cansada de lo normal? ¿Aun cuando duermes lo necesario sientes que el cansancio no se va?

7. Aumento o disminución de peso: ¿Subiste o bajaste de peso repentinamente sin ningún cambio en tu dieta diaria?

8. Una masa en las axilas: ¿Descubriste alguna masa, grande o pequeña bajo la axila?

9. Tamaño irregular de los senos: ¿Observas que uno de tus senos ha crecido mucho más que el otro?

10. Picor persistente: ¿Sientes la necesidad de rascarte constantemente? (Una picazón que no desaparece podría apuntar a la acumulación de líquido, mala función del sistema linfático o el cuerpo tratando de crear nuevos vasos sanguíneos para los tumores de mama, según BreastCancer.org).

11. Dolor en la espalda alta: ¿Tu dolor no se alivia con ejercicios de estiramiento, tratamiento quiropráctico o descanso?