Domingo 19 de Noviembre 2017

Todo sobre la dieta mediterránea

Declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, más que una forma de comer es un estilo de vida
Todo sobre la dieta mediterránea
Esta dieta se basa en el consumo de grasas monoinsaturadas y vegetales de manera abundante./Shutterstock

Declarada en el año 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, es más que una dieta, la mediterránea es un estilo de vida que consiste en una alimentación basada en ingredientes naturales, frescos y de temporada.

Practicada en la región que circunda al Mar Mediterráneo, esta dieta se basa en el consumo de grasas monoinsaturadas y vegetales de manera abundante, y un consumo de carne y carbohidratos de forma moderada.

Un amplio número de estudios científicos confirma que la dieta mediterránea es perfecta para perder peso, protege contra la muerte prematura y la diabetes, y también previene distintos tipos de enfermedades cardiacas.

Alimentos permitidos

Los alimentos incluidos en la dieta mediterránea son aquellos que no han sido procesados. Igualmente todas las personas pueden adaptar la dieta a sus gustos y necesidades específicas, ya que las opciones son muy variadas:

  • Verduras: zanahorias, col rizada, brócoli, tomates, espinacas y pepinos.
  • Frutos secos y semillas: almendras, nueces y avellanas.
  • Cereales integrales y derivados integrales.
  • Frutas: naranjas, manzanas, uvas, plátanos, higos, fresas, dátiles y aguacates.
  • Legumbres: judías, lentejas, garbanzos, guisantes y alubias.
  • Tubérculos: patatas, nabos y batatas.
  • Carne de ave: pollo, pavo, gallina, y pato.
  • Pescados y mariscos: pescados grasos, gambas, mejillones y almejas.
  • Productos lácteos: yogur, queso.
  • Huevos
  • Hierbas y especias: ajo, cúrcuma, canela, pimienta, jengibre y romero.
  • Grasas saludables: aceite de oliva virgen extra y aceite de aguacate.

Los huevos, la carne y los productos lácteos son permitidos con distintos grados de moderación, y ocasionalmente se puede consumir carne roja.

Alimentos prohibidos

La dieta mediterránea nos advierte sobre el consumo de alimentos considerados perjudiciales y tóxicos para nuestra salud, motivo por el que debes excluir los que te presentamos a continuación:

  • Carne procesada: carne precocinada y envasada, embutidos y perros calientes.
  • Alimentos procesados: cualquier producto que haya sido elaborado en una fábrica.
  • Cereales refinados: harina blanca de trigo, pan, arroz blanco y pasta blanca.
  • Grasas trans: aperitivos salados, bollería industrial y margarina.
  • Aceites de semilla refinados y aceites vegetales: aceite de maíz, girasol, canola, semillas de uva y soya.
  • Azúcares añadidos: bebidas gaseosas, jugos de fruta y caramelos.

Siempre debes leer primero las etiquetas de los productos que estás comprando, como también debes aprender a identificar cuáles productos tienen ingredientes perjudiciales.

La dieta mediterránea advierte evitar el consumo de más de tres comidas al día, pero de tener hambre entre las comidas, podrías comer yogur, un puñado de frutos secos o fruta.

Bebidas permitidas

La bebida estelar de la dieta mediterránea es el agua, ya que  es la bebida más sana y pura que existe.

Asimismo, se ha comprobado que una bebida con alcohol permitida por la dieta mediterránea tiene beneficios positivos sobre la salud al ser consumida con moderación: el vino tinto.

Para los fanáticos de la cafeína, el café y el té se encuentran incluidos en la lista de bebidas que son permitidas por la dieta mediterránea. Sin embargo, las bebidas azucaradas y los jugos de fruta se encuentran fuera de esta dieta.

Esto es todo lo que debes al practicar la dieta mediterránea, ahora solo debes elegir cuáles son los alimentos que más te gustan entre la amplia variedad que permite y así podrás personalizarla a tu gusto. ¡Manos a la obra! ¡O manos al plato!

 

Por Nutrición Sin Más