Martes 12 de Diciembre 2017

¡Aguas con los piojos!

Estos insectos pueden apoderarse de la cabeza de tus hijos también durante los meses de las vacaciones de verano

Guía de Regalos

¡Aguas con los piojos!
Los Centros del Control de Enfermedades (CDC) estiman que cada año se producen entre 6 y 12 millones de infestaciones de piojos en Estados Unidos entre los niños de 3 a 11 años de edad.
Foto: Shutterstock

Si tus hijos están pasando sus vacaciones en un campamento o están en uno de los tantos programas de verano, recuerda que al concluirlos pueden llevar a casa unos huéspedes detestables.

Hablamos de los piojos, que no se toman vacaciones ni en verano por no esquivarse la oportunidad de encontrar una nueva cabeza para alimentarse y reproducirse.

“Las infestaciones de piejos tienden a incrementarse durante las temporadas de estancia en los campamentos de verano y de retorno a la escuela”, dice Claire Roberts, CEO de Lice Clinics of America (LCA).

Esto se debe —explica la directora ejecutiva— a que los niños están en un nuevo entorno rodeado de gente nueva y, al mismo tiempo, comparten artículos y están en un contacto más cercano de persona a persona sin estar conscientes de que los piojos se propagan fácilmente de cabeza a cabeza.

Es así que al terminarse el campamento y los programas de verano, la experta recomienda revisarles bien la cabeza para ver si no la tienen cargada de estos insectos, que además de molestos son difíciles de eliminar, especialmente cuando se trata del nuevo “súper piojo”, que se ha detectado ya en 48 estados del país, incluyendo a California, Nueva York, Florida y Carolina del Norte, desde su descubrimiento en agosto del 2015.

Este piojo mutante (llamado piojo 2.0) es resistente a los piretroides, el ingrediente activo que se usa en la mayoría de los tratamientos contra estos insectos, que se venden en farmacias.

Inspección y tratamiento

“Nosotros recomendamos la inspección regular de la cabeza, especialmente cuando hay picazón, para atrapar tempranamente la infestación, ya que entre más se demore, más cuesta matar los piojos”, señala Roberts. “Ésta  debe hacerse cada vez que se peina al menor, buscando la presencia de motas blancas pequeñas (los huevos o las liendres) adheridas a cada cabello, que no se caen con facilidad. Hay que removerlas con el peine especial para piojos”.

De llegar los chicos del campamento o del programa de verano infestados, el mensaje de la LCA es el de “no tener vergüenza de tratar el tema con los padres de sus amiguitos”, ya que la detección temprana significa la erradicación temprana de estos insectos, con los que no se puede llegar a la escuela a finales de agosto e inicios de septiembre, cuando empieza el nuevo ciclo escolar.

“Al estar conscientes de las infestación, los padres pueden prepararse mejor para eliminar estos insectos antes de que se transformen en una plaga”, apunta Roberts. “De hecho, cuando un integrante de la familia tiene piojos, todos necesitan ser inspeccionados y ser tratados con prontitud”.

Educación y prevención

Los Centros del Control de Enfermedades (CDC) estiman que cada año se producen entre 6 y 12 millones de infestaciones de piojos en Estados Unidos entre los niños de 3 a 11 años de edad.

Esta cifra se podría reducir si se le enseña a los menores las medidas preventivas de no compartir peines ni cepillos para el cabello, así como sombreros y ropa con otras personas.

Otra medida preventiva es peinar a las niñas y niños que usan el cabello largo con estilos que mantienen el cabello recogido o atado hacia arriba. Estos reducen la probabilidad del contacto de su cabello con el de otros niños que pueden estar infestados.

¿Cómo eliminarlos?

Claire Roberts explica que cuando un integrante de la familia se infesta de piojos hay que tratarlo pronto con los medicamentos recomendados.

“La FDA aprobó un dispositivo médico que usamos en los centros de las Lice Clinics of America (más de 100 en todo el país), llamado el AirAllé, que es 99.2% eficaz para matar los piojos y sus huevos (liendres) a través de la emisión  de aire controlado y climatizado que no quema el cabello ni el cuero cabelludo”, dice Roberts.  “El proceso dura aproximadamente una hora y se garantiza su eficacia” .

Aceites o basados con silicona, tales como dimeticona, se pueden utilizar también para sofocar los piojos, pero estos  solo matan a los insectos, no los huevos. Por lo tanto, hay que usarlos en combinación con el peine recomendado y, a veces, se necesita la aplicación de dos tratamientos para resolver el problema. Y, de manifestar resistencia, es importante hacer una cita con el pediatra para que recete uno de los medicamentos para piojos que requiere de receta médica.

Para ubicar una de las clínicas americanas para piojos visita http://www.liceclinicsofamerica.com