Viernes 19 de Enero 2018

Posturas de yoga para mujeres que quieren disfrutar más el sexo (fotos)

Un estudio en India demostró los efectos positivos de practicar yoga para las mujeres que buscan mejorar su satisfacción sexual
Posturas de yoga para mujeres que quieren disfrutar más el sexo (fotos)
Algunas posturas pueden ayudarte a mejorar tu vida sexual.
Foto: Shutterstock

Mucho se ha dicho sobre los beneficios del yoga para el bienestar general: ayuda a regular la presión sanguínea, es altamente recomendado para la salud de las articulaciones, disminuye la ansiedad y la depresión, entre otras linduras.

Y si funciona en tantos ámbitos de la salud, ¿por qué no habría de funcionar para el bienestar sexual? Para comprobarlo, las universidades de Nueva Delhi y Mumbai, en India, realizaron un estudio entre 40 mujeres sanas de entre 22 y 55 años de edad, sexualmente activas.

Las enlistaron en un programa de yoga para aprender 22 posturas (asanas) que mejorarían su musculatura abdominal, pélvica, su digestión y para afectar positivamente sus articulaciones y su estado de ánimo. Practicaron todos los días de 12 semanas durante 1 hora.

Al principio de la investigación, las mujeres llenaron un cuestionario sobre su sexualidad. Al final del programa, volvieron a responder el cuestionario. Los resultados arrojaron una mejoría considerable en 6 áreas fundamentales para el disfrute sexual: deseo, excitación, lubricación, orgasmo, dolor y satisfacción general.

Las mujeres con mayores avances fueron las que rebasaban los 45 años de edad, aunque el 75% de todo el grupo afirmó haber sentido mejorías en su vida sexual después del entrenamiento de yoga. Los resultados del estudio fueron publicados en The Journal of Sexual Medicine.

A continuación te mostramos algunas de las asanas que ayudaron a estas mujeres a disfrutar más el sexo:

Ardha matsyendrasana – postura sentada con media torsión

Ardha matsyendrasana

Puntos clave de la asana: mantén la espalda recta y hacer palanca con el codo y la rodilla. Si tienes problemas de rodillas, extiende la pierna que está en contacto con el piso.

Baddha konasana – postura del zapatero

Baddha konasana

Puntos clave de la asana: mantén la espalda recta y trata de llevar las rodillas lo más cerca que puedas al piso. Para relajarte más, puedes llevar la espalda completa hacia el piso con ayuda de tus antebrazos o recargada sobre un bolster ovalado o un par de cobijas dobladas.

Bhujangasana – postura de la cobra

Bhujangasana

Puntos clave de la asana: mantén los tobillos alineados con las rodillas y los codos ligeramente flexionados en contacto con tu cuerpo. Si tienes problemas en espalda baja, puedes colocar los antebrazos en el piso y no sólo las manos.

Marjariasana – postura del gato

Marjariasana

Puntos clave de la asana: al inhalar, lleva la vista hacia el ombligo y encorva muy bien la espalda empujando el piso con las manos bien plantadas en el tapete. Al exhalar, regresa a la postura normal en 6 puntos (manos, rodillas y empeines). Mantén los brazos abiertos al ancho de tus hombres y las rodillas, al ancho de tu cadera.

Pranayama – ejercicio de respiración

Pranayama

Puntos clave de la asana: siéntate cómodamente sobre el mat, cierra tus ojos y coloca los dedos índice y medio de la mano derecha sobre tu frente. Con el dedo pulgar cierra la fosa nasal derecha e inhala por la fosa izquierda. A continuación, cierra la fosa nasal izquierda con el dedo anular y exhala por la fosa derecha. Inhala por la misma fosa derecha, retén el aire y enseguida, tapar la fosa nasal derecha con el pulgar para exhalar por la fosa nasal izquierda. Inhala por la misma fosa izquierda y vuelve a comenzar el ciclo. Repite 5 veces y luego respira normalmente para descansar.

Trikonasana – postura del triángulo

Trikonasana

Puntos clave de la asana: ambas piernas deben estar muy bien extendidas. Eleva ambas rótulas hacia tu cadera para proteger tus rodillas. Mientras tu pie izquierdo permanece apuntando hacia el frente, gira tu pie derecho 90 grados hacia la derecha para bajar hacia ese lado sin cerrar el pecho y sin sacar el coxis hacia atrás; la sensación debe ser la de bajar hacia un lado como si estuvieras entre 2 paredes. Haz lo mismo del lado izquierdo. Puedes usar un tabique.