Miércoles 22 de Noviembre 2017

¿Es saludable cenar 7 almendras diarias como hace el presidente Obama?

Las almendras tienen muchos beneficios

“Ustedes lo saben: las almendras son una buena merienda. Yo las recomiendo vehementemente“, dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una entrevista que le concedió a la cadena estadounidense NBC, que se transmitió el jueves.

Pero en la semana marcada por la Convención Demócrata ¿a qué se debió el consejo de alimentación de uno de los hombres más poderosos del mundo? Todo comenzó con un artículo que publicó el 2 de julio el periódico estadounidense The New York Times, titulado: Obama After Dark: The Precious Hours Alone (“Obama al anochecer: las preciosas horas solo”).

El periodista Michael D. Shear exploró lo que hace el mandatario en las noches: lee documentos y ve deportes, con frecuencia hasta muy tarde.

Entre las personas que entrevistó estuvo el chef personal y amigo cercano de Obama, Sam Kass, quien dijo que el mandatario era muy disciplinado a la hora de no comer comida chatarra o tomar bebidas gaseosas. Lo que escoge para merendar, le dijo Kass a Shear, son siete almendras.

“Michelle y yo siempre bromeamos: no seis, no ocho”, dijo el chef. “Siempre son siete almendras”. Sin embargo, en la entrevista que el canal de televisión transmitió el jueves, el mandatario aclaró lo que dijo su amigo.

Una broma

“Michelle y Sam Kass, quien fue nuestro chef aquí, estuvieron una noche hablando sobre mí y bromeando sobre cuán disciplinado soy: que no como papitas de paquete o que no me como un pedazo de pastel. Y en ese momento fue cuando Michelle dijo: ‘Sí, y él solo come siete almendras. Eso es todo‘, con el objetivo de darme a entender que tenía que aflojar un poco”.

“Y Sam le contó la broma al The New York Times en el artículo y de alguna manera se difundió que yo estaba contando siete almendras”, indicó el presidente.

Frutos secos
Los frutos secos hacen que muchas personas se sientan satisfechas.

Aclaró que se trataba de una broma y que realmente no es tan disciplinado como para contar siete almendras cada día.

Cuando la periodista Savannah Guthrie, de NBC, le preguntó si se permitiría comer 10 o 11 almendras cuando deje la presidencia, Obama respondió: “Absolutamente“.

Pero más allá de la broma, lo que está claro es que las almendras son una de las meriendas más recomendadas por nutricionistas y dietistas. Y es que tienen un alto aporte energético.

Grasa buena

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, las almendras tienen ligeramente más vitamina E que las nueces y mucho más magnesio.

En 2014, John Talbolt, vicepresidente de desarrollo de mercados globales de la Junta de la Almendra de California (estado de donde sale la mayor parte de las almendras que se consumen en todo el mundo) destacó las cualidades alimenticias de las almendras en conversación con la BBC. Tienen la grasa buena, no la grasa mala, indicó.

La grasa buena, como la monoinsaturada, ha demostrado que es beneficiosa para el organismo porque reduce el riesgo de enfermedad del corazón y aumenta el colesterol bueno.

La doctora Michelle Wien, investigadora y nutricionista, ha estudiado los beneficios de la salud de las almendras durante más de una década.

En un estudio, en el Centro Médico Nacional Ciudad de la Esperanza en Duarte, California, descubrió que cuando el fruto seco era incorporado en un programa para perder peso, los que lo consumían bajaban un mayor porcentaje de peso corporal que quienes no lo comían.

almendras
Las almendras son ricas en vitamina E.

“Tienen una buena cantidad de fibra, entre los frutos secos es el de nivel más alto de proteína y mis pacientes informan que cuando consumen almendras es muy satisfactorio el proceso de crujido y masticado”, le dijo Wien al periodista de la BBC Peter Bowes.

Señaló que las almendras tienen el efecto de hacer que la gente se sienta satisfecha y menos hambrienta durante más tiempo.

Desde otra perspectiva médica, explica Cruz Martínez, dietista y nutricionista de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas, este alimento forma parte de la estrategia que se implementa en algunos pacientes inapetentes.

“Gracias a su alto valor calórico, se mezcla almendra molida en la comida del paciente para aumentar su ingesta de calorías de una manera saludable”.

Gran alternativa

“Las almendras son alimentos muy ricos en calcio y resultan muy beneficiosos especialmente para aquellas personas que no consumen lácteos, ya sea porque desarrollan intolerancia o porque tienen una dieta restringida”, le dice Martínez a BBC Mundo.

“Es un alimento excelente para la mayoría de las personas, especialmente para deportistas y niños. Un puñado de almendras antes de hacer ejercicios eleva los niveles de energía y, en el caso de los niños, es una merienda ideal”, indicó la especialista.

Ciclista
Los frutos secos son un excelente alimento para los deportistas.

Y es que no es de extrañar que, como dice Martínez, muchos ciclistas se lleven una bolsista de almendras en sus recorridos.

En el artículo de la BBC: “What to eat on the bike” (“Qué comer en la bike”), la escritora Katie Hiscock, explica que para paseos superiores a una hora, es prudente pensar en cómo recargaremos el glucógeno. “Esa es la principal fuente de energía del cuerpo durante la ejecución de ejercicios moderados a intensos y está almacenado en los músculos”, señaló Hiscock.

Los carbohidratos son el nutriente clave que le proporciona glucógeno a nuestro organismo.

“Muchos ciclistas están recurriendo a una gran variedad de alimentos naturales para recargarse durante las sesiones de entrenamiento. Se ha reportado que el ciclista profesional estadounidense Christian Vande Velde come mantequilla de almendras y miel en una tortilla para sus recorridos de entrenamiento cortos y rápidos y que come jamón serrano con tomate y aceite de oliva en un pan para paseos largos y más lentos”, escribió Hiscock.

Cerebro

En un estudio publicado en enero, realizado por el departamento de Bioquímica y del departamento de Agricultura y Gestión de Negocios Agrarios de la Universidad de Karachi, en Pakistán, los investigadores señalaron que los frutos secos, incluyendo las almendras, han demostrado su potencial para combatir la disfunción cerebral asociada con el envejecimiento.

Cerebro
Las sustancias que componen las almendras ayudan a estimular al cerebro.

“Estos frutos secos son una importante fuente de nutrientes esenciales como tocoferol, ácido fólico, ácido graso monoinsaturado y poliinsaturado y polifenoles”.

“Estos componentes han demostrado ser prometedores como posibles suplementos dietéticos para prevenir o retrasar la aparición de la disfunción cognitiva asociada con la edad”.

En el estudio, los autores investigaron el potencial efecto protector de la almendra contra la amnesia inducida con escopolamina en ratas y el papel de la acetilcolina presente en la almendra en el mejoramiento de la memoria.

Se les suministró una suspensión de almendras a solo un grupo de las ratas por cuatro semanas. “Los resultados del estudio sugieren que la administración de almendras por 28 días mejoraron significativamente la retención de la memoria“, afirma el estudio.

“Este efecto de mejora de la memoria también fue observado en el modelo de amnesia inducida con escopolamina. El presente estudio también sugiere un rol de la acetilcolina proporcionada por la almendra en la atenuación de la amnesia inducida con escopolamina”.

Advertencia

Sin embargo, el consumidor debe ser consciente de que no es bueno comer demasiadas almendras. Una porción de 28 gramos, unas 23 almendras enteras, contiene 160 calorías por lo cual deben consumirse con moderación.

Además las almendras se les contraindican a aquellas personas que sean alérgicas a los frutos secos.

Cualquier bondad de las almendras y, en general, de los frutos secos puede verse limitada si se les añade otros ingredientes. Y es que muchos paquetes de almendras que se encuentran en los supermercados incluyen versiones dulces y saladas.

Lo ideal es consumirlas en su estado natural. Pues una vez se fritan y se aderezan con sal y azúcar, el nivel de grasa que se consume aumenta”.