Lunes 24 de Septiembre 2018

Vaginismo: cuando el sexo se vive con dolor insoportable

Muchas mujeres viven su vaginismo en silencio, por lo que una actriz puertorriqueña busca apoyar a las mujeres que sufren esta dolorosa condición
Vaginismo: cuando el sexo se vive con dolor insoportable
Muchas mujeres con vaginismo tratan de tolerar el sexo doloroso.
Foto: Shutterstock

Cuando Melissa Rivera se casó en el 2007, entró a un mundo desconocido. No solo por lo que significó la convivencia con otra persona, sino porque el sexo no era conocido por ella. “Nunca había hecho nada, no sabía ni dónde estaban los botones, y pues fue un ajuste bien grande”, contó.

Recién salida de una clase de ejercicios, la actriz y productora puertorriqueña residente de Los Ángeles recordó cómo la vida sexual en su culminado matrimonio fue más dolorosa que placentera, porque había otro factor también desconocido por ella: el vaginismo.

Esta “contracción fuerte de los músculos de la entrada de la vagina” -definido por el doctor José Álvarez Romagosa-, produce una incomodidad desde moderada hasta severa que dificulta la penetración. Puede, inclusive, impedir el paso de un tampón o el uso de cremas vaginales por el dolor que le causa a la mujer, detalló el ginecólogo.

“En mi caso, estaba aterrorizada”, compartió Rivera, quien una vez supo de su diagnóstico descubrió que no era ella la única mujer que pasaba por su misma experiencia. Se estima que la incidencia en Estados Unidos fluctúa entre un 6% y 20% de las mujeres.

No hay una causa específica para el vaginismo, pero se ha encontrado relación entre los síntomas y experiencias como abuso sexual, violencia de género, o condiciones precancerosas de la vulva. Entre las pacientes prevalece además el factor psicosomático que termina por afectar la vida sexual de la mujer.

Los síntomas

De acuerdo con la doctora Rosemary Basson, en información publicada por Merck Sharp & Dohme (MSD), el vaginismo provoca una contracción muscular que hace que las relaciones sexuales o cualquier actividad sexual que implique la penetración, se vuelvan dolorosas o imposibles.

“Como las relaciones sexuales pueden ser dolorosas, se temen. Este miedo hace que los músculos se tensen aún más, y ello causa o aumenta el dolor cuando se intenta el coito”, explica la especialista.

sexo
La tensión llega a tal punto que se convierte en un acto reflejo cuando se presiona o se toca la vagina, incluso si la mujer quiere tener relaciones sexuales.

El tratamiento consiste en enseñar a la mujer a tocar sus genitales poco a poco para acostumbrarse a tocarla sin experimentar dolor.

Sexless

Cuando Melissa Rivera se dio cuenta de que no era una extraterrestre entre las demás mujeres, decidió abrirse al tema y utilizar sus habilidades artísticas para exponerlo.

Así está gestando el cortometraje “Sexless” (“Sin sexo”). Con una duración de 10 minutos, el proyecto con propiedades cinematográficas presenta una trama de ficción en torno a la relación de “Melanie” (Rivera) y “Chris” (Kenan Heppe), y cómo la condición se manifiesta en su intimidad. Pero retrata también “el viaje del personaje en busca de establecer su confianza en sí misma”.

melissa rivera
Melissa Rivera busca apoyo para su documental.

“Es un problema que puede traer consecuencias mayores en una relación, puede traer mucha vergüenza y sí afecta en las relaciones definitivamente. En mi caso había otras cosas que tampoco estaban engranando, que fue muy doloroso para mí, pero definitivamente las parejas necesitan tener una sexualidad”, expuso la también creadora de la serie web “Ragdolls”.

Rivera tiene activa una campaña de recaudación a través de Kickstarter (‘Sexless: A Short Film’) con el propósito de recaudar $2,000 para completar los procesos de post producción. Actualmente ha recaudado $1,365. La campaña estará activa hasta el sábado, 20 de agosto, y en septiembre, comenzaría la filmación con la dirección de Samantha Shada. Como narradora intervendrá Alicia Fusting.

Rivera proyecta presentar el cortometraje para la consideración de diversos festivales de cine. Desde Cannes hasta Tribeca, “todos los que aparezcan”.

– Rosalina Marrero Rodríguez