Martes 25 de Septiembre 2018

No son tan buenos como prometen

Consumer Reports encuentra ingredientes dañinos en algunos suplementos alimenticios de fácil acceso
No son tan buenos como prometen
Investigación de Consumer Reports identifica 15 ingredientes de suplementos que hoy se vende en Estados Unidos y 'son potencialmente dañinos'.
Foto: Shutterstock

Muchas personas ingieren a diario suplementos alimenticios para tener más energía o suplir las vitaminas y minerales esenciales que no ingieren a través de su dieta.

Y esto lo saben las compañías que los producen, asegurando generalmente que dichos suplementos están elaborados con ingredientes naturales que no son perjudiciales para la salud.

Sin embargo, tal afirmación parece quedar entre dicho tras los resultados de una investigación que Consumer Reports (CR, una organización no lucrativa que realiza investigaciones e intercambio de información sobre la seguridad, el valor y utilidad de los productos y servicios a los consumidores)  acaba de revelar, en la que identificaron 15 ingredientes de suplementos que hay hoy en el mercado y “son potencialmente dañinos, con riesgos que incluyen daños a los órganos internos, cáncer y paro cardíaco”.

Los ingredientes dañinos que CR y un grupo experto de investigadores de suplementos dietéticos y médicos independientes encontró son: Aconite, Caffeine Powder, Chaparral, Coltsfoot, Comfrey, Germander, Greater Celandine, Green Tea Extract Powder, Kava, Lobelia, Methylsynephrine, Pennyroyal Oil, Red Yeast Rice, Usnic Acid y Yohimbe.

Además de los daños que pueden provocar al hígado o riñones —entre otras afecciones—, la investigación reveló que muchos de estos ingredientes también tienen “el potencial de interactuar con medicamentos recetados o de venta libre, como las estatinas para reducir el colesterol o la aspirina y la warfarina (Coumadin y genéricos) que son anticoagulantes”.

Leer las etiquetas y estar alerta

Ante el incremento en la cantidad de suplementos en el mercado en las dos últimas décadas en este país —cerca de 4,000 productos en 1994 a más de 90,000 en el mercado actual—, el informe sugiere que “los consumidores deben estar alerta acerca de lo que están comprando” y consumiendo.

De acuerdo con CR, hay alrededor de 15,000 fabricantes de suplementos dietéticos cuyos productos se venden en Estados Unidos y, según una encuesta efectuada por esta organización en 2015, “casi la mitad de los adultos estadounidenses piensan, incorrectamente, que los fabricantes de suplementos tienen que evaluar sus productos para comprobar su efectividad y más de la mitad, de nuevo de forma incorrecta, creen que los fabricantes tienen que demostrar que los productos son seguros antes de venderlos”.

Es importante chequear los ingredientes de las vitaminas que consumes./Shutterstock
Es importante chequear los ingredientes de las vitaminas que consumes./Shutterstock

Esta creencia es preocupante porque “no se requiere que el envase y el etiquetado de suplementos contenga información importante acerca del producto”.

“El mercado de los suplementos dietéticos carece de la supervisión necesaria para mantener a los consumidores a salvo”, dice Ellen Kunes, líder del Equipo de Contenido de Salud en CR, en un comunicado. “Los fabricantes de suplementos deben registrar sus productos para que puedan ser identificados y rastreados para retiros de seguridad y para demostrar que son seguros antes de ser vendidos en las tiendas, consultorios médicos y hospitales”.

“Nos preocupa que muchos suplementos son peligrosos o no han sido evaluados. En lugar de suplementos, los consumidores deben considerar otros cambios en el estilo de vida como ser más activos y comer una dieta balanceada rica en frutas y verduras”, concluye Kunes.

Mejor sin ellos

Inés Montejo, comunicadora social de profesión y residente de Los Ángeles, experimento el mal efecto de los  suplementos de venta popular que vienen ya combinados en sobres para su consumo diario.

“Los tomé por muchos años dizque para sentirme con más energía, pero los efectos en mí fueron todo lo contrario. Me sentía sin energía, con la cabeza embotada y con frecuentes malestares estomacales”, cuenta Montejo. “Y me vine a dar cuenta de que todo esto se debía al cóctel que tomaba durante unas vacaciones que tuve por un mes y en las que se me olvidó echar a la maleta mis suplementos alimenticios”.

Por cuatro semanas Montejo no tomó el acostumbrado cóctel y se “sintió mejor que nunca” y apenas llegó a Los Ángeles votó todos los suplemento que tenía en su despensa y hoy en vez de pastillas lleva una dieta bien balanceada.

“Desayuno muy bien, me tomo unos buenos batidos de frutas y vegetales ricos en minerales y antioxidantes y almuerzo y ceno bien”, cuenta. “Y mi piel y energía está mucho mejor que antes. ¡No más pastillas! Buenos alimentos es lo que consumo hoy”.