Viernes 20 de Abril 2018

La temida atrofia vaginal

La afección es común entre las mujeres de mediana edad, pero pocas hablan sobre ella o la tratan
La temida atrofia vaginal
La vaginitis atrófica afecta aproximadamente a la mitad de las mujeres postmenopáusicas, pero también puede darse en mujeres más jóvenes.
Foto: Shutterstock

Se calcula que casi 50% de las mujeres a partir de la mediana edad pierden la lubricación y la elasticidad en la zona vaginal. La incidencia es alta, pero son muy pocas quienes buscan ayuda médica para sentirse mejor.

Y es que para las féminas, particularmente latinas, que empiezan a experimentar los síntomas de la menopausia, resulta fácil hablar con sus médicos sobre sofocos, cansancio e insomnio, pero difícil abordar el tema de tejidos vaginales secos y sensibles, y dolor durante el acto sexual.

Peor aún, algunas ni se molestan en hablar del problema con su ginecólogo o médico por pensar que es un mal propio de la edad que no se puede tratar o desconocen por completo qué cambios se están dando en su cuerpo y qué alternativas médicas tienen para contrarrestar la sequedad y pérdida de la elasticidad de los tejidos vaginales.

¿Qué es la atrofia vaginal?

“La atrofia vaginal, conocida también como vaginitis atrófica, es una condición en la cual las paredes de la vagina se adelgazan, pierden su elasticidad y se resecan, provocando irritación e incremento del riesgo de problemas urinarios y del tracto vaginal”, explica la doctora Elizabeth Dueñas, especialista en Medicina Familiar y vinculada a Kaiser Permanente.

La vaginitis atrófica se da con mayor frecuencia después de la menopausia, pero también puede desarrollarse en mujeres que están lactando o en cualquier otro momento que disminuya la producción de estrógeno en el cuerpo.

“Para muchas mujeres, la atrofia vaginal hace que el coito sea doloroso y, si la relación sexual duele, el deseo sexual de la mujer también se verá afectado. Además, la función genital sana está estrechamente relacionada con la función del sistema urinario sano, por eso es importante buscar ayuda médica cuando se tiene esta molestia”, ahonda la galena.

La causa principal de la atrofia vaginal es  la disminución del estrógeno. “El estrógeno, conocido como la hormona de la mujer, juega un papel muy importante en el deseo sexual y la salud reproductiva de la mujer, pues favorece el engrosamiento de la pared vaginal y facilita la lubricación vaginal”, detalla la doctora Dueñas.

Los síntomas

En ocasiones la atrofia vaginal no produce síntomas y, ante ello, muchas mujeres no reciben tratamiento. Pero cuando es sintomática, ellas notarán:

  • Disminución en la lubricación vaginal
  • Ardor en la vagina
  • Dolor o sangrado leve durante el acto sexual
  • Ardor al orinar
  • Orinar frecuentemente y con un deseo de urgencia
  • Incontinencia urinaria

La vaginitis atrófica afecta aproximadamente a la mitad de las mujeres postmenopáusicas, pero también puede darse en mujeres más jóvenes, sobre todo después del parto o durante el periodo de lactancia materna.

“El riesgo de atrofia vaginal también aumenta entre las mujeres que fuman”, denota la especialista en medicina familiar.

¿Se puede prevenir?

menopausia

“Completamente no, ya que es parte de un proceso de envejecimiento natural”, asegura la doctora Dueñas. Sin embargo, señala la experta, hay varias cosas que las mujeres pueden hacer para contrarrestar la sequedad vaginal. Entre ellas se tienen:

  • Mantenerse bien hidratada. “El consumo de agua facilita la producción de secreciones, entre ellas la lubricación”, resalta la doctora Dueñas.
  • Dejar de fumar y evitar en lo posible beber alcohol. Estas sustancias pueden resecar la piel y las mucosas de la vagina.
  • Evitar el uso de jabones, lociones, perfumes o duchas vaginales, ya que estos productos alteran el equilibrio ácido-básico (o el pH balance, en inglés) y pueden resultar en sequedad.
  • Nunca aguantarse las ganas de ir al baño a orinar. Esto nos ayuda a limpiar la vejiga constantemente y así prevenir la presencia de gérmenes que causan infecciones.
  • Mantener una vida sexual saludable activa. Esto favorece la secreción vaginal.

¿Cómo tratarla?

Muchas mujeres no saben que pueden recibir tratamiento para la atrofia vaginal. Se calcula que solo del 20% al 25% de las pacientes con síntomas buscan tratamiento médico.

“Las opciones incluyen cremas vaginales hidratantes y lubricantes que se pueden comprar sin receta médica y otras que requieren receta y medicamentos. Es importante que cada paciente hable con su médico para determinar cuál es la mejor opción en su caso”, observa la galena.

El tratamiento oportuno puede evitar que estos problemas empeoren y afecten hondamente la funcionalidad sexual de la mujer como en su calidad de vida.

Otras causas de la vaginitis atrófica

Investigaciones han encontrado estos otros factores causantes de la vaginitis atrófica:

  • Fármacos. Los medicamentos que reducen los niveles estrogénicos, como los utilizados en el tratamiento del cáncer de mama o en enfermedades uterinas como la endometriosis o los miomas, pueden causar atrofia vaginal
  • Radioterapia sobre la región pélvica o quimioterapia
  • Extirpación ovárica
  • Ausencia de parto por vía vaginal
  • Estrés
  • Ejercicio físico excesivo