Martes 12 de Diciembre 2017

Quiero salir con el ex de mi amiga

Una experta nos dice porque es una muy mala idea establecer este tipo de relaciones de pareja

Guía de Regalos

Quiero salir con el ex de mi amiga
Salir con el ex de nuestra mejor amiga es una decisión bastante difícil que no se debe tomar, ya que va en contra de los principios éticos de la amistad.
Foto: Shutterstock

¿Está bien salir con la ex del mejor amigo o amiga? Esta es la pregunta clásica que muchos se hacen cuando la expareja o el ex del mejor amigo o amiga les atrae y desean establecer una relación amorosa con esta persona.

“Es una decisión bastante difícil que no se debe tomar, ya que va en contra de los principios éticos de la amistad”,  dice la psicóloga Romi Torres-Wards, con practica en Los Ángeles.

Y es que, aunque no hay nada escrito sobre piedra que dictamine esto, no en vano siempre se ha dicho que “nunca hay que meterse con el ex del mejor amigo o la mejor amiga”, porque — como señala Torres-Wards — se traspasan los límites de la amistad que se crea con unos lazos muy estrechos de cariño, unidad lealtad y apoyo.

“Cuando traspasamos este código ético estamos rompiendo unos lazos de amistad que son muy similares a los que se crean entre hermanos y esto simplemente no va”, acentúa la experta en comportamiento humano.

Y no va por estas razones específica que resalta Torres-Wards.

1.       Se corre el riesgo de perder una amistad

En una relación de amigos estrechos priman los códigos de la confiabilidad y la lealtad y cuando estos se rompen, se arruina la amistad duradera.

“El problema está en que ese buen amigo empieza a vernos con ojos y sentimientos diferentes por sentirse traicionado o traicionada. Y hasta puede llegar a sentir algo de celos, aun habiendo determinada con su ex por una fuerte razón”, señala la entrevistada.

2.       Sentimientos negativos

Cuando se sale con el ex de un amigo o amiga siempre se corre el riesgo de desarrollar sentimientos negativos hacia esta persona ante preguntas que pueden surgir en la cabeza de cosas que sabemos de ella.  Por ejemplo, detalla Torres-Wards, podemos empezar a pensar que nos va a ser infiel, tal como lo hizo con nuestra mejor amiga o que siempre habla con mentiras.

“En muchos casos, las relaciones que se entablan con los ex de los amigos o amigas no funcionan precisamente por ese sentimiento de desconfianza que se creó hacia la persona ante las tantas cosas que nos contó nuestro amigo o amiga sobre ella”, detalla la experta.

3.        Comparaciones

Hay una gran posibilidad que él o ella empiece a compararte con tu amiga o amigo del alma y esto no es bueno en ningún tipo de relación.

“Es una situación bastante incómoda y poco sana porque no solo se corre el riesgo de escuchar las comparaciones que él o ella hace sino también las que nosotros mentalmente nos hacemos y nos llevan a hacer preguntas como, por ejemplo, ‘¿te sientes mucho mejor conmigo o con ella?’, ‘¿soy yo mejor que ella en la intimidad?’”.

Esto de partida creará roces eminentes en la relación que se desea inicial con el ex del mejor amigo o amiga.

4.       Quedar en medio de una relación que se restablece

Bien se dice que donde hubo llamas pueden quedar cenizas encendidas y es, por ello, que se dan los casos de las personas que regresan con su ex.

Si se presenta esta situación, una va a quedar en medio de la pareja reconciliada y, a los ojos de ésta, una siempre será la mala del paseo.

5.    Una relación basada en la curiosidad o el capricho

A través de su experiencia como terapeuta de individuos y parejas, Torres-Wards se ha encontrado con casos donde las personas salen o entablan una relación con el ex del mejor o la mejor amiga solo por la curiosidad o el capricho de saber cómo es el estar con ese individuo que tanto amaba o quería el amigo o la amiga.

“Estos casos son absurdos, pero se dan”, acentúa la psicóloga. “Y, por lo general, se presentan más que todo en las mujeres que a toda costa buscan establecer una relación para no sentirse sola… Y esto es lamentable, porque se están fijando en una persona que necesariamente no es el compañero que realmente están buscando y con el que se sentirán feliz”.

6.    Un pobre raciocinio

Antes de tomar la decisión de salir con el ex del amigo o la amiga, Torres-Wards dice que hay que analizar muy bien por qué nuestro amigo dejó a su pareja, así como por qué queremos salir con esta persona habiendo otras tantas en el mundo para elegir.

“Hay que razonar en los sentimientos que todavía puede estar teniendo nuestro amigo hacia su ex; en las causas que motivaron el rompimiento; en cómo se va sentir nuestra amiga o amigo al saber que estamos saliendo con su ex”, detalla la experta en comportamiento humano.

En resumen: “hay que razonar poniendo siempre adelante de nuestro deseo el principio ético de no traspasar nunca las límites de la lealtad y confiabilidad que se da entre los buenos amigos”.