Jueves 14 de Diciembre 2017

Amor de oficina

Consejos que ayudan a que la relación madure y no se transforme en un problema laboral

Guía de Regalos

Amor de oficina
De acuerdo con una encuesta realizada por CareerBuilder.com, 37% de los trabajadores dicen haber salido con un colega en algún momento de sus carreras y el 30% de ellos dice haberse casado con esa persona./Shutterstock

No es extraño que Cupido esté haciendo de las suyas en las áreas laborales con mucha frecuencia. Desde siempre se ha sabido que el lugar de trabajo es uno de los mejores enjambres para la consecución de relaciones amorosas. ¿Por qué?

“En primer lugar, porque se prestan para encontrar a personas profesionales que comparten nuestros mismos intereses; segundo, porque se comparten muchas horas juntos de creatividad y apoyo y tercero, porque se entabla una relación que puede ser muy diferente a las antes tenidas, debido a que se llega a conocer muy bien a la persona de interés ante tantas horas diarias que son comparten”, responde la Dra. Isabel Gómez-Bassels, basada en Miami, Florida y con programa radial de consejería en LaRedHispana.org.

Sin embargo, antes de abrir el corazón y darse de lleno a la conquista, la psicoterapeuta señala que se debe averiguar primero qué pólizas tiene la empresa para este tipo de relación, ya que algunas no están de acuerdo con ellas, particularmente cuando se dan entre jefes y subordinados que están en un mismo departamento.

Si la empresa lo permite, la experta en relaciones humanas dice que hay que seguir los siguientes parámetros para que la relación no cree problemas, tanto en la vida laboral como de pareja.

Seis consejos de etiqueta

1.       Respeto ante todo. Hay que ser muy discretos y evitar las expresiones afectivas  delante de los demás. Esto puede ser molesto para los compañeros de trabajo y no es conveniente ser el foco de atención de los chismes.

2.       Cumplir con el trabajo.  De ninguna manera hay que permitir que la relación interfiera con el rendimiento laboral.

3.       Hablar con el jefe o supervisor. Los integrantes de la pareja deben comunicar su relación a su supervisor inmediato para evitar chismes y mal entendidos, y dejarle claro que ésta no interferirá con sus responsabilidades profesionales.

4.       No usar las herramientas de trabajo para los mensajes de amor. “Esta es una regla de oro”, resalta Gómez-Bassels. “El correo electrónico y teléfono celular que facilita el empleador son de la oficina, no personales. Así que no es conveniente enviar mensajes de amor a través de estos, ya que, en cualquier momento, la compañía tiene el derecho de leerlos”.

5.       Respetar el espacio,  funciones y horas de trabajo de cada uno.  “Verse todo el día y a todo momento puede traer repercusiones que pueden afectar no solo el desempeño laboral sino también a la misma relación, ya que ésta no se oxigena”, apunta Gómez-Bassels. “Por eso es conveniente que cada quien trate de mantener su espacio dentro de la oficina y solamente se comuniquen para asuntos relacionados con el trabajo”.

6.       Cada quien en lo suyo. Esta es otra de las reglas de oro básicas para que la relación amorosa funcione en el área de trabajo. “Ni él ni ella deben entrometerse en la vida profesional de la pareja”, acentúa la psicoterapeuta. “Una no se puede convertir en el abogado defensor de la pareja, porque los demás compañeros lo pueden ver como una acción de favoritismo y no es profesional”.

Así que ya sabes, antes de involucrarte con alguien de tu trabajo, averigua qué pólizas son las que tiene tu empresa en relación a este tipo de relación, así te evitarás tensiones innecesarias o hasta llegar a perder tu empleo.

En números

De acuerdo con una encuentra realizada por CareerBuilder.com el año pasado, 37% de los trabajadores dicen haber salido con un colega en algún momento de sus carreras y el 30%  de ellos dice haberse casado con esa persona. Los resultados del sondeo también mostraron que el 24% de los romances de oficina involucró a un empleado con cargo de jefe o supervisor.